Javier Díaz-Giménez: "La subida del IVA es inoportuna para nuestra economía"

La recaudación total por IVA acabará subiendo tan sólo un 1,7%

28/06/2010

La subida del IVA de esta semana es inoportuna para nuestra economía. Por cada punto extra de recaudación, la producción española bajará un 0,52%, y las horas trabajadas, un 0,75%. Y lo que es peor, la subida del IVA perjudicará especialmente a las rentas bajas y a los jubilados. Así lo afirma el estudio "La subida del impuesto sobre el valor añadido en España. Demasiado cara y demasiado pronto", que ha elaborado el profesor del IESE Javier Díaz-Giménez junto a los profesores Juan Carlos Conesa (Universidad Autónoma de Barcelona), Julián Díaz-Saavedra (Universidad de Granada) y Josep Pijoan-Mas (CEMFI). Los autores advierten de que, si bien se recaudará más por IVA, habrá efectos secundarios. Los españoles recortarán su consumo y disminuirán su oferta de trabajo. Tanto que la recaudación final, incluyendo IRPF y demás tributos, aumentará relativamente poco. 

Una de las medidas estrella del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para intentar reducir el déficit público es la polémica subida del impuesto sobre el valor añadido (IVA). A partir de julio, el tipo general llegará al 18%, el reducido pasará del 7 al 8%, y el mínimo se mantendrá en el 4%. Los nuevos valores, teóricamente, impulsarán los ingresos del Estado. Y nos acercarán a las grandes potencias europeas: hoy Francia tributa su régimen general al 19,6% y Alemania al 19%. 

Según los autores, que utilizan dos modelos teóricos para simular la economía española, la subida de tipos encarece el consumo y reduce la actividad económica, es decir, el valor de la hora trabajada. Tras la subida se pueden comprar menos bienes con el sueldo de una hora. Los hogares reaccionan a este cambio sustituyendo horas de trabajo remuneradas formalmente (acaban bajando un 1%) por tiempo dedicado a actividades sin remuneración formal. Además el hogar representativo reduce su ahorro, hasta un 0,8% menos en 2016. 

El consumo también disminuye en un 1,1% debido al aumento de precios. La simulación de la subida de los tipos predice que se produce un pequeño repunte en 2009, que es el año del anuncio. Esto se debe a que el hogar adelanta sus gastos de consumo porque en períodos posteriores serán más caros. 

Al final, todos estos cambios quedarán reflejados en la recaudación del Estado. Mientras el tipo sobre el consumo ha aumentado en un 12,5%, los ingresos del impuesto sobre el consumo no aumentan proporcionalmente y se quedan en un 10,5%. Y lo que es peor, la recaudación total acaba subiendo tan sólo un 1,7%, porque el aumento de la recaudación del impuesto sobre el consumo, se compensa parcialmente con la reducción de la recaudación de los impuestos sobre las rentas del capital y del trabajo. 

Más información en IESE Insight

Descargar estudio completo