Estrategia con mayúsculas

Massimo Maoret repasa el legado intemporal de Igor Ansoff

15/07/2014

Massimo Maoret

Massimo Maoret, profesor adjunto de Dirección Estratégica del IESE

El considerado padre de la dirección estratégica H. Igor Ansoff, de cuyo fallecimiento se cumplieron doce años el 14 de Julio, dejó su huella en el management con una investigación que no solo era rigurosa sino también práctica. En este sentido, Ansoff hubiera sido un buen colaborador de la revista IESE Insight, afirma Massimo Maoret, profesor adjunto de Dirección Estratégica del IESE, en el último número de la revista.

Nacido en Rusia en 1918, Ansoff se formó como ingeniero y matemático. Como pensador, introdujo conceptos seminales como “ventaja competitiva” o “capacidad organizacional” y la “matriz Ansoff”, una herramienta de análisis estratégico de gran utilidad para crear alternativas de crecimiento. Se especializó en el comportamiento de las organizaciones complejas y la identificación de las claves del éxito en entornos turbulentos, un área que con los años cobraría cada vez más importancia.

Antes de incorporarse como profesor a la Universidad Carnegie Mellon en 1963, Ansoff fue vicepresidente de Lockheed, el fabricante aeroespacial estadounidense. Esa experiencia influiría profundamente en su posterior obra académica.

Ansoff investigó si los problemas y retos a los que se había enfrentado en Lockheed eran únicos o generalizables. Para ello, tuvo en cuenta el entorno de negocio y aspectos funcionales como el marketing y la I+D. De su formación en ingeniería y matemáticas tomó prestadas las herramientas de generalización teórica y validación empírica, con las que se propuso estructurar, modelar y formalizar científicamente sus hallazgos. Se puede decir que Ansoff terminó abriendo el campo de estudio de la dirección estratégica, que divulgó en Strategic Management Journal, revista de la que fue cofundador.

Su visión de la estrategia sobresale por dos razones. La primera es que está centrada en las necesidades de los directivos. El mérito de sus modelos teóricos es doble: son generales (aplicables a organizaciones con y sin ánimo de lucro) y prácticos, ya que van acompañados de tablas, gráficos y listas. Y es que Ansoff siempre tuvo por objetivo ayudar a los ejecutivos a entender las relaciones entre sus conceptos y que pudieran aplicar ese conocimiento en el día a día.

La segunda es que su enfoque está dotado de un fuerte componente organizacional. Por ejemplo, estudió cómo vencer la resistencia al cambio y analizó el papel del poder y la política internos en la definición y la implementación de la estrategia.

Fue un autor prolífico de libros y artículos entre los años sesenta y ochenta, periodo durante el cual siguió de cerca la compleja y cambiante evolución del mundo de los negocios.

En From Strategic Planning to Strategic Management (1976), planteó por primera vez su “hipótesis del éxito estratégico”, que desarrolló en otros trabajos. La premisa es que el éxito se puede alcanzar cuando la estrategia y la gestión se alinean con el nivel de turbulencia del entorno, que va del nivel 1 (“repetitivo”) al 5 (“sorpresivo”).

Ni que decir tiene, muchos sectores se encuentran hoy en el nivel 5 de turbulencia. La apuesta de Ansoff por una estrategia creativa y una gestión flexible en este tipo de entorno no ha perdido un ápice de vigencia.

Puedes leer más artículos como este en la revista de management  IESE Insight. Sus artículos se incluyen dentro del portal de conocimiento del IESE, que contiene toda la investigación y materiales producidos por el claustro del IESE, así como artículos de opinión, indicadores, material audiovisual y una amplia base de datos con más de 20.000 referencias.