El momento marroquí

Programa de Continuidad del IESE "Marruecos: nueva etapa"

11/10/2012

PC-Invertir-en-Marruecos_MEI1_IESE_058294

En los últimos años, la situación económica y política de Marruecos ha evolucionado muy favorablemente, logrando unos índices macroeconómicos y una estabilidad gubernamental y social que han atraído progresivamente la inversión extranjera. Un elevado número de empresas españolas, de tamaño diverso, ya han invertido en el país vecino y el nivel de satisfacción en general es bueno. ¿Ha llegado la hora de mirar hacia el sur?

Para analizar a fondo la situación del país y las oportunidades y dificultades que presenta para los inversores españoles y europeos, el 10 de octubre el IESE acogió en Barcelona la celebración del Programa de Continuidad "Marruecos: nueva etapa", en colaboración con la Agencia Marroquí de Desarrollo de Inversiones (AMDI). El evento, moderado por el profesor del IESE Pedro Nueno, contó con la presencia de Ahmed Fassi Fihri y Aziz El Atiaoui, en representación de la AMDI; y posteriormente con la participación de los empresarios Albert Alsina, Daniel Font y Xavier Pericas en la mesa redonda final del acto.

Pedro Nueno remarcó en su presentación el interés que el IESE ha tenido siempre por los mercados internacionales y las iniciativas educativas que la escuela ha desarrollado en África en los últimos años. Sobre Marruecos, destacó que el país "hace años que está saneado, ofrece estabilidad al inversor y presenta multitud de acuerdos de comercio internacional". Y añadió: "Es especialmente interesante para las pymes españolas porque es un mercado cercano y relativamente abarcable".

10 razones para invertir en Marruecos

Por su parte, Ahmed Fassi Fihri, director general de AMDI, presentó una decena de buenos motivos por los cuales Marruecos puede ser una buena oportunidad de negocio para España.

Un entorno político muy estable, con un proceso de democratización cada vez más avanzado y avalado por expertos internacionales; una economía sólida, con un 5% de crecimiento en los últimos 10 años, una inflación por debajo del 2% y una tasa de paro del 9%; el establecimiento de estrategias sectoriales, con planes específicos para la industria, la energía, la agricultura, y las infraestructuras; el desarrollo y modernización de las infraestructuras del país, con los ejemplos del Puerto de Tánger y el proyecto del primer TGV en África; una excelente ubicación a tan solo 14km de Europa; unos costes logísticos, laborales, de exportación y fiscales muy competitivos; la entrada a un interesante mercado local; la presencia de personal de calidad, en un país que licencia cada año a 10.000 nuevos ingenieros; un sistema bancario sólido y competente; y por último, un atractivo clima de negocios.

Según Fassi, estas razones han hecho que la inversión extranjera "haya ido aumentando en Marruecos de forma progresiva y se haya doblado en los últimos 5 años".

A continuación, Aziz El Atiaoui, director de las oficinas de la AMDI en España, explicó que los 10 puntos clave para invertir en Marruecos son el resultado de una estrategia gubernamental para potenciar los sectores del país que ofrecen ventajas competitivas. En este sentido, El Atiaoui admitió que en España aún queda mucho trabajo por hacer, ya que Marruecos sigue siendo un gran desconocido, y que la función de la AMDI es paliar este desconocimiento. "Desde 2009, la agencia está contribuyendo a la mejora del entorno empresarial en Marruecos, ya que no solo asesoramos a las compañías para que logren una implantación exitosa en el país, sino que les ofrecemos un seguimiento continuado", apuntó.

Opiniones sobre el terreno

La parte final del Programa de Continuidad estuvo protagonizada por tres empresarios españoles que han invertido en el país vecino en la última década. En la mesa redonda explicaron sus casos y analizaron los pros y contras del Marruecos actual y futuro. Albert Alsina, managing partner de Mediterrània Capital - Private Equity, comentó que su prioridad es invertir en compañías que tengan proyectos de desarrollo en el país. Se mostró satisfecho con las cuatro inversiones que tienen actualmente en marcha en diferentes sectores y destacó "el crecimiento exponencial de la clase media" y la excelente oportunidad que representa "como puerta de entrada a África". Respecto a las desventajas, apuntó que el crecimiento del salario medio ya es una realidad y que este hecho "restará competitividad al país. Así que la deslocalización debe buscar un nuevo mercado en el que comercializar y no solo producir".

Daniel Font, director general de la promotora inmobiliaria Mixta África, aseguró que Marruecos tiene todavía una demanda de 1.000.000 de viviendas y que en su sector "las facilidades bancarias y gubernamentales han sido fundamentales". A su vez, se mostró preocupado por la poca flexibilidad de las políticas laborales, pero con la esperanza de que se reformen en un futuro próximo.

Finalmente, Xavier Pericas, director general de Premo Group, explicó que en los siete años que el grupo lleva trabajando en Marruecos la experiencia ha sido compleja pero generalmente satisfactoria. Hoy cuentan con un equipo de 250 personas lideradas por un director general nativo. Según Pericas, "en Marruecos se puede vender, invertir pero también fabricar. El entorno general es muy bueno pero también hay complicaciones, como la competencia de grandes compañías, la alta rotación del personal directivo y las recientes demandas laborales relativas a los salarios", concretó.