Seis prioridades en la agenda del consejo de administración

Jordi Canals apuesta por una visión de largo plazo

30/07/2014

Six Items for the Top of Every Board’s Agenda

En los últimos años, especialmente marcados por la crisis económica y financiera, el papel del consejo de administración se ha situado en el punto de mira. Mientras algunos expertos piden una regulación más estricta de este órgano de gobierno y una mayor participación de los accionistas en la toma de decisiones estratégicas, otros abogan por su profesionalización.

Pero, como señala el director general del IESE Jordi Canals en el artículo "Seis prioridades para la agenda del consejo", publicado en el último número de la revista IESE Insight, estas soluciones son insuficientes: es necesario que se imponga "una visión más nítida de la misión global de la empresa, así como la alineación y medición del éxito a largo plazo".

Esto implica, según Canals, recuperar los principios empresariales básicos y tener presente que tanto el éxito como el fracaso dependen por encima de todo de las personas y de sus relaciones con otras personas y grupos de interés.

Jordi Canals señala en su artículo cuáles son los seis temas clave que debe de tener presentes un consejo de administración y cómo debe abordarlos en el corto y largo plazo para evitar una deriva negativa.

  • Estrategia. A largo plazo, el consejo debe focalizar su atención en el refuerzo de la cartera de negocios, la asignación de recursos, la inversión y el apoyo a la innovación y el desarrollo de nuevas capacidades.
  • Desarrollo de personas y liderazgo. Una de las prioridades es garantizar la calidad del liderazgo presente y futuro, para lo que se deben tener en cuenta las metas de directivos y empleados, la calidad y el alcance del talento en la organización, la eficacia de los procesos de selección y la rotación de los empleados.
  • Relación con el CEO. El consejo ha de mantener una relación funcional con el CEO y el equipo directivo que vaya más allá del intercambio de información y la rendición de cuentas.
  • Resultados financieros. A corto plazo, debe seguir estrechamente la evolución de la rentabilidad financiera, el nivel de liquidez, el retorno de la inversión y las relaciones con los inversores. A largo plazo, debe crear valor y gestionar los riesgos y la solvencia.
  • Clientes e innovación. Para atender mejor a los clientes, el consejo necesita indicadores que midan la fidelidad de los clientes y el servicio.
  • Desarrollo institucional. El consejo debe ver la empresa como una institución arraigada en la sociedad. Y, como tal, debe cumplir una serie de funciones y obligaciones no financieras.

Como explica Canals, "el buen gobierno es esencial para la supervivencia y prosperidad de las empresas". Por ello, el consejo debe "respaldar el éxito a largo plazo de toda la organización, no solo el de determinados accionistas".

Los miembros de la Asociación de Antiguos Alumnos y los suscriptores de la revista pueden acceder a este artículo premium con sus claves habituales. Si no es su caso, puede adquirirlo o suscribirse a la revista IESE Insight para acceder a él.