Fomentar la cultura emprendedora

Finalistas por Catalunya al Premio Emprendedor del Año 2012

15/11/2012

Finalistas Cataluña Premio Emprendedor Ernst & Young_MEI1_IESE_065571

Cultura emprendedora en nuevas compañías, en empresas ya existentes, en firmas familiares con siglos de antigüedad, en todos los trabajos, en todas las carreras y en toda la sociedad. La necesidad de incentivar y fomentar una ciudadanía con más iniciativa, con más capacidad de esfuerzo y con más pasión por el trabajo ha sido la idea transversal que ha marcado hoy en el campus del IESE en Barcelona la nominación de los candidatos por Catalunya al Premio Emprendedor del Año 2012 de Ernst & Young.

Los cuatro seleccionados – Ignasi Biosca, consejero delegado de Reig Jofré Group; Jaime Fitó, copropietario y consejero delegado de Semillas Fitó; María del Mar Raventós, presidenta del Grupo Codorníu; y Carlos Ventós, consejero delegado del Grupo Lucta – acudirán a la final nacional que tendrá lugar 14 de febrero en Madrid. El evento, organizado Ernst & Young en colaboración con el IESE y BNP Paribas, ha sido moderado por el profesor del IESE, Juan Roure, que ha destacado su satisfacción por "poder celebrar hoy, y en el contexto actual, un evento de estas características que reconoce la excelencia empresarial".

En su presentación, Xavier Pujol, socio de Ernst & Young, ha recalcado que el galardón es un "reconocimiento al compromiso, al trabajo y a la contribución a la sociedad de los emprendedores en todo el mundo. El premio nació hace 27 años en EE.UU. y hoy llega a más de 50 países en los cinco continentes". Josep Palet, director de Wealth Management de BNP Paribas en Catalunya, ha centrado su discurso en los cuatro seleccionados, señalando la fuerza actual del tejido empresarial catalán a pesar del contexto actual. "Son ejemplos inmejorables de éxito prolongado en el tiempo, de años de trabajo y dedicación, de entusiasmo, de apuesta por la innovación y la investigación, con la característica añadida de ser empresas familiares que ya han vivido más de una sucesión", ha asegurado.

Los finalistas y sus empresas

Ignasi Biosca es el consejero delegado de Reig Jofré Group, un grupo farmacéutico con sede en Sant Joan Despí (Barcelona) especializado en la fabricación de productos farmacéuticos inyectables, tanto liofilizados como antibióticos derivados de las penicilinas. Su apuesta por la innovación, la especialización y la investigación la han convertido en uno de los grupos de referencia en el sector a nivel europeo.

Jaime Fitó Morató es copropietario y consejero delegado de Semillas Fitó, una empresa con sede en Barcelona, cuya actividad principal es la investigación, producción y comercialización de semillas de especies de plantas agrícolas y hortícolas para el cultivo profesional. Desde sus inicios, la compañía ha apostado por el I+D+i para mejorar su catálogo de variedades, invirtiendo durante 2011 el 15% de su facturación en programas de mejora de sus variedades de semillas.

María del Mar Raventós es la presidenta del Grupo Codorníu, un grupo familiar con sede en Esplugues de Llobregat (Barcelona) y más de 450 años de tradición, dedicado a la elaboración y comercialización de cavas y vinos de diferentes zonas vinícolas de gran reconocimiento tanto a nivel nacional como internacional.

Carlos Ventós es el consejero delegado del Grupo Lucta, dedicado a la investigación, diseño, fabricación y comercialización de aromas para alimentación humana, fragancias para productos del cuidado del hogar y aditivos para nutrición animal. Con sede en Montornés del Vallés (Barcelona), se constituyó en 1949 y en su desarrollo constante se ha consolidado como un grupo multinacional con filiales en China, Colombia, México, Estados Unidos, Brasil y Polonia.

La esencia de los valores

En la charla posterior a la entrega de los premios, los cuatro candidatos han explicado cómo alcanzaron posiciones de responsabilidad en sus respectivas empresas familiares y han recalcado la importancia no solo de tener en cuenta la iniciativa emprendedora cuando se habla de empresas nuevas, sino de reconocer las posibilidades de innovación e iniciativa que existen en multitud de procesos de cualquier compañía, incluso en las más conservadoras y longevas, y en cualquier tipo trabajo; considerando que el emprendimiento es una actitud que debería estar más presente en toda la sociedad.

Por último, han comentado qué valores consideran fundamentales para tener éxito en una gestión diaria de la empresa con un elevado componente emprendedor. Han coincidido en factores como la calidad humana, la integridad, el respeto, la generosidad, la cultura del esfuerzo, la pasión, la flexibilidad, el liderazgo, la capacidad de asumir riesgos y el pensar a largo plazo.