Andorra: de la excepcionalidad a la competitividad

29/06/2012

"Estamos reinventando Andorra", reveló ayer Antoni Martí, jefe de Gobierno de Andorra, que habló en la sesión del Programa de continuidad "Andorra presente y futuro: un país de nuevas oportunidades", organizada en colaboración con Crèdit Andorrà.

El político, acompañado del Ministro de Economía y Territorio de Andorra, Jordi Alcobé, dejó claro que Andorra quiere "dejar de lado algunos estereotipos que a menudo se le asocian", lo que él mismo llama "tópicos de excepcionalidad": la opacidad, la ausencia de impuestos o la condición de paraíso fiscal. "Esta visión es muy injusta", señaló, "Andorra no quiere vivir de la excepción, sino de la competitividad".

Martí explicó algunas de las medidas que se han tomado desde su gobierno para mejorar la competitividad y la apertura económica de un país basado en tres pilares: el comercio, el turismo y el sector bancario. "Nuestras empresas y bancos no han perdido nada en este proceso, sino que han ganado. Los países pequeños y dinámicos tienen una clara ventaja competitiva", subrayó, añadiendo que" la imagen de una Andorra cerrada también está muy alejada de la realidad, y el debate sobre la transparencia hace tiempo que está superado".

Una de las apuestas más firmes es el turismo de salud, uno de los activos más importantes del país. "Andorra recibe cada año, como mínimo, unos ocho millones de visitantes, más de 100 veces su población", explicó. También destacó la apuesta por la tecnología, con el objetivo de convertir al país en el gran laboratorio tecnológico del sur de Europa. El 100% del país está cableado con fibra óptica, destacó, afirmando que "podemos decir con orgullo que no somos una smart city, sino un smart country. Se trata del marco ideal para la industria ligera del valor añadido".

"La Andorra del presente es producto del último medio siglo. Se trata de un país que, históricamente, ha tendido a pensar diferente. Conservando su esencia, ha sabido reinventarse siempre. No miren a Andorra solo como un destino temporal, sino como un origen de iniciativas originales", manifestó.

Finalmente, en referencia a la Unión Europea, Antoni Martí apuntó que "Andorra es profundamente europea, comparte los mismos valores. No quiere ser una isla al margen ", añadiendo que no se trata de un capricho, sino que" es consecuencia lógica de lo que estamos haciendo: abrirnos internacionalmente”.

"Una nueva Andorra está en marcha, basada en la transparencia, en el trabajo, pero sobre todo, abierta a todo el que quiera aportar valor añadido al Estado", concluyó.

Jordi Canals, director general del IESE, fue el encargado de inaugurar la sesión, destacando las ventajas que presenta ser un país pequeño. Seguidamente, el profesor Josep Maria Rosanas, titular de la Cátedra de "Crèdit Andorrà" de Mercados, Organizaciones y Humanismo, explicó las actividades de la cátedra como los esfuerzos en investigación o en impulsar la interacción entre instituciones públicas y privadas.