El compromiso asegura la pervivencia de la empresa familiar

Josep Tàpies presenta las claves en su último libro

10/02/2014

Empresa Familiar

En 1993 el consejo de administración del fabricante británico de zapatos C&J Clark propuso a los accionistas aceptar una generosa oferta de compra efectuada por un grupo inversor. Para su sorpresa, la mayoría de los familiares, que poseían el 70% de las acciones, rechazaron la oferta. Su vínculo emocional con la empresa pudo más que el dinero.

Es cierto que la pervivencia de las compañías familiares depende de muchos factores externos, pero, como ilustra este ejemplo, su futuro pasa en gran medida por la voluntad y el compromiso de sus propietarios.

Josep Tàpies, titular de la Cátedra de la Empresa Familiar del IESE, y el periodista Carles M. Canals ilustran las claves que garantizan las constantes vitales de las empresas familiares en el libro "Sí quiero. El compromiso de la familia empresaria". En él se recogen cuestiones básicas para fundadores, sucesores y otros miembros de la familia empresaria con el fin de que todos se sumen al compromiso de conservar, mejorar y transmitir la herencia recibida.

Los autores se basan en la experiencia de un centenar de empresas familiares para aportar sugerencias y consejos útiles que garanticen la continuidad del negocio. Las recomendaciones alcanzan a los fundadores, a sus sucesores y al resto de la familia, protagonistas de las tres partes del libro.

La obra dedica varios capítulos al papel del fundador en la preparación de la sucesión. Una buena referencia para elegir al candidato más idóneo es comprobar su desempeño al frente de una unidad de negocio, como hizo Marcel Bich, fundador del grupo francés de bolígrafos y encendedores Bic, con su hijo Bruno.

Una vez formado el sucesor, la principal obligación del fundador (y la más difícil) es retirarse a tiempo y de verdad. Josep Tàpies y Carles M. Canals destacan el ejemplar traspaso de poderes que se produjo entre la segunda y la tercera generación en la estadounidense Bechtel y ponen como ejemplos de mala praxis casos como los del fabricante de calzado Bata, el grupo hotelero Carlson o Hyundai.


Leer más sobre "Sí quiero. El compromiso de la familia empresaria" en IESE Insight.

 

(Photo: Tovovan/iStock/Thinkstock)