150 años asegurando el negocio familiar

El Grupo Catalana Occidente celebra su aniversario

05/02/2015

IESE Business School

El Grupo Catalana Occidente celebra su 150 aniversario / Foto: Roger Rovira

“Un agente de seguros es la clave de nuestro negocio. Eso lo entendió mi abuelo, lo entendió mi padre y, por supuesto, lo he entendido yo”. De la importancia de los agentes en el negocio de los seguros habla José María Serra Farré, presidente del Grupo Catalana Occidente y tercera generación al mando de esta empresa que acaba de cumplir nada más y nada menos que 150 años de historia.

Los orígenes del Grupo Catalana Occidente se remontan a 1864, año en que inició su andadura la Sociedad Catalana de Seguros Contra Incendios a Prima Fija, fundada por Fernando de Delás y más conocida como La Catalana. Esa empresa fue adquirida en 1959 por Jesús Serra Santamans, padre del actual presidente, dando origen al Grupo Catalana Occidente.


Comienzos difíciles

De la gestión de su padre al frente del negocio familiar, José María Serra recuerda los duros momentos que vivieron tras la compra de Occidente en 1949. Creyeron adquirir una empresa sana, cuando la realidad era que “estaba totalmente quebrada”. A esa etapa, que consiguieron superar gracias a la posterior integración de La Catalana y sin la ayuda de los bancos, atribuye ese espíritu de independencia y de austeridad que desde entonces caracteriza a la compañía. También de su padre heredó la capacidad de gestionar con visión a largo plazo. Como él solía decir, “las personas podemos envejecer, pero las empresas no”.

Ese carácter, forjado a base de experiencia, tenacidad y capacidad de superación, es el que ha permitido a Catalana Occidente consolidar su negocio y seguir creciendo como grupo. Gracias a la adquisición de varias compañías –MNA (1999), Crédito y Caución (2000), Lepanto Nortehispana (2001), Seguros Bilbao (2004), Atradius (2008) y Plus Ultra (2012)—, y hasta convertirse en lo que es hoy: una de las empresas líderes en el mercado español de seguros, con más de cuatro millones de clientes, 6.500 empleados, unos ingresos en primas de 4.100 millones de euros y un beneficio neto anual de 221 millones de euros. “Somos una empresa que sabe aprovechar las oportunidades”.


Crecimiento, rentabilidad y solvencia

El propósito estratégico del Grupo Catalana Occidente, explica Serra, está muy claro: ser líderes en el mercado español de seguros familiares y de empresa, y ser líderes internacionales en la cobertura de riesgos de crédito. Una misión y una visión que persiguen bajo unas premisas también muy claras: “Nuestras políticas generales van siempre orientadas a compaginar crecimiento, rentabilidad y solvencia”.

En los últimos quince años, más o menos coincidiendo con la primera compra importante, Catalana Occidente ha logrado multiplicar por siete su facturación (el valor de sus primas ha pasado de los 553 millones en 1999 a los 4.100 millones en 2014), y reforzar su solvencia hasta multiplicar por nueve sus recursos permanentes. Y aunque la reciente crisis ha castigado en algunos momentos el precio de sus acciones en la bolsa –no su negocio, que ha crecido y se ha reforzado a pesar de las vicisitudes económicas—, al final, la cotización ha ido respondiendo a la evolución real del grupo. “Hemos aprendido a no dejarnos llevar por las oscilaciones constantes de la bolsa”.


Un máster en compras e integraciones

Catalana Occidente no solo ha llevado a cabo una intensa política de adquisiciones, sino que ha superado con nota el reto que supone la integración de las empresas asimiladas. “Nosotros creemos que es bueno ser cada vez mayores, por una razón muy simple: si eres mayor, puedes ser más competitivo”. Pero, eso sí: José María Serra apuesta por los procesos de integración lentos, y desconfía de las operaciones corporativas basadas en obtener grandes sinergias a corto plazo. “Si vas demasiado rápido en un proceso de adquisición, corres el peligro de perder el equipo, la red de distribución, los agentes y los clientes”. Lentos, pero seguros, ya que todas las compras han acabado reportando rentabilidades superiores al 10%.


Las claves del éxito

Preguntado por las claves del éxito de la compañía, José María Serra destacó, en primer lugar, las ventajas que tiene ser un grupo familiar independiente. “Nos diferenciamos de nuestros competidores en dos cosas muy importantes: la agilidad y la autonomía en las decisiones”. Además, atribuye los buenos resultados conseguidos a la capacidad que han demostrado para crear equipo (“Lo mejor que uno puede hacer con el ‘hombre indispensable’ es despedirlo”), a su espíritu autocrítico (“Hay que evitar caer en la autocomplacencia”) y a una estrategia permanente centrada en hacer lo que realmente saben hacer: seguros.



Agrupación de Antiguos Alumnos