Enric Juliana: "La crisis del euro ha puesto al descubierto los equilibrios de poder en Europa

Sesión organizada por el Centro SP-SP

11/05/2011

Enric Juliana: "La crisis del euro ha puesto al descubierto los equilibrios de poder en Europa"

Las consecuencias de la crisis econÓmica y financiera mundial son muchas y muy diversas, y entre ellas no son menores las dificultades que atraviesan algunos de los países de la zona euro -sobre todo Grecia, Irlanda y Portugal, pero también España-, que han puesto de relieve la fragilidad de la unión monetaria europea. Tanto es así que, según Enric Juliana, director adjunto de La Vanguardia, "la crisis del euro ha puesto al descubierto los equilibrios de poder en Europa", sobre todo tras el rescate de Grecia, que ha obligado a Alemania a asumir sin ambages su liderazgo, contando con el beneplácito de Francia y la conformidad del resto de los estados. 

Tras señalar que "hoy en día es imposible hacer crónica política sin saber de economía, así como no es posible hablar de economía sin tener en cuenta la política", Juliana destacó ayer en la sesión "La crisis del euro: España y Europa", organizada por el Centro Sector Público-Sector Privado que, en su opinión, la principal paradoja del momento es que "el mantenimiento del edificio europeo exige de Alemania un comportamiento imperial, un imperialismo amable, cortés y europeísta, pero imperialismo al fin y al cabo". El problema, dijo, es que ni la sociedad ni el Estado alemán están preparados para asumir ese liderazgo, lo cual no es de extrañar, "pues conviene recordar que, tras la Segunda Guerra Mundial, los aliados exigieron a Alemania que no volviese a intentar liderar Europa". 

Juliana repasó la difícil situación que atraviesa Europa, y particularmente España. Lo hizo a propósito de los resultados del informe CESifo sobre la economía europea 2011, previamente presentados y analizados por Xavier Vives, director académico del SP-SP. A tal respecto, Vives señaló que "la zona euro no es un área económica óptima", en la medida en que no está amparada por un sistema político europeo de corte federal ni por un mercado de trabajo integrado. 

Así, Vives resaltó que la moneda común "nos ha traído grandes beneficios, pero también nos ha hecho más vulnerables" a los ataques especulativos, así como al posible contagio entre países, posibilidad esta última de la que, en España, se ha hablado mucho sobre todo a raíz del rescate de Portugal. Apuntó que "España está haciendo esfuerzos en la buena dirección y por lo menos vuelve a tener perspectivas de crecimiento, aunque todavía muy reducido". Por último, Vives planteó sus dudas sobre el futuro de la unión monetaria mientras siga sin existir una unión fiscal entre los países de la zona euro, lo cual parece un horizonte muy lejano teniendo en cuenta las reticencias de los estados miembros ante cualquier iniciativa orientada a tal fin. 

Ambos ponentes se refirieron a la actitud de España durante la década anterior al estallido de la crisis en 2008, periodo de vacas gordas en el que, según Juliana, España pecó de inmodestia: "algunos ya se veían superando a Francia, a Alemania y, por descontado, a Italia". Por su parte, Vives puntualizó que no creía que España hubiera despilfarrado el dinero o falseado el estado de sus cuentas con vistas a su entrada en el euro, "cosa que sí hizo Grecia", pero que "probablemente se optó por un modelo de gasto público insostenible".