Proteger las ideas

La importancia de las patentes en el desarrollo empresarial

20/11/2012

Las patentes son una gran oportunidad de crecimiento para la empresa. En torno a esa idea giró buena parte de la ponencia Propiedad industrial y patentes: protegiendo la innovación, incluida dentro del Programa de Continuidad, que se celebró ayer en el campus del IESE en Madrid.

El profesor del IESE y director de FINAVES, Albert Fernández, fue el encargado de moderar la charla, en la que quedó claro que la innovación es una de las piedras angulares del emprendimiento y, por ese motivo, en muchas ocasiones resulta esencial protegerla frente a la competencia.

"Una empresa que cuenta con una patente vale más que una que no ha protegido su innovación", afirmó el abogado José Isern. Durante su intervención, este experto ahondó en la idea de que las patentes propias "dan viabilidad económica y empresarial" a la propia compañía, y añaden valor a la empresa. Este experto recalcó en que los errores a la hora de gestionar las patentes "se pagan con un altísimo coste", por lo que es necesario tomar una serie de precauciones como identificar la propiedad industrial o intelectual, no divulgar datos antes de solicitar la patente y mantener una confidencialidad absoluta ante terceros y empleados.

Isern recordó que las patentes "son herramientas importantes para la toma de decisiones trascendentales ante un proyecto" y que, entre otras cosas, proporcionan al empresario "información técnica y legal", así como multitud de información "de oportunidades de mercado". En este sentido, el ponente sostuvo que "las licencias" son el factor más importante para aquellas empresas que comienzan su actividad en el mercado. "Las licencias son la clave para crecer", insistió. En su opinión, esto es así ya que las licencias permiten nuevas orientaciones en empresas bajistas, convierten a los competidores en aliados y sirven para abrir mercados conflictivos. Por último, el experto destacó el papel de España como país puntero en patentes de energías renovables y biomasas.

Por su parte, Luis Ignacio Vicente del Olmo, responsable de la Oficina de Patentes de Telefónica, expuso varios mensajes clave sobre patentes e innovación."Protege tus ideas y tu modelo de negocio", sostuvo. Y añadió: "Los derechos de propiedad intelectual e industrial son pieza clave en los procesos de innovación abierta. Por ese motivo debemos prestar una especial atención a los aspectos legales y fiscales". Vicente consideró esencial que toda la organización empresarial se involucre a fondo "para promover ideas diferenciales que puedan ser patentadas". "Las patentes son un activo intangible que nos ayuda a obtener retorno de la I+D+i", concluyó.

Mientras, Maribel Berges, directora financiera de Janus Development, insistió en que la principal meta de la patente para una pequeña empresa es "crear barreras de entrada ante la competencia". "Las patentes deben defender realmente el producto que se quiere vender", reflexionó esta experta. Otros de los objetivos de la patente son definir la estrategia de la empresa así como el modelo de negocio, y saber qué servicio se comercializará. En cualquier caso, Berges dejó muy claro que "se debe valorar realmente la necesidad o no de patentar". "Se puede patentar casi todo. La pregunta es: ¿realmente te interesa? ¿te aporta valor a tu modelo de negocio", reflexionó Berges.

"Tener patentes por tenerlas es carísimo, no vale la pena", apuntó durante el debate José Isern. La charla también ofreció otros datos interesantes. Por ejemplo, que el precio medio de una patente –un proceso largo y costoso, y cuya exclusividad es de 20 años– en España ronda los 2.000 euros y que el pico de patentes en nuestro se alcanzó en el año 2008, con 3.800. Unas cifras que demuestran que en España apenas se patenta porque se investiga poco.