Juan José López-Burniol: "los grandes países han olvidado las actitudes y los valores que les hicieron grandes"

El notario reflexiona sobre la crisis en una sesión del Programa de Continuidad

01/12/2011

"Los grandes países han olvidado las actitudes y los valores que les hicieron grandes", sentenció el notario Juan José López-Burniol, colaborador habitual en La Vanguardia, en la sesión del Programa de Continuidad "¿Tiempo de ahorro o tiempo de consumo? Redescubriendo la relación entre deuda, progreso y moral", celebrada esta tarde en el campus del IESE en Barcelona.

López-Burniol negó, en primer lugar, que la crisis se trate de una "crisis mundial", sino una "crisis de los 'blancos', de occidente", y que la principal causa de ésta es la caída de los valores que encumbraron a las grandes potencias occidentales: "la confianza, el sentido del trabajo y el sentido del compromiso".

El célebre notario reflexionó sobre la crisis en España, la cual considera "anterior en el tiempo y distinta en las causas de la crisis de occidente", y únicamente agravada por la segunda. En su opinión, las causas fueron el endeudamiento insostenible, que muchas entidades ya empezaron a notar mucho antes de que estallara la burbuja, y la lenta reacción del gobierno, cuyas primeras medidas fueron puramente "cosméticas".

Por otro lado, confesó que no está de acuerdo con algunos de los recortes que se han emprendido en España. Recordando la división de los gastos según el derecho romano ("necesarios, útiles y suntuarios"), opinó que los gastos que deben recortarse en primer lugar son los suntuarios, como podría ser la televisión pública, y los necesarios, como la educación o la sanidad, deberían ser los últimos. Complementó su argumento con un dato: el ahorro conseguido por los recortes de la Generalitat en el último año equivalen al presupuesto anual de la cadena de televisión pública catalana, TV3.

Asimismo, López-Burniol admitió que las medidas adoptadas en Europa en relación a la deuda le producen "desconcierto y desencanto. Son de absoluta negación de la realidad", apuntó, advirtiendo que, mientras no haya una verdadera "institucionalización" de Europa y los diferentes países sean capaces de dar el poder a una institución superior, "no existirá la Unión Europea". "Es necesario que nos demos cuenta de que las ventajas de poner un orden superan con creces los costes", concluyó.

Durante la sesión también intervino el profesor Javier Díaz-Giménez, quien, entre otras reflexiones, destacó que "la elección no está entre consumo o ahorro: lo que tenemos que decidir es si queremos crecimiento o estabilidad, y yo opto por lo primero". La sesión estuvo moderada por los profesores Jorge Soley y Carlos Cavallé.