El absentismo laboral en España repunta por primera vez en seis años

IV Informe Adecco sobre Absentismo

17/06/2015

IESE Business School

El absentismo laboral vuelve a repuntar tras la crisis y cuesta más de 9000 millones de euros en España / Foto: David Adamson

El absentismo laboral es una práctica que cada año cuesta a la Seguridad Social más de 4.700 millones de euros por prestaciones económicas y más de 4.500 a las empresas por el abono de la prestación económica en los primeros días de baja.

La principal conclusión del IV Informe Adecco sobre Absentismo, realizado en colaboración con el IESE, Garrigues, AMAIT, FREMAP, la Universidad Carlos III de Madrid y la Fundación Adecco es que, desde finales de 2013, asistimos a tímidos pero continuados síntomas de recuperación económica a los que no ha sido ajena la evolución del absentismo.

El "efecto crisis" en las ausencias del puesto de trabajo está dejando de notarse y, por primera vez en seis años, en 2014 aumentó la tasa de absentismo en España, que ahora se sitúa en el 4,4% frente al 4,1% que registraba en 2013, o el 3,7% del año 2000.

La tasa de absentismo se define como el porcentaje de las horas no trabajadas (sin contar vacaciones, festivos ni horas perdidas debido a ERTEs) respecto a la jornada pactada efectiva. Para el cómputo de la tasa, se han empleado datos sobre horas trabajadas y no trabajadas procedentes de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Antes de la crisis, entre los años 2000 y 2007, la tasa de absentismo no dejó de subir hasta estabilizarse y reducirse ligeramente entre 2008 y 2011, produciéndose una bajada más profunda en 2012 y 2013.

Mientras, la jornada de trabajo efectiva por trabajador y año, fundamentalmente como consecuencia de la reducción de las horas pactadas, se ha reducido un 8% entre 2000 y 2014, siendo este último año de 1.550 horas anuales por trabajador, frente a 1.684 horas en 2000.


Más absentismo en servicios e industria

Si nos centramos en los sectores que componen nuestra economía, la tasa de absentismo es mayor en servicios –4,5%– e industria –4,3%–, mientras que las faltas al trabajo en el ámbito de la construcción son del 3,1%.

El absentismo "fraudulento" asociado a "bajas por incapacidad temporal" durante los años de fuerte expansión (2001-2007) habría desaparecido totalmente en los tres sectores. Así, el leve repunte del 2014 sería una normalización tras la fuerte bajada experimentada en los años anteriores, en los que incluso se dejaban de coger bajas laborales en casos donde sí deberían haberse cogido.

El tamaño de la empresa –según número de empleados– y el sector de actividad no alteran estos resultados, lo que refleja que la economía española tiene un déficit estructural en flexibilidad laboral que incide directamente en el comportamiento de los trabajadores.

El 91% de las empresas controlan las ausencias por licencias y permisos exigiendo la presentación de justificantes médicos o de otro tipo. Tan solo el 2% de ellas dispone de paquetes de horas anuales o sistemas de flexibilidad horaria que facilitan la conciliación de la vida laboral y personal.

Este resultado muestra la necesidad de racionalizar los horarios laborales y mejorar los sistemas y prácticas de flexibilidad horaria y de calendario laboral que faciliten la conciliación de vida laboral y personal.


Y… ¿qué pasa en el resto del mundo?

Entre los factores causantes del absentismo –institucionales, socioeconómicos, las condiciones laborales y el tipo de empresa-, los expertos coinciden en señalar que uno de los más importantes es el institucional, entendido como el marco que establece la cuantía de las prestaciones en situación de baja y las facilidades de tramitación. El absentismo es superior en aquellos países en los que la cobertura por enfermedad es más generosa y/o se obtiene con más facilidad.

El informe ha analizado datos correspondientes a una muestra de países integrada por España, Suiza, Dinamarca, Finlandia, Estonia, Australia, Canadá y Estados Unidos.

De estos datos, procedentes de la OCDE y que cubren el periodo entre 1970 y 2012, se desprenden las siguientes conclusiones:

  • Suiza y España se caracterizan por ser los países con mayor nivel histórico de bajas laborales de entre los ocho analizados, aunque España en 2009 se sitúa por debajo de Suiza y también por debajo de Finlandia, con 9,2 días de baja por trabajador y año.

  • Estados Unidos es el país que presenta los menores niveles históricos de bajas laborales y mantiene, además, una tendencia decreciente en el tiempo.

  • Finlandia, Estonia, Dinamarca, Canadá y Australia presentan niveles de bajas laborales medias y estables, con una leve tendencia creciente entre 1996 y 2008 y una cierta moderación entre 2008 y 2012.