El camino de la familia empresaria a la family office

Una cuestión de espíritu emprendedor

16/10/2014

Paths to Keep Wealth in Family Hands

Desde que estalló la crisis financiera global, el interés de las familias empresarias por las actividades de las family offices ha ido en aumento y las perspectivas son que su importancia y poder económico se incremente notablemente en el futuro.

Se estima que ya existen entre 4.500 y 6.000 family offices en el mundo, a las que habría que sumar más de 6.000 family offices "informales" que operan en Estados Unidos, Europa y Asia en el marco de empresas privadas. Y todo indica que el fenómeno va a más.

El nuevo número de la revista IESE Insight dedica a este fenómeno en auge el artículo "El camino de la familia empresaria a la family office".

Las familias empresarias desarrollan family offices para gestionar de forma conjunta sus inversiones en proyectos empresariales ajenos al negocio principal o sus inversiones financieras. Además, también pueden usarlas para gestionar servicios específicos para sus miembros, como el mentoring.

El profesor del IESE Juan Roure y el investigador Juan Luis Segurado han demostrado que el perfil y la experiencia emprendedora previa de miembros significados de la familia propietaria determinan en gran medida el desarrollo de una family office. De la misma manera, una alta dirección con una fuerte cultura orientada a la búsqueda de oportunidades es un referente y estimula el comportamiento estratégico emprendedor en la gestión del patrimonio familiar.

Los autores del artículo, uno de ellos director y el otro colaborador habitual de la Red de Inversores Privados y Family Offices del IESE, estudiaron los casos de 32 familias estadounidenses, españolas y latinoamericanas que poseen negocios con una facturación de más de 25 millones de euros o patrimonios superiores a los 20 millones de euros.

En su investigación identificaron seis trayectorias de desarrollo en función de dos variables: si la familia mantiene o no la propiedad del negocio operativo principal y si aborda de forma conjunta sus otras inversiones y negocios, con independencia de que lo haga con una unidad organizativa formal.


Valores, visión y estrategia

Como ocurre con cualquier nueva empresa o startup, poner en marcha una family office requiere una actitud y un enfoque emprendedor y se puede dividir en tres etapas:

  1. identificación y evaluación de oportunidades;
  2. desarrollo de un consenso familiar y alineamiento de los recursos financieros y no financieros necesarios;
  3. desarrollo de una estrategia y estructura para la family office.

Sus resultados indican que la transmisión de una sólida cultura emprendedora basada en los valores y creencias de la familia facilita la implantación de la family office. Además, alinear la visión de la familia y la visión estratégica emprendedora de negocio genera un marcado enfoque oportunista que facilita el consenso en torno a las actividades de la family office.

Los miembros de la Asociación de Antiguos Alumnos y los suscriptores de la revista pueden acceder a este artículo premium con sus claves habituales. Si no es su caso, puede adquirirlo o suscribirsea la revista IESE Insight para acceder a él.

IESE Insight es una revista trimestral disponible tanto en español como en inglés. Sus artículos se incluyen dentro del portal de conocimiento del IESE, que contiene toda la investigación y materiales producidos por el claustro del IESE, así como artículos de opinión, indicadores, material audiovisual y una amplia base de datos con más de 20.000 referencias.