Talento a la carta a través de la red

Daniel Callaghan (MBA '09)

02/01/2013

DanielCallaghan572_MEI1_IESE_069481

Daniel Callaghan (MBA ‘09) concibió su plan de negocio para MBA & Company cuando todavía estaba en el IESE, donde era presidente del Club de Emprendedores. Se trata de una plataforma online a través de la cual las empresas publican proyectos de consultoría e investigación de corta duración por los que pujan los mejores profesionales del mundo. El cliente especifica el trabajo, el sector, el mercado, el presupuesto y los plazos y contacta con aquellos candidatos que mejor encajan con el perfil buscado. "No se trata de crowdsourcing, porque al final solo hay una persona trabajando en el proyecto", aclara Callaghan.

Para suscribirse a esta red, el candidato debe tener una experiencia mínima de cinco años y un título de posgrado concedido por una de las 50 primeras escuelas de dirección del mundo. El cliente paga un porcentaje fijo al término del trabajo. "El año pasado, el proyecto más pequeño fue de 100 £ (160 $) y el mayor de 250.000 £, mientras que la retribución mínima pagada por un trabajo fue de 250 £ y la mayor de 4.000 £".

Callaghan habló con el profesor Pedro Nueno, del IESE, y su plan de negocio se presentó a FINAVES. "En aquel momento, el proyecto contaba con 200 candidatos suscritos y, aunque les gustó la idea, me dijeron que volviera cuando estuviera más desarrollada porque todavía se encontraba en una fase muy incipiente", relata Callaghan. "El plan que elaboré en el IESE fue seleccionado como uno de los mejores de Europa y recibió un premio en el Reino Unido, entre otros países. Todo ello supuso una muy buena cobertura en publicaciones como Business Week y The Economist".

Y, aunque la publicidad no atrajo a los inversores, aportó credibilidad a un proyecto que había empezado con un capital inicial de solo 1.000 £. Finalmente, en octubre del 2010, FINAVES se unió a MBA & Company y en el 2011 el proyecto se relanzó con un completo equipo profesional detrás. "Hasta entonces, me había dedicado al proyecto durante mi tiempo libre, pero la inversión de FINAVES aceleró el desarrollo de las cosas y en el primer año pasamos de una facturación de apenas 100.000 dólares a casi 2.000.000", comenta Callaghan.

Un buen equipo de relaciones públicas y unos estrechos lazos con las escuelas de dirección más importantes del mundo le han ayudado a crecer. También se han llevado a cabo campañas en Facebook y LinkedIn, pero, según Callaghan, lo que realmente hace que funcione el negocio es el boca a boca. Actualmente, la plataforma cuenta con 15.000 miembros en más de 100 países y tiene previsto expandirse por Europa y Estados Unidos.

"Queremos convertirnos en un puente que permita a empresas de todo el mundo contratar a profesionales, consultores e investigadores de alta calidad sin las cargas ni los costes que se asocian normalmente a esta actividad", declara Callaghan.