Regularización tributaria en España: cómo adaptarse al nuevo marco normativo

Sesión del Programa de Continuidad sobre la amnistía y la regularización fiscal

13/11/2012

2011_Santoma,J_096_MEI2_IESE_058508

"Hay que tomar una decisión, no se puede seguir teniendo activos no declarados en el exterior", advirtieron los abogados de Cuatrecasas Alicia de Carlos y Carlos Onandia en la sesión del Programa de Continuidad "Amnistía y/o regularización fiscal en España", que tuvo lugar ayer en el campus del IESE en Barcelona, enmarcada en el Ciclo de Dirección Financiera - Inversiones y fiscalidad en nuestras empresas. El evento estuvo moderado por el profesor Javier Santomá.

Alicia de Carlos expuso el nuevo marco normativo que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2013: obligación de informar sobre los bienes o derechos ubicados en el extranjero con multas por datos omitidos, imprescriptibilidad de las rentas no declaradas correspondientes a bienes o deudas localizados en el extranjero, fin del secreto bancario en Suiza y tipos agravados en los delitos fiscales en cuotas que superen los 600.000 euros.
Por su parte, Carlos Onandia explicó los dos métodos para la regularización tributaria: ordinaria y especial. La regularización tributaria ordinaria consiste tributación por los rendimientos obtenidos en periodos no prescritos mediante autoliquidaciones complementarias, siempre que el origen del patrimonio esté prescrito y se pueda acreditar.
Se trata de un proceso técnico complejo y laborioso, con una seguridad jurídica alta, un coste de entre el 0% y el 8% en la que se aplican intereses por demoras y recargos. La mayor parte de estas rentas ya han sido objeto de gravamen en los estados fuentes, por lo que el tipo de gravamen es inferior.
La declaración tributaria especial (DTE) es un procedimiento compatible con la regularización ordinaria, explicaron. A esta solo pueden acogerse cierto tipo de contribuyentes: contribuyentes del IRPF, sujetos pasivos del IS y contribuyentes del IRNR. Todos ellos deben ser titulares de bienes o derechos que no se correspondan con las rentas declaradas en dichos impuestos.
En este tipo de declaración se incluye cualquier bien o derecho cuya titularidad se corresponda con rentas no declaradas en dichos impuestos, adquirido en una fecha anterior a 31 de diciembre de 2010. Los abogados ilustraron las explicaciones con diversos ejemplos.
Finalmente, concluyeron la sesión recomendando a los contribuyentes que tengan patrimonios no declarados (y muy especialmente los activos situados en el extranjero) que se acojan a un procedimiento de regularización voluntaria.
Asimismo, sugirieron realizar los cálculos por las dos vías de regularización, hasta el extremo de hacer un "mix" entre ambas vías, y decidir en octubre o noviembre 2012 la vía más segura para regularizar en atención a las necesidades, posibilidades y circunstancias de cada caso en particular.