Despejando el futuro de la electricidad en España

Jornada “La reforma del sector eléctrico”

07/03/2013

030_MEI1

La reforma del sector energético, la reducción del déficit tarifario de las compañías eléctricas o el desarrollo de las energías renovables son algunas de las cuestiones que aparecen siempre que se aborda el debate energético en España. De todo ello habló Pere Palacín, director general de Energía, Minas y Seguridad Industrial de la Generalitat de Catalunya, en la jornada "La reforma del sector eléctrico", organizada el 5 de marzo en el campus del IESE en Barcelona por el Public-Private Sector Research Center (PPSRC) y PricewaterhouseCoopers (PwC).

Tras la inauguración, a cargo del profesor del IESE Xavier Vives, y Joaquim Triadú, vicepresidente del PPSRC y socio-director de PwC, habló Palacín según el cual el sector energético español necesita "una reforma integral que favorezca el crecimiento económico y la creación de empleo", y, más concretamente, en el caso catalán.

En su opinión, las medidas que hasta ahora se han adoptado han sido en buena medida "parches". Por ejemplo, en materia fiscal donde a menudo parecen tener un "afán recaudatorio" en lugar de orientarse a la resolución de los grandes problemas que presenta el sector energético español, como la dependencia energética o el conocido déficit tarifario de las compañías eléctricas.

A tal respecto, Palacín quiso desmontar el tópico de que la proliferación de las energías renovables sea la principal causa de ese inmenso déficit: "la principal causa es que el Gobierno no quiere trasladar al ciudadano el verdadero coste de la electricidad que consume".

La reforma regulatoria

Los socios de PwC Fernando Calancha y Antonio Valdivia abordaron la cuestión de la reforma regulatoria y fiscal del sector eléctrico. Calancha constató que "nuestro modelo se caracteriza por la apertura de los mercados, de suerte que la formación de los precios es libre y, por lo tanto, los precios tendrían en principio que reflejar los costes, pero no es así". Valdivia, por su parte, criticó la regresividad del impuesto sobre el valor de la producción de la energía eléctrica, un tributo de carácter directo que no tiene en cuenta la capacidad económica de la persona jurídica que lo soporta.

Juan Delgado, del Basque Center for Climate Change (BC3), y Joan Margarit, de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), lamentaron los excesos en que, a su modo de ver, incurre el marco regulatorio español. Margarit, por ejemplo, aportó un dato contundente: "El 74% de los inversores considera que España es el país con mayor riesgo regulatorio".

En su intervención, Juan José Alba Ríos, director de Regulación de Endesa, habló sobre el déficit tarifario, alegando que "las tarifas de acceso que establece y define la administración son insuficientes para cubrir los costes de acceso", y culpó a la "mala regulación" del mencionado déficit, el cual estima que se recuperará en los próximos 10 o 15 años.

"Desde el año 2006 ya se habían impuesto a las empresas eléctricas importantes esfuerzos económicos para reducir el déficit. Para intentar solucionarlo se han utilizado soluciones ineficaces y desorganizadas" que no han ayudado, manifestó.

"Nos hemos embarcado en una burbuja que no podemos parar, y para tratar de evitarla se está haciendo lo peor que se puede hacer", criticó, reclamando "una buena regulación y una buena elección de las tecnologías necesarias". "España es el país europeo donde, a nivel promedio, el cliente paga más por las ayudas a las renovables", añadió.

Energías renovables

El último ponente fue David Noguera, director de Financiación Estructurada del Banc Sabadell, sentenció que "las energías renovables son actualmente ya una realidad. Una gestión y planificación adecuada de las mismas puede mejorar nuestra competitividad a largo plazo", declaró.

Asimismo, abogó, en sintonía con varios de los otros ponentes, por abrir el debate sobre la conveniencia del sistema del Feed-In Tariff, que establece una tarifa especial por unidad de energía eléctrica inyectada a la red por unidad de generación de Energía Renovables No Convencionales (ERNC).

El directivo lamentó el impacto negativo de las nuevas regulaciones: generan incertidumbre al sector, limitan la rentabilidad de los inversores, favorecen la concentración, obligan a refinanciar algunos proyectos y paralizan nuevos proyectos.