La industria del fútbol pide mano dura contra la piratería

La LFP cifra las pérdidas en 150 millones de euros/temporada

09/10/2014

Javier Tebas

Javier Tebas, presidente de la Liga Profesional de Fútbol (LFP), durante el debate "Encuentros en La Vanguardia: ¿La piratería audiovisual amenaza la supervivencia del fútbol?" celebrado en el IESE de Barcelona.

¿La piratería audiovisual amenaza la supervivencia del futbol? La pregunta era clara, y la respuesta fue unánime: sí. El consenso entre todos los participantes del debate organizado por La Vanguardia y el IESE de Barcelona fue absoluto. Un foro que contó con la participación del presidente de la Liga Profesional de Fútbol (LFP), los directivos de los principales clubs de fútbol (Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid), los operadores televisivos que ofrecen fútbol de pago (Canal+, Mediapro) y algunos de los patrocinadores y anunciantes más destacados de la liga española (BBVA, La Caixa y Estrella Damm).

Javier Tebas, presidente de la LFP, inició el debate alertando de que la liga española que hoy conocemos –una de las más competitivas del mundo, con grandes clubes y con el mejor talento deportivo- tiene los días contados si no se ataja el problema de la piratería audiovisual. "Acabará todo el talento deportivo, acabará toda la posibilidad de competición de nuestros clubes, acabarán mermándose sus economías y no tendremos ni el talento deportivo, ni los grandes clubes, ni los éxitos deportivos que hemos tenido", sentenció.


Pérdidas de 150 millones

La LFP estima en unos 150 millones de euros por temporada las pérdidas derivadas de la piratería audiovisual, aunque esta cifra podría elevarse pronto hasta los 200 millones si no se ataja el problema. Según Tebas, España cuenta con apenas 3,8 millones de abonados a la televisión de pago, una cifra que queda muy lejos de los 14 millones del Reino Unido o los 10 millones de Italia. De acuerdo con el presidente de la LFP, eso explica que la liga española ingrese solo 600 millones de euros por la retransmisión de los partidos de fútbol: menos de la mitad de los 1.400 millones que ingresa la Premier League por ese mismo concepto.


La importancia de la "grada digital"

Los ingresos por televisión aportan cerca del 30% de los presupuestos de los grandes clubs de fútbol, una cifra que puede elevarse hasta el 50 y el 60% en el caso de los equipos pequeños y medianos. Así lo expuso Josep Maria Bartomeu, presidente del F.C. Barcelona, destacando que en el caso del club blaugrana los ingresos por televisión (30%) representan más del doble de los que se obtienen con la venta de entradas y abonos (18%).

José Ángel Sánchez, director general del Real Madrid, apuntó la posibilidad de reducir las tarifas que pagan los usuarios a las plataformas televisivas para ver los partidos. En términos similares se expresó el profesor del IESE Sandalio Gómez, director del Center for Sport and Business Management (CSBM), preguntándose si parte del problema no podría estar en la oferta: con una oferta homogénea, sencilla y competitiva, que el consumidor entienda y sepa apreciar, quizá se reduciría el problema.

Pero tanto Álex Martínez Roig, director general de contenidos de Canal +, como Jaume Roures, socio fundador de Mediapro, salieron en defensa de la competitividad de la actual oferta, argumentando que es "radicalmente falso" que el fútbol español sea más caro que el inglés.


Leyes eficaces

El sector reclama de forma unánime leyes más eficaces y medidas como las que ya se aplican en otros países como Francia, Italia, Alemania y Reino Unido, donde el impacto de la piratería es sensiblemente inferior. Así lo corroboró Ruth Hoy, asesora de la Premier League, explicando que allí "existe un mayor poder legislativo que ayuda a controlar este fenómeno".

Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, reclamó también "una ley seria, sensata y práctica", algo que hasta ahora no ha existido, y que se actúe con contundencia contra los infractores. "Es un robo. Y como es un robo, hay que castigarlo".

Una primera solución, a corto y medio plazo, sería una reforma de la ley que permita a las autoridades policiales y judiciales actuar con mayor rapidez o de forma cautelar para cerrar las páginas de Internet que ofrecen contenidos ilegales. Porque el mayor problema, explicó José Rodríguez, inspector jefe de la unidad de delitos informáticos del Cuerpo Nacional de Policía, es el enorme desfase entre los tiempos que requieren las acciones policiales y judiciales (varios meses) y los que necesitan los piratas para habilitar o hacer desaparecer los enlaces y servidores (apenas unas horas).


Contra la picaresca, más educación

A largo plazo, la solución pasa por educar y concienciar a los aficionados de que piratear es robar. Una línea de actuación que ya puso en marcha la LFP hace unos meses, emitiendo una campaña bajo el eslogan "Si pirateas fútbol, haces daño a tu equipo" protagonizada por destacados jugadores de la liga española.

La piratería es un fenómeno que tiene mucho de cultural y, tal y como recordó Ricardo Gómez Cabaleiro, director del Instituto para la Protección de Derechos en el Entorno Digital (IPRODED), "España es el paraíso de la piratería". Por esto, combatir la idea de que los piratas son algo así como los Robin Hood de la cultura, requiere del esfuerzo conjunto de todos los afectados. Incluidos los principales patrocinadores y anunciantes de la liga, como el BBVA, La Caixa o Estrella Damm, que se ofrecieron a colaborar para combatir una práctica que pone en peligro la seguridad jurídica y el retorno de sus inversiones publicitarias.

Una lucha que deberían hacer suya también los operadores de telecomunicaciones, tal y como apuntaron varios de los participantes en el debate, que son los que ponen las "carreteras" para que circulen contenidos ilegales.