“Creo en la dirección, no en la estrategia”

El consejero delegado de DIA en las Global Leadership Series

18/11/2013

Ricardo Currás

Que un consejero delegado de una gran compañía como DIA afirme en un auditorio que no cree "nada en la estrategia" provoca sorpresa entre el público. Pero Ricardo Currás lo argumenta con convicción: "Estrategia es una palabra que se ha quedado algo rancia, porque te encorseta. Hoy no puedes prever qué impactos vas a tener en el devenir de tu empresa. Sí creo, en cambio, en la dirección, en cuál puede ser el camino que debemos tomar. Pese a que trazamos planes estratégicos, debemos revisar continuamente dónde estamos y hacia dónde vamos", señala. Esta fue una de las reflexiones que el máximo directivo de esta multinacional española compartió el 15 de noviembre con los alumnos del EMBA en el campus del IESE en Madrid.

Matemático de formación, Currás ha desarrollado la práctica totalidad de su trayectoria profesional en DIA, donde aterrizó en 1986 como analista en control de gestión tras un fugaz paso por Arthur Andersen. Por aquel entonces, DIA era una pequeña empresa casi familiar, con presencia sobre todo en Madrid. Hoy, esta compañía dedicada a la distribución de alimentos está presente, además de en España, en Francia, Portugal, Brasil, Argentina y China, y cuenta con 44.000 empleados.

Fue a raíz de la internacionalización del grupo cuando Currás comenzó a adquirir mayor peso en DIA. "Cuando en tu carrera estás ascendiendo etapas, debes tener una completa disponibilidad hacia tu trabajo", reconoció el directivo durante su intervención en las Global Leadership Series.

Asimismo, el consejero delegado admitió que siempre, durante todos estos años, ha "disfrutado muchísimo" con todos los proyectos que ha afrontado, y que ha intentado "transmitir ese entusiasmo a los demás". "Si disfrutas con lo que haces, tienes muchas más posibilidades de que se fijen en ti y de progresar profesionalmente. Sólo si crees en lo que haces, puedes avanzar. Pensar que vas a tener más oportunidades por postularte ante tus superiores es algo que no suele funcionar", dijo.

Aprendizaje continuo

En 2009, Currás fue nombrado director ejecutivo y máximo responsable del Grupo DIA, además de miembro del Comité Ejecutivo de Carrefour, empresa con la que DIA ya se había fusionado años antes. Sólo dos años después, en 2011, DIA comenzó a cotizar en Bolsa. Fue una etapa complicada, difícil, "porque no todos estaban de acuerdo con aquella decisión, pero reconozco que aprendí mucho", recordó. Porque para este directivo, todos los días es fundamental aprender algo nuevo. "Es necesario que hagas siempre las cosas un poco mejor que el día anterior. Para progresar y trabajar con entusiasmo, es muy importante que os preguntéis cómo es vuestra productividad", recomendó.

La salida a Bolsa fue un acierto y un balón de oxígeno para DIA, una empresa que hoy crece tanto en España como en varios mercados internacionales. Currás avanzó que su negocio aún tiene buen margen de crecimiento en España, y que las posibilidades que ofrece Brasil son más que alentadoras. También señaló que las ventas online aún tienen poco peso en el negocio de la alimentación, porque siguen resultando caras. "Esto cambiará cuando la compra online sea más barata para el consumidor, y ese momento aún no ha llegado pero está más cerca", afirmó.

El directivo auguró unos años difíciles para el sector de la distribución de alimentos en España, y rechazó imitar el modelo de negocio de los competidores ­: "La obsesión por el liderazgo te lleva a veces a ser seguidista, y eso es peligroso. Copiar supone siempre ir por detrás y hacerlo peor que el resto".

Honestidad y coherencia

Al final de la ponencia, Currás enumeró una serie de recomendaciones a los alumnos: "Sed honestos intelectualmente con vosotros mismos. Esto es irrenunciable. Debéis ser capaces de explicaros a vosotros mismos que vuestras acciones son coherentes", reiteró. Además, destacó la importancia del trabajo en equipo para el buen funcionamiento de cualquier compañía. "El equipo es lo primero. Cuando uno más uno es mayor que dos, es cuando una empresa funciona bien", insistió.

Y apeló a la "lealtad" hacia el proyecto empresarial y hacia los valores de la compañía. "El liderazgo es una suma de motivación y de capacidad de arrastre, y sólo puede lograrse si comulgas con lo que haces", concluyó.