Rubin: “Esta es la coyuntura más incierta de nuestro tiempo”

El exsecretario del Tesoro ve riesgos para el crecimiento

10/10/2014

Los líderes deben aunar valor para actuar y arrojo para tomar decisiones - Robert E. Rubin, exsecretario del Tesoro de los EE. UU.

Ahora que la economía mundial empieza a recuperarse de la crisis financiera, el debate se centra en cómo podemos avanzar de manera constructiva. Ese fue el eje del Foro de Liderazgo Global del IESE, celebrado el pasado 9 de octubre en Nueva York.

El invitado principal del encuentro fue Robert E. Rubin, copresidente del Consejo de Relaciones Exteriores y exsecretario del Tesoro de Estados Unidos, que ofreció su visión de la coyuntura actual en una entrevista exclusiva con Bill Baker, profesor extraordinario de Gestión de medios del IESE.


Un presente incierto plagado de riesgos

Además de secretario del Tesoro, Rubin fue el primer director del Consejo Económico Nacional en la Administración Clinton. Desde ambos cargos tuvo que lidiar con crisis tan graves como el rampante déficit fiscal de Estados Unidos, la crisis monetaria de México de 1995 o la crisis financiera asiática de 1997. Aun así, cree que los inversores y legisladores afrontan hoy "la coyuntura más complicada e incierta de la que he sido testigo", que atribuye en parte a las "carencias" de nuestro sistema financiero, puestas al descubierto por la recesión.

Respecto a la política de la Administración Obama para salvar la economía estadounidense, basada en la premisa "demasiado grande para caer" y el rescate de instituciones financieras, Rubin cree que evitó que el sistema financiero "cayera en el abismo". La Ley Dodd-Frank de reforma financiera y protección de los consumidores han mitigado algunos riesgos, aunque a Rubin le siguen preocupando los productos derivados y otros riesgos que pueden desencadenar ciclos negativos con efectos de gran alcance.


La recesión global, una tormenta perfecta

Muchas de las voces críticas con Rubin han señalado la derogación de la Ley Glass-Steagall como el principal detonante de la crisis, pues eliminó las estipulaciones que limitaban la actividad industrial y bursátil de los bancos. Rubin lo niega y achaca estas críticas a una "mala interpretación" de la Ley Glass-Steagall. Además, insiste en que la Fed ya había neutralizado la ley antes de ser abolida.

Por el contrario, apunta como causa de la crisis "un conjunto de fuerzas poderosas que actuaron al mismo tiempo y crearon una serie de ciclos negativos que se retroalimentaron". Después, hablando de la tensión entre los legisladores y los organismos reguladores, advierte de que mientras los segundos exigen más capital, los primeros piden más crédito: "Hay y siempre habrá riesgos".


La deuda sigue ahogando la economía estadounidense

Rubin dibuja un panorama inquietante de la situación fiscal de Estados Unidos, que sigue teniendo problemas para saldar la deuda de "dos guerras sin pagar, dos amplias rebajas de impuestos y el apartado D de Medicare". En su opinión, la ausencia de una política fiscal constructiva en el país se debe a un "gobierno totalmente disfuncional que se resiste a comprometerse". El entorno actual hace imposible estimular la economía y afrontar la deuda, y aunque esta se ha estabilizado en el 74% del PIB, el porcentaje dobla el que había antes de la crisis. Y con una previsión del 106% para 2039, avisa que el problema no hará sino agravarse.


Perspectivas para Europa y la economía mundial

En cuanto a la crisis financiera en Europa, Rubin cree que es preciso una reforma más ambiciosa. En su opinión, los críticos de Mario Draghi han sobrestimado las limitaciones del BCE, además de poner demasiado énfasis en los tipos de interés. Los líderes políticos europeos deberían centrarse en una reforma estructural que haga posible alcanzar el equilibrio fiscal, de forma que "genere confianza en los mercados y las empresas y dé paso al crecimiento".

Aunque Rubin menciona las reformas introducidas en España, critica la inacción de Italia y las medidas regresivas de Francia. "La posibilidad de que Europa tenga que vérselas con un crecimiento cero y un aumento de los riesgos debería tomarse en serio porque se trata de un riesgo de cola para toda la economía mundial con auténticas repercusiones geopolíticas".


Cambio climático, una cuestión existencial

Rubin condena rotundamente la nula sensación de urgencia y la resistencia política a tomar medidas contra el cambio climático, que define como "la cuestión existencial de nuestra época". Por ello, es imperioso hacer algo antes de que sea demasiado tarde. También advierte a los escépticos contra los catastróficos efectos de la inacción. "Lo que hagamos hoy nos afectará durante cientos de años".


Liderazgo para construir el futuro

Según Rubin, los líderes deben sopesar las opciones, equilibrar los costes y, acto seguido, armarse de valor para actuar. Pone a su colega Stephen Friedman, copresidente del Consejo de Relaciones Exteriores, Stephen Friedman, como ejemplo de "toma de decisiones audaces".

Además, Rubin insta a los líderes a creer en su trabajo, institución y misión, así como a "animar a los demás a hacer otro tanto". Defiende la máxima "Rodéate de personas más inteligentes y fuertes que tú" y afirma que la inseguridad impide a muchos líderes seguir ese consejo.

El Global Leadership Forum del IESE presenta entrevistas con líderes mundiales en las que se abordan algunas de las cuestiones más relevantes que afectan al entorno global de negocios.