Las empresas extranjeras ven España con buenos ojos

Barómetro de clima de negocios 2014

16/06/2014

IESE Business School

España es un buen país para invertir, según las empresas extranjeras. El último "Barómetro del clima de negocios", elaborado por el International Center for Competitiveness (ICC) del IESE, revela una clara mejoría respecto a 2012 en las perspectivas de facturación, inversión y creación de empleo. Sin embargo, seis ámbitos, entre los que se encuentran el dominio de idiomas y el coste de la electricidad, siguen requiriendo una especial atención.

Un 88% de las empresas de fuera cree que podrá sostener o elevar su nivel de inversión en España --que en 2013 alcanzó los 15.800 millones de euros-- y un 87% espera que su plantilla crezca o se mantenga este año. En ambos casos esto supone un avance del 17% respecto a 2012.

Las buenas perspectivas se reflejan en la valoración de 2,7 puntos sobre 5 que las empresas foráneas conceden al actual clima de negocios en España, frenando así la tendencia a la baja fruto de la crisis y situando el territorio español como el decimotercer país del mundo en flujo de inversión extranjera por delante de Alemania, Francia o Italia.

Nueve de cada diez prevén aumentar o mantener su facturación en 2014, es decir, hay un 25% más de empresas que hace dos años con esta previsión, cuando un 37% de las compañías auguraban una reducción de sus ingresos.


Puntos fuertes

Las infraestructuras, el capital humano, la calidad de vida y el tamaño del mercado son las áreas mejor valoradas por los inversores extranjeros. Concretamente el tren de alta velocidad y los aeropuertos, encabezan la lista de fortalezas del mercado español.

Aunque valorado positivamente, el capital humano, un área fundamental para las compañías foráneas, necesita mejorar en idiomas, competencias de comunicación (tanto orales como escritas), aceptación de responsabilidades y objetivos, capacidad de aprendizaje y disponibilidad de mano de obra cualificada.


Áreas de mejora

La financiación, a pesar de haber mejorado respecto a 2012 en costes de financiación en banca comercial, es el área peor valorada por las empresas extranjeras.

Estos inversores reclaman mayor estabilidad del entorno regulatorio, reducir la carga burocrática a la que las empresas se ven sometidas, y mejoras en la legislación del mercado laboral.

La nota positiva es que han mejorado aspectos como la flexibilidad y los costes de despido. Casi un 70% considera que la reforma laboral ha mejorado la flexibilidad del mercado y el 60% aprueba la reforma de la negociación colectiva.

En materia fiscal, las compañías opinan que se puede avanzar en el Impuesto de Sociedades, el IVA y las cuotas a la Seguridad Social.


Más información en IESE Insight