Retos económicos, innovaciones disruptivas y nuevos paradigmas

XVIII encuentro de Alumni de Navarra, País Vasco y la Rioja

27/03/2015

IESE Business School

El jurista Antonio Garrigues Walker y el profesor Javier Díaz-Giménez conversaron sobre el agotamiento de modelos clásicos en el XVIII encuentro de Alumni de Navarra, País Vasco y la Rioja / Foto: Manuel Castells

Retos económicos, innovaciones disruptivas y nuevos paradigmas. Ese es el escenario post crisis que dibujaron Antonio Garrigues Walker, presidente de honor de Garrigues Abogados, y el profesor de Economía del IESE Javier Díaz-Giménez, en el XVIII encuentro de Alumni de IESE de Navarra, País Vasco y La Rioja.


Nuevos paradigmas

Antonio Garrigues-Walker habló sobre el agotamiento de modelos clásicos, nuevas realidades y nuevos valores, destacando especialmente el impacto que está teniendo la revolución tecnológica en los modelos de negocio de las empresas. En concreto, hizo referencia al Big Data y a la revolución tecnológica, que, a su juicio, están "cambiando paradigmas". "Vivimos en un mundo volátil, complejo y ambiguo, en el que se están produciendo una serie de revoluciones que están alterando aspectos que creíamos inamovibles".


Innovaciones disruptivas

Una visión compartida por Javier Díaz-Giménez, que coincidió en destacar que "la tecnología ha cambiado radicalmente la forma de vida de las personas. Han confluido muchas fuerzas y se ha producido una gran disrupción en muy poco tiempo, cambiando el modelo de negocio". Y puso como ejemplo los cambios que todo ello está produciendo en el sector del automóvil: "estamos viviendo la confluencia de tres tecnologías que puede que cambien nuestras vidas en unos años: el desarrollo del coche eléctrico, de las energías renovables y de los coches autónomos".

En esta línea, se atrevió a aventurar que "puede que estemos viviendo el final de una era y que vayamos a asistir a innovaciones que se retroalimenten, rompedoras, y que cambien radicalmente la manera que tenemos de entender nuestra vida como especie, nuestra relación con las máquinas, etc.".


Retos económicos

A los desafíos que todos estos cambios imponen, se añaden también los retos que la economía española debe superar todavía. Y a ello se refirió el profesor Díaz-Giménez. La economía española ha crecido en 2014 un 1,4% en términos interanuales, "lo que quiere decir 14.000 millones de euros más de salarios y de beneficios". Eso, explicó, la sitúa en la parte alta de la tabla de los países de la eurozona, "pero todavía no ha llegado a su máximo histórico".

Por otro lado, "un país que todavía supera los 5 millones de parados, no puede decir que ha superado la recesión y la crisis". "Estamos mejor que en 2012, pero necesitamos 60.000 millones de euros más entre sueldos y beneficios para poder estar mejor de lo que hemos estado nunca. Y nos faltan 3 millones de afiliaciones a la Seguridad Social para tener el máximo histórico".

Además, añadió el profesor, es importante tener en cuenta que "la economía española va a depender mucho de cómo vaya la economía europea, especialmente la economía francesa". Y según las previsiones, "se espera que 2015 siga siendo un año malo para Europa, un año recesivo".

Javier Díaz-Giménez reconoció que "es muy difícil predecir qué es lo que va a ocurrir en el futuro, pero lo que sí sabemos es que habrá nuevas olas, nuevas oportunidades, pero también nuevos riesgos". Como conclusión, señaló que los retos de la economía española son principalmente dos: el primer reto es el del empleo y el segundo tiene que ver con las administraciones públicas. "Es cierto que hemos salido del pozo, pero todavía nos queda un camino largo y sinuoso por recorrer", subrayó.

Tampoco Garrigues-Walker se atrevió a poner fecha a una recuperación definitiva: "estamos atravesando la crisis más profunda y dañina que ha vivido la humanidad, y es muy difícil saber cuándo vamos a llegar a una fase de crecimiento". Aun así, él cree que "España está cumpliendo un papel muy digno y empieza a convertirse en el ejemplo para mucha gente". Y quiso lanzar un mensaje positivo: "si mantenemos una actitud positiva, rehuimos el pesimismo y somos capaces de ponernos nuevas metas, España podría dar un gran salto".