Prof. Javier Díaz-Giménez. "Necesitamos un sistema de pensiones más contributivo, eficiente y solidario"

18/03/2011

El pasado 17 de marzo tuvo lugar en la sede del IESE de Madrid una mesa redonda a cargo del profesor Javier Díaz-Giménez, la directora del Gabinete de la Secretaría de Estado de la Seguridad Social Mª José Barrero, y la especialista de la Agencia sueca de la Seguridad Social Arne Paulsson. El tema que congregaba a los ponentes era: "Reformas fundamentales del Sistema de Pensiones", una mesa redonda enmarcada en el ciclo "Claves urgentes de la realidad social: trabajo y pensiones".

El profesor Díaz-Giménez se mostró contundente: el actual modelo de Seguridad Social está quebrado y, por tanto, es necesaria una remodelación. La escasa flexibilidad del actual sistema de pensiones (que no permite, por ejemplo, elegir la edad de jubilación) y la existencia de los mínimos y máximos de cotización son algunas de las causas del actual empobrecimiento del modelo, según Díaz-Giménez. "Necesitamos un sistema más contributivo, eficiente y solidario". Asimismo, sugirió que se debería ofrecer más transparencia al contribuyente, "de modo que pueda pensar con antelación su futuro financiero y sus previsiones de ahorro, cara a la jubilación". Algunos de los datos más alarmantes que citó el profesor son los 891 millones de euros de déficit para las pensiones contributivas del año 2010 y el problema demográfico que está incubando España, ya que en 2030 más de la mitad de los ciudadanos españoles tendrán más de 50 años. "Cada vez tenemos menos personas que trabajan para mantener las pensiones", afirmó.

Por su parte, Tarrero reconocía que, efectivamente, había aspectos del sistema de la Seguridad Social que eran obsoletos. Sin embargo, defendió que el sistema español nada tiene que envidiar a los modelos en otros países, calificándolo de sólido, viable y sostenible. "Cada sistema ofrece unas prestaciones de acuerdo a la idiosincrasia y circunstancias sociodemográficas del país", dijo. También la directora del Gabinete de la Secretaría de Estado mencionó la creciente incorporación de la mujer al mercado laboral y la modificación de las carreras de cotización como razones principales de las últimas reformas del sistema de pensiones. Y destacó la importancia del consenso entre Gobierno, empresarios y sindicatos para llevarlas a cabo.

Paulsson, por su parte, expuso las propiedades del actual sistema de Seguridad Social sueco, y expuso la historia de las últimas reformas. Destacó que éstas se han dirigido hacia una creciente flexibilidad (no hay edad límite para jubilarse) y una absoluta transparencia para el contribuyente que, además, puede elegir entre numerosos fondos de inversión de su contribución salarial. "El principal objetivo de las reformas que se han acometido en los últimos años es la estabilidad financiera del contribuyente", concluyó.