¿Qué podemos aprender de la figura de Pau Gasol?

Álvarez de Mon se acerca a la personalidad del jugador

09/12/2014

Santiago Álvarez de Mon

Santiago Álvarez de Mon, profesor de Dirección de personas en las organizaciones, se acerca a la figura de Pau Gasol durante una sesión organizada por el Executive MBA / Foto: Edu Ferrer

Cuando Pau Gasol (Barcelona, 1980) aterrizó en EE. UU. en 2001 tenía claro que su sueño era triunfar en la NBA. Pero el reto que tenía por delante era complicado. A sus 21 años recién cumplidos, su complexión física estaba muy alejada de la de los mejores jugadores de la competición americana. Tampoco poseía un nivel de inglés fluido, y la expectación que había levantado su fichaje por el Memphis tras quedar tercero en el draft le añadía una presión difícil de gestionar.

Han pasado 13 años de aquello, y hoy Pau Gasol es una institución en la mejor liga de baloncesto del mundo. Ha ganado dos títulos de la NBA con Los Angeles Lakers y ha sido campeón del mundo con la selección española, además de conquistar dos platas olímpicas. La trayectoria personal y profesional de Gasol es una fuente interesante de experiencias y aprendizajes decisivos, tal y como analizó el profesor del IESE Santiago Álvarez de Mon durante una sesión de desarrollo profesional organizada por el Executive MBA (EMBA).

El profesor destacó algunas de las características que han hecho de Pau Gasol uno de los mejores deportistas españoles de todos los tiempos. Su constancia, la empatía con los demás, su adaptación al cambio, el compañerismo y su capacidad para manejar los periodos de incertidumbre son virtudes que explican su liderazgo dentro y fuera de las pistas. "Todos estos elementos van a estar presentes a lo largo de la carrera profesional de cada uno de vosotros", advirtió Álvarez de Mon al auditorio.


La hora de volar del nido

La historia de Gasol recuerda a la de muchos jóvenes directivos que, en un momento determinado de su vida, se han enfrentado al reto de salir fuera y aprender a trabajar en entornos culturales radicalmente distintos. "En un mundo tan globalizado y competitivo, hay que abrazar el cambio, del mismo modo que hizo Pau cuando llegó a EE. UU. Debemos aprender a vivir sin maletas, sabiendo que en cualquier momento podemos cambiar de país. Y para eso debemos dominar idiomas, desarrollar habilidades sociales, aceptar la diversidad de razas, ser constantes, estudiar y entender otras costumbres, encontrar el equilibrio entre el trabajo y la familia", reflexionó el profesor.

Todos estos valores, además, están muy vinculados a la cultura del EMBA, un programa que impulsa un liderazgo de fuerte inspiración e influencia para los demás, y donde el trabajo en equipo es uno de los elementos que más se cultivan a lo largo del curso.

Este es, precisamente, uno de los puntos fuertes de Pau Gasol: su capacidad para adaptarse a las necesidades del grupo y para formar una comunidad, tal y como destaca su entrenador en Los Lakers, Phil Jackson. "Ningún líder triunfa por sí solo. El éxito de un líder es el del equipo, y Pau, en eso, es un maestro porque le gusta compartir, sentirse útil con los demás e integrarse", insistió Álvarez de Mon.

La fuerza mental y su capacidad de aislarse de la presión mediante la concentración, la deportividad y naturalidad con que Gasol asume las derrotas, su espíritu de superación, la disciplina y la cultura del trabajo, el compromiso solidario con los colectivos más necesitados, la gestión del éxito, y sus inquietudes culturales e intelectuales lejos de la canasta son otras de las características que definen la personalidad del jugador.

Ahora Gasol empieza una nueva aventura en Chicago Bulls, donde llega con un objetivo: devolver al equipo a lo más alto de la NBA y ganar su tercer anillo de campeón. Una demostración más de un hombre que nunca se rinde y que se crece ante nuevos desafíos profesionales.