Una recuperación que invita al optimismo

Perspectivas económicas para 2015

23/01/2015

Juan José Toribio

Según el profesor del IESE Juan José Toribio: “El crecimiento del PIB en el 2015 va a estar más cerca del 2,5% que del 2%” / Foto: Javier Arias

La recuperación de la economía española y europea es una realidad. Aunque el 2015 arranca lleno de incertidumbres políticas y económicas tanto en España como en la eurozona, los indicadores y las previsiones apuntan a que este año los nubarrones tienden a disiparse.

Para el profesor Juan José Toribio, en los últimos meses "se ha instalado cierta sensación de bienestar" en buena parte de la sociedad española que contrasta con el abatimiento que produjo la crisis. En este sentido, las previsiones tanto del Gobierno como de Funcas para 2015 apuntalan la senda de la recuperación. El Ejecutivo sostiene que este año el PIB aumentará el 2%, mientras Funcas cifra esta subida en el 2,1%. Ambas instituciones también coinciden en que en 2015 crecerá la demanda interna. "En mi opinión, el crecimiento del PIB va a estar más cerca del 2,5% que del 2%", apuntó Toribio durante una sesión sobre perspectivas económicas para el 2015 dirigida a antiguos alumnos.


Avanzar en las reformas en España

El profesor del IESE destacó los esfuerzos llevados a cabo para reducir el déficit público, sanear el sistema bancario y ejecutar una devaluación interna que ha supuesto una mejora de la competitividad de la economía española, tal y como refleja el superávit en la balanza de pagos.

Toribio dejó claro que es necesario "profundizar y avanzar en las reformas iniciadas" para consolidar una recuperación fuerte y sostenida. Asimismo, abogó por reducir el tamaño de una "administración pública sobredimensionada", por "desjudicializar" las relaciones laborales, por estimular los contratos a tiempo parcial y por eliminar el salario mínimo para combatir el 50% de paro juvenil.


Estímulos en la eurozona

Respecto a la eurozona, Toribio reconoció que las previsiones del FMI, que sitúan el crecimiento en el 1,2% para 2015, no son demasiado alentadoras. El elevado déficit público de la zona euro (2,6%) y una deuda pública acumulada próxima al 94,5% son factores que lastran la capacidad de maniobra presupuestaria de los Estados europeos.

Las instituciones europeas ya han tomado medidas para estimular el crédito en el sector privado, pero es necesario que el BCE traslade dichos estímulos al sector público, tal y como hizo la Reserva Federal con la economía de EEUU. Según el profesor, el anuncio de compra de deuda pública europea por parte del BCE favorecerá la liquidez y estimulará la demanda, pero todo va a depender de qué deuda se compre y de quién asuma los riesgos de estas operaciones.


Grecia y el euro

Toribio tildó de "catastrófica" la posible salida de Grecia del euro, pues supondría la bancarrota del sistema financiero griego, lo cual repercutiría en sus acreedores. "Hay que evitarlo a toda costa", incidió.

El economista recordó que, pese a que el panorama es mejor que hace un año, el FMI ha advertido de los cuatro grandes riesgos que se ciernen sobre la economía mundial en 2015:

  • la falta de sincronía de las políticas de los Bancos Centrales
  • la desaceleración de las economías emergentes
  • el bajo crecimiento de la eurozona y de Japón
  • las crisis geopolíticas (Ucrania, Oriente Medio…)

Por último, Toribio sostuvo que la caída del precio del petróleo puede conllevar un aumento de la demanda, pues favorece el ahorro de las familias, y negó que la economía vaya a entrar en deflación.



Agrupación de Antiguos Alumnos