En tiempos difíciles, siempre afloran oportunidades

El CEO de Embratel apuesta por innovar y lograr que tu personal se comprometa

25/06/2015

José Formoso, CEO Embratel

José Formoso, CEO de Embratel: Todo depende de la innovación y de apostar por el cambio / Foto: Ramon Alfano

"El mercado de larga distancia está sentenciado".

Así de contundente se mostró José Formoso, CEO de una de las empresas de telecomunicaciones más grandes de América Latina, Embratel. Formoso impartió una conferencia en el acto de celebración del 50º aniversario del MBA del IESE celebrado recientemente en São Paulo.

No obstante, también dejó claro que la desaparición del mercado de larga distancia no es algo que le quite el sueño especialmente.

"Si creáis equipos comprometidos y apostáis por el cambio", explicó, "os aseguraréis de que vuestra empresa sigue siendo relevante en este mercado de transformaciones constantes".

Y Formoso sabe de lo que habla. Desde que asumió el mando de la empresa en 2008, ya ha navegado –con éxito– por numerosos cambios y desafíos. Hace cuatro años, Embratel inició un proceso de fusión con otras dos empresas de telecomunicaciones: primero adquirió NET y, a continuación, se fusionó con Claro. Unas "transformaciones", afirmó, que han ocasionado cambios significativos en la empresa, tanto internos como externos.


Construir equipos comprometidos

La clave del éxito de Embratel a la hora de capear estos cambios, explicó Formoso, es contar con "un equipo comprometido". Y a su vez, eso se construye sobre tres "pilares básicos": positividad, conectividad y las personas.

En épocas de tensiones –el tipo de tensiones que provocan las fusiones y operaciones– es imperativo estar atento a los "choques culturales", advirtió Formoso, y responder a ellos siempre con positividad.

El networking también es algo que debe fomentarse, considera, para crear una cultura de conectividad y compromiso. A la gente le gusta aprender y ayudarse mutuamente. "Los brasileños son muy solidarios en el trabajo", recordó Formoso. "Y ese es el tipo de actitud que debería alentarse".

En cuanto al tercer pilar, el CEO de Embratel cree que, si bien los procesos son importantes, más lo son las personas, tanto los empleados como los clientes.

"El secreto para mantener la relación ideal con el cliente –que en realidad no es un misterio tan grande– es satisfacer sus expectativas. No hay que prometer más de lo que se puede cumplir, pero siempre hay que cumplir lo que se promete".


Innovación en el modelo de negocio

Con el mercado de larga distancia amenazado, Formoso indica –mencionando un reciente giro en el modelo estratégico y de negocio– que la innovación es clave para la supervivencia.

"Brasil es un país en el que la capacidad del ancho de banda crece a un ritmo superior al 100% anual. El mercado estaba creciendo, pero no estábamos ganando dinero con ello".

La solución ha sido acudir a otras empresas, analizar sus necesidades y averiguar cómo Embratel puede prestarles su ayuda. "Porque esta empresa se creó para conectar personas", recordó.

"Nuestra nueva orientación es la convergencia de las telecomunicaciones y los servicios de TI (Tecnología de la Información) con la movilidad empresarial y los servicios de centros de datos dirigidos a empresas". Y este cambio de rumbo ha precisado de algunos cambios en el equipo.

"Hemos contratado a mediadores y a personas con la capacidad de trabajar en un equipo grande", explicó Formoso. Para garantizar el compromiso de los trabajadores, más de 350 empleados participaron en una discusión de grupo para compartir experiencias y mejores prácticas.

La estrategia parece haber obtenido resultados positivos: desde el tercer trimestre del último año, Embratel ha revertido con éxito déficits subsiguientes. Todavía no han superado a la competencia, pero los resultados empiezan a aparecer, indicó.

Pero a pesar de este cambio notorio, éstos todavía son tiempos de "controlar los gastos y de aprovechar las oportunidades", insistió Formoso.

Y una de estas oportunidades vendrá con las inversiones para mejorar la red de comunicaciones de cara a los Juegos Olímpicos del año que viene en Rio de Janeiro.

"En tiempos difíciles siempre aparecen las oportunidades. Lo que marca la diferencia es encaminarse por la senda adecuada".