Pau Gasol: las derrotas te hacen apreciar el éxito

Inspiración para gestionar talento y equipos

18/09/2014

Pau Gasol

Pau Gasol compartió sus ideas sobre el éxito en una sesión para antiguos alumnos del IESE.

Pau Gasol transmite humildad, cercanía y serenidad. Dentro de la cancha y fuera de ella. Gane o pierda. Llega al auditorio del IESE, lleno hasta la bandera, apenas una semana después del fracaso de la selección española en el Mundial: la inesperada derrota contra Francia, en cuartos de final y jugando en casa, no parece haber hecho mella en esa actitud positiva y constructiva que siempre le ha caracterizado. “Intento hacer un esfuerzo para proyectar positivismo, para salir reforzado de esas situaciones que no son ideales. Todos nos encontramos con baches en nuestras vidas, en nuestras profesiones”.


Gestionar los errores y rentabilizar las derrotas

La derrota no es plato de buen gusto para nadie. Pero forma parte del juego y de la vida, y es posible rentabilizarla: “las derrotas, además de oportunidades de crecimiento, de aprendizaje y de salir reforzado de ellas, te hacen apreciar los valores y los momentos de éxito”. No lo dice solo por este último tropiezo de la selección. Él mismo reconoce que “los últimos años con los Lakers no han sido ideales”. Una confesión que sorprende, pues revela simultáneamente humildad y ambición. Humildad, porque las estadísticas hablan de un jugador que ha dejado huella en el equipo de Los Ángeles, con el que ha ganado dos años consecutivos el codiciado anillo de campeón de la NBA (fue el primer jugador español en conseguir uno). Y ambición porque, lejos de conformarse, espera que eso le sirva como motivación para apuntar todavía más alto: “utilizo esos momentos para alimentar esas ganas y esa ilusión de volver a estar arriba”.

Aprender a lidiar con la incertidumbre y a gestionar los errores es fundamental para cualquier persona. Lo sabe bien cualquier directivo con responsabilidades y obligado a tomar decisiones. Y lo sabe todavía mejor el que se mueve profesionalmente en la élite, donde la exigencia es máxima y la presión, a veces, insoportable. “La gestión del error es importante, porque marca tu funcionamiento”. Pau explica que él, afortunadamente, lo maneja bastante bien. “Los errores van a estar ahí, los vas a cometer”. Tras “una primera fase de análisis, de autocrítica” –reconoce que es muy exigente consigo mismo y que no se conforma fácilmente—, pasa al siguiente reto. Tratando de afrontarlo como una oportunidad de hacerlo mejor y de subsanar los errores cometidos antes.


El talento se trabaja

Sus entrenadores, sus compañeros de equipo y sus admiradores destacan la fortaleza mental de Pau Gasol. Un atributo que suelen compartir, no tanto los que llegan a lo más alto, como los que saben mantenerse ahí y manejar la presión que eso supone. ¿Cómo lo consigue? “La repetición es lo que te lleva a perfeccionar el mecanismo y a hacerlo de forma automática. Y por eso lo entrenas y lo practicas todo lo que puedes.” En otras palabras: el talento, sin un trabajo intenso de entrenamiento, no basta para triunfar. No solo a nivel físico, sino también a nivel mental. “Con Phil [su entrenador], por ejemplo, eso lo hemos trabajado mucho: con la meditación, con la previsualización de lo que va a suceder en los partidos… Eso también te ayuda a tener una confianza y una seguridad en tu juego y en tus acciones”. Pau Gasol habla con gran admiración y respeto de Phil Jackson, mítico jugador de la NBA, hoy presidente de los Knicks de Nueva York, y su entrenador durante la etapa en los Lakers. En él reconoce las virtudes del líder: “es un grandísimo entrenador: se da cuenta de lo que tiene y sabe gestionarlo”.


Liderazgo y trabajo en equipo

De Phil Jackson, el entrenador más laureado en la historia de la NBA, destaca su capacidad de “sacar lo mejor de cada jugador”. Y no es fácil… Potenciar la individualidad para que rinda al máximo, sin comprometer ni desvirtuar el potencial del trabajo en equipo, es un reto que comparten directivos y entrenadores. Y que resulta especialmente difícil de gestionar en las altas esferas, del deporte o de la empresa, donde confluyen talentos enormes, pero también egos descomunales. “Yo tengo mucha confianza en mi mismo, tengo mi ego, pero entiendo que para tener un éxito colectivo, todos estos jugadores, todos estos egos tenemos que trabajar como uno”. Esa es la clave, añade, “para llegar a ese objetivo común que todos desean, que es ganar un campeonato”. Y a veces “exige sacrificar tu ego, tu juego”.


Gasol Foundation: “privilegio” y “oportunidad”

Pau Gasol tuvo claro que quería darlo todo por su pasión: el baloncesto. Pero siempre tuvo otras inquietudes. Como el piano y la medicina, a los que llegado el momento tuvo que renunciar; o el deseo de contribuir a “hacer algo que pueda cambiar la vida de otros”, algo que lleva muchos años haciendo y que espera poder seguir haciendo toda la vida. Lo hemos visto ejercer como embajador de UNICEF; realizando viajes humanitarios a Sudáfrica, Angola, Irak, Chad y Etiopía; e implicándose en todo tipo de proyectos y actos solidarios. Aunque se ha volcado especialmente en las causas relacionadas con la infancia. Especialmente desde la creación en 2013, junto con su hermano Marc, de la Gasol Foundation. “Tenemos la oportunidad de tener un impacto grande en la sociedad, en los niños que nos admiran. Y yo he intentado aprovechar esa oportunidad, al margen de la inquietud y de la sensación que me transmite –que es enorme: de recompensa, de bienestar, de completarme como persona…--, para hacer muchas cosas”.


Protagonista de un caso del IESE

La trayectoria de Pau Gasol, del deportista de élite y de la persona que hay detrás, ha sido la fuente de inspiración para el profesor del IESE Santiago Álvarez de Mon, organizador de la sesión de continuidad "Pau Gasol: encuentro con un deportista global" y autor de un caso de estudio sobre la figura de una de las más grandes figuras que ha dado el deporte español.



Agrupación de Antiguos Alumnos