La recuperación de la globalización postcrisis se estanca

Presentación del 'Depth Index of Globalization 2013'

21/11/2013

El IESE presentó ayer la última edición del estudio "Depth Index of Globalization 2013" (DIG), elaborado por los profesores Pankaj Ghemawat y Steve A. Altman. Este estudio analiza hasta qué punto se han globalizado los países con respecto a los flujos internacionales de comercio, capitales, información y personas.
 
El DIG 2013 revela que la recuperación postcrisis de la globalización se estancó en 2012, dejando al mundo menos interconectado que en 2007. Esto hay achacarlo sobre todo a la debilidad macroeconómica, pero también se detecta un mayor proteccionismo.

El informe demuestra que el alcance de las conexiones globales de los países no solo está más limitado de lo que creemos, sino que, además, las cifras de los diferentes países difieren ampliamente. Los diez países que se dan muestras de una mayor intensidad de la globalización de los flujos internacionales son los siguientes:

1. Hong Kong (China)
2. Singapur
3. Luxemburgo
4. Irlanda 
5. Bélgica
6. Países Bajos
7. Malta
8. Malasia 
9. Bahréin
10. Estonia

El Índice de 2013, que analiza a 139 países (con el 99% del PIB mundial y el 95% de la población), destaca a Europa como la región más globalizada, a pesar de los recientes contratiempos económicos. El África subsahariana, y la parte sur y central de Asia se quedan claramente rezagadas, aunque cabe decir que esta parte de Asia experimentó el segundo mayor impulso de la globalización en 2012, tras Norteamérica.

Las empresas luchan contra el relevo de las economías emergentes

El estudio revela un gran cambio en la cuota de producción mundial de las economías avanzadas a las emergentes, que se hacen con el mayor crecimiento de los flujos internacionales, aunque la mayor de todas ellas (China) ha reducido de forma significativa su dependencia de exportaciones e inversión extranjera. Esto comporta profundos cambios en el patrón de la globalización. De hecho, en las economías emergentes, las multinacionales siguen siendo escasas, pero las empresas de las economías avanzadas se están quedando atrás con respecto a sus nuevos competidores. Su personal, concretamente, no se ha globalizado tan rápido como sus operaciones y objetivos de ventas.

Fragmentación de Internet

Mientras que la transformación digital de la sociedad se suele ver como un signo de globalización, el DIG demuestra que aunque la banda ancha internacional se incrementa, la interacción en los medios sociales, como otros flujos de información, sigue siendo básicamente nacional.

Las equivocaciones políticas, una amenaza mayor que la economía

Los datos del informe DIG, combinados con las recientes previsiones de crecimiento, sugieren que la mayor amenaza de globalización proviene de errores políticos, más que de los indicadores básicos de la economía, ya que las previsiones para 2012-2018 siguen siendo que la economía mundial va a crecer más rápido que en ninguna de las tres décadas precedentes.

Por todo ello, el informe proporciona algunas recomendaciones a los responsables del diseño de esas políticas, y a las multinacionales que luchan por seguirles el ritmo a los mercados emergentes. 

Para más información y para descargar el estudio "Depth Index of Globalization 2013".

Más información en el portal IESE Insight.