Antonio Argandoña: "La empresa no hace otra cosa que cambiar la realidad"

Sesión del Programa de Continuidad con los profesores Antonio Argandoña, Jorge Soley y Carlos Cavallé

28/11/2012

Antonio Argandoña

Transformar la realidad es la razón de ser de la empresa, según el profesor del IESE Antonio Argandoña. Cambia necesidades, actitudes y mucho más: "debe ser capaz de transformar éticamente la sociedad", apuntó en la sesión del Programa de Continuidad "¿Puede la empresa revitalizar nuestra sociedad? Medidas concretas para recuperar la necesaria confianza", celebrada ayer en el campus del IESE en Barcelona.

¿Cómo puede cambiar la realidad? Creando y repartiendo valor con vocación de continuidad. Para ello, según el profesor, debe hacer bien sus funciones, y tener una visión "amplia y generosa" de su deber: "compensar lo que hace mal, evitar repetirlo, ayudar a otros a corregir lo que hacen mal y contribuir a objetivos más ambiciosos", como el servicio a los empleados, la comunidad local, la sociedad y el estado. "Una empresa no es nada sin sus empleados", recordó, indicando que debe albergar un ambiente propicio al desarrollo de las personas.

Por su parte, el profesor Jorge Soley invitó a diseñar una mejor gestión del modelo económico en el que los empresarios tomen más partido. "Hay que dejar de mirar los toros por detrás de la barrera", insistió; "tomar posturas que sobrepasen los límites de nuestra actividad en la empresa. Si nos quedamos en una posición pasiva, difícilmente nos podemos quejar". Asimismo, destacó la importancia de la formación para inculcar este tipo de actitudes.

El profesor Carlos Cavallé se confesó partidario del back-to-basics. ¿Qué debe ser una empresa para sobrevivir, según los criterios tradicionales?, se preguntó. "Competitiva, productiva, rentable y sostenible". Posteriormente, destacó una serie de acciones a tomar para mejorar el tejido empresarial en el futuro, como el plan de reducción de costes o los planes de mejora continua.

"Cuando en una organización se pone en marcha un plan de reducción de costes (parte de un plan de viabilidad), contando con unos objetivos precisos y unos plazos concretos, cambias la mentalidad de la gente. No solo se ayuda a la empresa de una forma profesional y positiva, sino que también se ayuda a que las personas que participan en la empresa adquieran unos hábitos que ayudan a la sociedad", explicó.

También arengó a desarrollar planes de mejora continua, recordando que su puesta en marcha no tiene por qué traducirse en un crecimiento automático e incluso puede generar pérdidas.

Esta sesión se organizó en colaboración con la Cátedra "la Caixa" de Responsabilidad Social de la Empresa y Gobierno Corporativo del IESE, el Center for Business and Society (CBS) del IESE y el Social Trends Institute (STI) de Nueva York.

">