Rosa Oriol: madre a los 20, empresaria a los 40

La firma Tous, nacida en Manresa, factura hoy 326 millones de euros

28/11/2012

RosaOriolTous572_MEI1_IESE_065589

La tercera edición del IESE Alumnae Breakfast, celebrada el 27 de noviembre, vino con sorpresa incluida. A Rosa Oriol, vicepresidenta y directora creativa de Tous, le acompañaba su hija Rosa Tous, directora de Relaciones Internacionales de la firma.

Casada desde hace 47 años con Salvador Tous, con él levantó la empresa del osito. Una firma de joyería que factura 326 millones de euros, de los que prácticamente la mitad proceden del negocio internacional. Se casó muy joven, con solo dieciocho años. Y aunque nunca dejó de trabajar en la joyería familiar de Manresa, ni siquiera cuando tuvo a sus cuatro hijas, no fue hasta que éstas estuvieron más crecidas (cuando ella rondaba los cuarenta)cuando se volcó por completo en el negocio familiar y en su expansión: de Manresa al mundo entero.

Al principio, confiesa, la asistencia a ferias internacionales y los viajes por el mundo (Alemania, Japón, California) le intimidaban tanto como la atraían. Explica que era muy joven y que no tenía experiencia ni conocimientos de idiomas. Sin embargo, también vio claro que "había un mundo aparte, fuera de Manresa. Y había que conquistarlo". Y eso hicieron. Lo primero fue abrir una segunda tienda, en Lleida, a la que después añadieron la apertura en Barcelona, en lo que entonces era el Bulevard Rosa de Pedralbes. Costó mucho convencer a un reacio Salvador de que firmara el contrato. Pero lo lograron (las dos Rosas se sonríen). En esa época, recuerdan, celebraban la Nochebuena juntos… pero a las tantas de la noche. "Una venía de Barcelona, la otra de Lleida… y las tiendas cerraban muy tarde".

Sin embargo, empresa y familia nunca han dejado de ir juntas. Como suele ocurrir, de hecho, en la mayoría de empresas familiares. Ellos suelen desayunar todos juntos (el matrimonio y las cuatro hijas) en el trabajo. A menos que alguno esté de viaje, lo que ocurre con frecuencia. Rosa madre explica que a veces le sabe mal ver que sus hijas tienen que marcharse por unos días y dejar a sus hijos. Ella también tuvo a veces remordimientos, explica, pero cuando ella viajaba sus hijas ya eran mayores. Y, por suerte, asegura descansada, le han confirmado que nunca sintieron su ausencia.

En todo caso, afirma Rosa Tous, "lo importante es sentirse bien". Y eso ella lo tiene. Mantiene viva la ilusión por su trabajo, que le encanta. Dice pasárselo tan bien que ni siquiera le parece que esté trabajando. "Si lo haces con ilusión, la mitad de los problemas ni los ves". Y ella ahora está muy ilusionada porque ha vuelto a sus orígenes, explica. Vuelve a crear joyas personales, montando piezas personales con sus piedras. "¡Y me lo paso bomba!"