La energía, tema clave del siglo XXI

El Global Energy Day analiza cómo responder a la demanda

15/02/2013

energyday_MEI1_IESE_077398

El Club de la Energía del IESE organizó la jornada Global Energy Day (Día Mundial de la Energía del IESE) en el campus de Barcelona, que acogió a expertos del ámbito para analizar los retos y los cambios del mercado energético.

La introducción de Nicolás Giordano dio paso a la intervención de Iván Martén, Senior Partner y director ejecutivo a escala mundial del área de Energía de Boston Consulting Group, que habló sobre las nuevas dinámicas de la energía: “La energía será el tema clave del s. XXI. Queremos energía sostenible desde el punto de vista de la seguridad y del medio ambiente pero también queremos que sea económica, y esa combinación es imposible, por lo que hay que compensar por algún sitio”.

Martén destacaba en su discurso que uno de los principales problemas es que hay un desfase temporal: las implicaciones del uso energético son en siglos; la inversión, en décadas, y las decisiones políticas, en períodos de cuatro años. En realidad, la política aumenta la fragilidad del ecosistema energético y al respecto Martén recordaba la crisis gasista rusa de 2009, la Primavera árabe, el desastre nuclear de Fukushima, la amenaza iraní de bloquear el estrecho de Hormuz y el reciente ataque terrorista de la refinería de gas de Argelia. Todo ello, según Martén, aumenta el atractivo de la autosuficiencia energética, mediante renovables o gas esquisto.

Otro de los temas que el ponente puso sobre la mesa fue que el incremento de la demanda de carbón, que es el carburante más equilibrado en términos de distribución mundial, pues el 70% de las reservas de petróleo están en Rusia y Oriente Medio, y el 65% del gas se encuentra en cinco países, en su mayoría inestables. Esta demanda seguirá creciendo con rapidez, sobre todo en países de fuera de la OCDE, como China, y Martén aseguró que "no hay ninguna fuente de energía revolucionaria que vaya a resolver el problema de la creciente demanda".

Mencionó también el ponente la necesidad de reducir las emisiones de CO2, para lo cual es preciso actuar tanto del lado de la oferta como del lado de la demanda. En ese sentido, los programas de eficiencia energética son la clave para recortar las emisiones, porque las renovables, en opinión de Martén, no pueden solucionar ese problema. No hay que olvidar, en cambio, que las renovables aportan independencia y que los costes de la producción eólica y solar van a la baja. Martén recordaba que el petróleo a buen precio es cosa del pasado, porque los costes de prospección han subido y los países productores necesitan que los precios se mantengan elevados para compensar la balanza de pagos.

Tras la intervención de Iván Martén, se dio paso a una mesa redonda sobre seguridad energética moderada por Alok Thakur. “Se suele hablar de la oferta en términos de seguridad, pero la eficiencia de la demanda es también muy importante”, comentó Emilio Estrada, vicepresidente de BP España. Por su parte, Máximo Whitelaw, director de Ventas y Marketing de Cargill International, apuntó que “la seguridad energética implica saber gestionar la volatilidad de precios”, y Ricardo Rodríguez Ortiz, director de Schlumberger Business Consulting, y antiguo alumno del MBA del ESE, aseguró que la esencia de la seguridad energética pasaba por garantizar que la oferta llegara al consumidor.