Álvarez-Pallete: “No hay más camino que la transformación”

El COO de Telefónica pide una “constitución digital”

24/10/2014

José M. Álvarez-Pallete

José María Álvarez-Pallete, COO de Telefónica: “Necesitamos una constitución digital para competir en igualdad de condiciones”

“Sois una generación privilegiada”. Con estas palabras se dirigió José María Álvarez-Pallete, consejero delegado de Telefónica, al público que abarrotaba el auditorio del campus del IESE en Barcelona el pasado 23 de octubre. Privilegiados porque, gracias a la revolución digital, vivimos un tiempo de cambios sin precedentes y posibilidades casi infinitas.

Es una era en la que las redes sociales pueden hacer caer gobiernos, hay coches sin conducción, la impresión 3D está revolucionando la fabricación y “el smartphone personal tiene más capacidad de procesamiento que la NASA cuando el hombre llegó a la Luna”, señaló Álvarez-Pallete. El Internet de las cosas cuenta actualmente con 10.000 millones de conexiones. En 2020, serán 50.000 millones.

Pero un tiempo de grandes cambios y oportunidades es también un tiempo de incertidumbre y riesgo que precisa liderazgo y visión, advirtió el directivo. Las empresas tendrán que adaptarse, mejorar y estar a la altura para prosperar en el nuevo mundo digital. Y para ello, necesitamos nuevas reglas y valores.


Cambios acelerados, desenlaces inciertos

La demanda de tecnología nunca ha sido tan grande. Álvarez-Pallete citó el iPhone. Si durante el primer fin de semana del lanzamiento del modelo original se vendieron 800.000 unidades, el iPhone 6 ha alcanzado la asombrosa cifra de 10 millones en el mismo periodo en 2014.

“La tecnología lo está cambiando todo: relaciones sociales, política, economía... y sumando. Empezamos a verla como algo tan necesario como comer o beber”, asegura Álvarez-Pallete.

Para sobrevivir y prosperar en el nuevo paisaje digital, las empresas deberán hacer suyos estos vientos de cambio y estar dispuestos a transformar completamente su negocio.


Una constitución digital

Ante esta aceleración del cambio, y la conversión de los ciudadanos en ciudadanos de la red o netizens, es necesario crear nuevos modelos de pensamiento, reglas y valores.

Tras pedir una “constitución digital”, Álvarez-Pallete destacó los riesgos del cibercrimen global, cuyo coste para gobiernos, empresas y particulares supera los 320 millones de euros anuales. También las redes sociales, que animan a los usuarios a “revelar voluntariamente enormes cantidades de datos personales durante todo el día”.

La comercialización de nuestra vida privada es el precio que pagamos por servicios “gratuitos´”. Pero los datos que cedemos, y el uso que se les da, se han de proteger.


Competir en igualdad de condiciones

Telefónica, con una cuota del 33% del mercado de telefonía móvil en España, ha de cumplir una estricta normativa respecto al contenido transmitido a través de sus redes y los datos de sus clientes. Todas las telecos están sujetas a esa regulación.

En cambio, Google, Android, Apple y Facebook disfrutan de una situación de cuasi monopolio o duopolio sin las restricciones que afrontan las telecos, denuncia Álvarez-Pallete. “Y ello a pesar de que, cada vez más, ofrecen servicios de voz y datos, exactamente igual que las telecos”.

Aunque la competencia es bienvenida, el directivo pide “competir en igualdad de condiciones. O se les regula a ellos o se nos desregula a nosotros”.


Eppur si muove

Por último, Álvarez-Pallete citó la réplica de Galieo Galilei a los jueces del tribunal de la Inquisición cuando le obligaron a negar que la Tierra gira alrededor del Sol: eppur si muove. Traducido en el lenguaje actual: “Esto es lo que hay, guste o no”.

“Y preparados o no, la revolución digital es una realidad”, sentenció. “Y va a seguir su curso con o sin nosotros”.

No hay hoja de ruta, por lo que deberemos reescribir las reglas para transitar por un futuro inescrutable. Eso sí, lo que está claro es que “nuestro éxito dependerá de que encontremos y cultivemos el talento, así como de la definición y defensa de unos valores sólidos”.