Ken Shibusawa prevé el posible crecimiento de Japón en 2020

Tour del 50º aniversario del MBA del IESE: Tokio

08/04/2015

“Hay que recuperar los valores”, afirmó Ken Shibusawa en un acto de celebración del 50 aniversario del MBA del IESE / Foto: Pauta

¿Puede Japón volver a la senda del crecimiento en los próximos cinco años? ¿Qué impulsaría este crecimiento?

Estas fueron las dos grandes preguntas que lanzó Ken Shibusawa, socio fundador y consejero de Commons Asset Management, y CEO de Shibusawa and Company, durante uno de los actos de celebración del 50º aniversario del programa MBA del IESE, que ha tenido lugar recientemente en Tokio.

Con el título "Hacia un capitalismo humanista del siglo XXI", Shibusawa dio una conferencia en la que vaticinó el surgimiento de un nuevo modelo de capitalismo más en sintonía con las aspiraciones compartidas de la sociedad. En su opinión, la economía nipona podría mejorar si adoptara este nuevo modelo, todo un reto para las futuras generaciones de empresarios del país.


2020, ¿el año del cambio?

Las denominadas "décadas perdidas" —la recesión que comenzó a principios de los 90 en Japón—podrían llegar a su fin en los próximos cinco años, auguró Shibusawa. En 2020 el país no solo acogerá los Juegos Olímpicos, sino que también verá como "la generación del baby boom se jubila y da paso a la siguiente", añadió.

El reto de esta nueva generación será dar con "un modelo de crecimiento sostenible, una cuestión aplazada durante los últimos treinta años y que exige la creación de nuevos sistemas".

Y no será fácil, advirtió. "Tengo dos malas noticias: la evolución demográfica del país dificulta la creación de este sistema económico sostenible y los nuevos protagonistas, educados y formados durante el periodo de crecimiento, no tendrán el dinero del que podrían haber disfrutado en esa época".


En aras del bien común

Shibusawa citó los "valores originales del capitalismo" como una de las claves para estimular el crecimiento sostenible: se trataría de un compromiso tanto con los beneficios empresariales como con los de la sociedad en su conjunto.

"Mi bisabuelo trabajó en el Banco de Japón durante los primeros años de existencia del banco y contaba que este era un río de dinero de tal alcance que afectaba a la realidad social. La nueva forma de capitalismo debe restaurar ese tipo de ideas", concluyó.


Salirse de la norma

Shibusawa apuntó algunos de los problemas que lastran el crecimiento la economía japonesa como, por ejemplo, las dificultades de las empresas para captar valor.

"Soy un inversor y, para mí, invertir significa comprar cuando crees que el precio de mercado de algo es menor de lo que vale y vender cuando el precio es mayor. Pero muchos siguen pensando que el precio es lo mismo que el valor. Se ha afianzado la creencia de que si algo es caro tiene un gran valor y tenemos que cambiar esa manera de pensar".

En el caso de los empresarios, afirmó, eso implica salir de la zona de confort, es decir, de la norma.

"Los japoneses solemos sentirnos muy cómodos en nuestro entorno, donde nacemos, crecemos y trabajamos. Estamos convencidos de que solo los que estamos dentro creamos valor y los de fuera están solos".

"Pero desde fuera se tiene una mejor perspectiva para ver que factores como la responsabilidad social corporativa presentan un gran potencial de creación de valor. Con tan solo asomarnos fuera de nuestra área de confort hallaremos fácilmente respuestas a las preguntas que parecen no tener una solución analizadas desde dentro".

Shibusawa fue el ponente principal de este acto conmemorativo del 50º aniversario del MBA del IESE. En el acto también participó el director general del IESE Jordi Canals, que resumió los cincuenta años del MBA. Habló de las continuas novedades que nutren el programa y que garantizan su permanencia "a la vanguardia de la innovación y la internacionalización" en la educación global para directivos.

Tras Tokio, a lo largo de este año se sucederán otros actos de celebración del 50º aniversario del programa en Singapur, Miami, Nueva Delhi, Londres, Barcelona, Santiago de Chile y Sao Paulo.