¿Cómo mejorar tus inversiones?

Juan Palacios propone algunos consejos para inversiones más rentables

12/08/2015

IESE Business School
¿Quieres invertir de forma segura? Atención a los ETFs y los fondos índice / Foto: IESE

Las fuentes de información más consultadas antes de acometer una inversión son los amigos y familiares, los bancos, los medios de comunicación, y el gobierno. Se trata de fuentes en ocasiones poco fiables, que a menudo no están bien preparadas y que pueden incluso tener conflictos de intereses. El profesor del IESE Juan Palacios apuntó en una sesión dirigida a antiguos alumnos varias enseñanzas que pueden ayudarnos a invertir mejor y con mayores garantías nuestro dinero.

Palacios recordó que en demasiadas ocasiones se confunde especulación con inversión. Por eso advirtió que hay que tener cuidado con determinadas fórmulas especulativas (gestión discrecional, fondos dinámicos, fondos agresivos, hedge funds, gestión alfa, gestión activa… ) que se camuflan bajo formas de inversión.

El profesor también incidió en que invertir en Bolsa a corto plazo equivale a pérdidas seguras. Pero si la inversión es a largo plazo (5, 10, 15 o 20 años), la cosa cambia. En inversiones a 20 años, la Bolsa tiende a dar un 7% de rentabilidad real. Aun así, "mantener la templanza sobre el parqué bursátil no es fácil", admitió.


La regla de oro de la inversión

La fórmula mágica para invertir consiste en tres elementos de obligado cumplimiento: fijarse un objetivo real, diversificar el riesgo y controlar los gastos. El objetivo que se fija el inversor debe ser realista y estar alineado con la situación que busca al acometer la inversión. Además, es muy mala idea tener en cartera dos o tres valores, ya que el riesgo que se corre es alto. La solución pasa por diversificar las inversiones.


Ojo con algunos fondos

Antes de comprar un fondo de inversión, conviene considerar una serie de aspectos. En promedio, la rentabilidad de los fondos es siempre inferior a la del mercado. "La mayoría de gestoras españolas compara la rentabilidad de sus fondos con la de un índice que no incluye dividendos. El resultado de esta comparación es engañoso y sirve para enmascarar los malos resultados de muchos fondos", sostuvo.

Además, los fondos tienen una serie de costes ocultos que suelen ascender al 4% de comisión y, con el paso del tiempo, destruyen el valor de nuestra inversión. Palacios explicó que los fondos con gastos altos tienden a ser los menos rentables.

Asimismo, deben evitarse los hedge funds, también conocidos como fondos de cobertura. Se trata de fondos sin apenas supervisión oficial que invierten prácticamente sin ninguna restricción. Casi todos los hedge funds son altamente especulativos y cobran comisiones muy elevadas (entre el 2 y el 3% anual), y suelen tener otra comisión adicional de hasta el 30% de los posibles beneficios que puedan conseguir. Lo mejor es no arriesgarse y tratas de evitarlos.

"Los fondos que reinvierten los dividendos que reciben de sus inversiones en el mercado suelen ser mejor que aquellos que reparten entre sus partícipes estos dividendos", explicó. Otra de sus recomendaciones es que se debe huir de los fondos denominados en una divisa distinta al euro, porque pagaremos comisiones por el cambio de moneda.


La nueva inversión pasiva: ETFs y fondos índice

En EE. UU., un tercio de los fondos invertidos por particulares ya son pasivos. La gestión pasiva supone mantener una cartera bien diversificada y estable, ajustada al riesgo que el inversor desee asumir. En Europa, a excepción de Reino Unido, este tipo de gestión es casi una desconocida.

Una buena alternativa a los fondos de inversión son los ETF (Exchange Traded Fund), un producto parecido que ofrece numerosas ventajas al inversor. Su principal característica es que cotizan en bolsa continuamente, y que pueden comprarse y venderse a su cotización en cualquier momento. Además, las comisiones de gestión de los ETF son bastante más bajas que las de los fondos.

Otro producto idóneo para un inversor pasivo a largo plazo son los conocidos como fondos índice: aquellos que deben replicar con exactitud la rentabilidad del índice que hayan escogido como referencia. La gestión de un fondo índice es sencilla, y está sujeta a muy pocos gastos, lo que se debe traducir en unos gastos mucho más bajos que los correspondientes a los fondos de gestión activa. "Pero hay algunos fondos índice que no cumplen lo que prometen, y se separan mucho de los correspondientes a su índice inexplicablemente. Hay que evitar estos fondos que han proliferado más de lo que sería deseable en nuestro país", alertó.

Sin embargo, alguna gestora ha empezado a ofrecer este tipo de productos con comisiones del 0,5% o incluso inferiores. "Esto es un signo esperanzador que nos acerca a las condiciones que disfrutan los inversores de otros países con mercados financieros y supervisores mucho más eficientes que los nuestros", destacó Palacios.

El próximo 15 de septiembre, el webinar ‘Los errores más comunes cometidos por los inversores’, con el profesor Javier Estrada, analizará cómo una gestión eficaz de los ahorros puede estar al alcance de cualquier inversor, aunque no tenga profundos conocimientos financieros.