7 mitos que rodean (y bloquean) al emprendedor europeo

Verne Harnish desmonta los tópicos más habituales

29/07/2014

Verne Harnish

Verne Harnish, creador de Gazelles, desmonta los clichés que rodean al emprendedor europeo.

No hay crédito. Si no eres el primero, no hay oportunidades. Pobre de que te equivoques en tu primer proyecto empresarial… Éstos y otros mitos acechan a muchos emprendedores de todo el mundo. Pero sobre todo en Europa, donde persiste la idea de que es casi imposible tener éxito emprendiendo.

Verne Harnish, fundador y director durante quince años de Entrepreneurs' Organization (EO) y creador de Gazelles, empresa dedicada al coaching ejecutivo, desmontó uno a uno algunos de estos mitos en una sesión del programa de continuidad de Antiguos Alumnos sobre el ecosistema del emprendedor.


Mito 1: el fracaso es un callejón sin salida

Hasta hace relativamente poco, fracasar como emprendedor era percibido en Europa como algo negativo, mientras que en EE. UU. ha sido y es percibido como un aprendizaje de los errores que no deben volver a repetirse para lograr el éxito. Efectivamente, la percepción e importancia del fracaso es diferente en los distintos mercados pero Harnish afirma que en realidad "a nadie le importa que uno fracase". Es uno mismo el que no lo acepta y permite que le afecte hasta convertirse en un impedimento para continuar emprendiendo. Además, cabe recordar que el 60 por ciento de las empresas no viven más de tres años.


Mito 2: los bancos no dan créditos a los emprendedores


Nunca lo han hecho ni lo harán. Ellos conceden créditos a empresas o personas que pueden probar que podrán devolver esa cifra, algo que un emprendedor no puede asegurar.

Harnish apunta que el futuro de la financiación no está ni en los bancos, ni en la familia, amigos o inocentes que quieran invertir, sino en los propios clientes de la empresa, acuerdos con otras empresas que tienen los recursos que necesitas y el crowdfunding. Hizo especial hincapié en la imprudencia de tener demasiado dinero en etapas tempranas de la aventura empresarial. Para este experto, el líquido solo es necesario cuando tienes el modelo de negocio definido al cien por cien y ya has despegado. Por ejemplo, Bill Gates recaudó fondos por primera vez para aumentar el sueldo a sus empleados, cuando Microsoft ya había empezado a crecer.


Mito 3: no hay emprendedores de éxito en Europa

La cuestión no es que no los haya -en España hay tres de los empresarios más relevantes y ricos del mundo, recordó Harnish-, sino que no son visibles ni se exponen a los medios de comunicación. Como consecuencia, no hay modelos de empresarios a seguir. Los ídolos son deportistas de élite como Messi o Nadal.

La probabilidad de convertirse en un Messi o un Nadal es nula, mientras que la de ser un Zuckerberg -creador de Facebook- es difícil, aunque mucho más factible. En opinión de Harnish, los empresarios de éxito en Europa deberían salir a la luz y, de vez en cuando, aparecer en público para inspirar a otros potenciales emprendedores.


Mito 4: ser el primero en un mercado es la clave del éxito

Dropbox es uno de los sistemas de almacenamiento de datos online más usado a día de hoy, pero ¿fueron los primeros en sacar este tipo de producto al mercado? No, en realidad fueron los veinteavos. Sin embargo, es el producto de esta clase que más éxito tiene actualmente. La explicación: porque funciona y no porque hayan invertido cantidades ingentes de dinero en marketing.

Lo importante no es ser el primero en llegar a un mercado, sino asegurarse de que tu producto es el que mejor cubre las necesidades del consumidor y que las herramientas que ofreces funcionan antes de invertir y asumir riesgos innecesarios.


Mito 5: emprender es solo para jóvenes con base informática o científica

No hay límite de edad para emprender. De acuerdo a los resultados del estudio "The Anatomy of an Entrepreneur: Family Background and Motivation" publicado por Kaufmann The Foundation of Entrepreneurship, la media de edad de los emprendedores es de 39 años. Estos resultados también señalan que un 60 por ciento de estos son los primeros de su familia en emprender, un 70 están casados cuando se embarcan en la creación de la empresa y un 60 ya tienen hijos al hacerlo. Además, casi el 80 por ciento de los emprendedores han sido empleados más de seis años, un 48 más de diez y un 11 más de veinte. Eso sí, cuanto más experimentado y más formado se está, más probabilidad existe de que el emprendedor triunfe.


Mito 6: los inversores privados buscan resultados rápidos

¿Por cuánto tiempo mantendríamos nuestras acciones de una compañía que cotiza en el mercado de valores? Seguramente, no mucho tiempo. Sin embargo, se exige a los inversores que lo hagan cuando una previsión a largo plazo de una start-up es incierta.

Pero no todos los inversores son iguales. Harnish explica que el 80 por ciento de los Business Angels permanecen una media de cinco a diez años como accionistas de una empresa y que su prioridad es recuperar la inversión inicial. Los beneficios ya llegarán.


Mito 7: un equipo A es garantía de éxito

Aunque se tenga un equipo increíblemente bueno, si la idea es mala no funcionará. John Mullins explica en su libro "Getting to plan B" que los pasos a seguir para emprender son, por orden: analizar el negocio a nivel micro- y macroeconómico, ver si la oportunidad es atractiva, y por último, preocuparse por reunir a un buen equipo. No al contrario.



Agrupación de Antiguos Alumnos