Contra el gasto sanitario, sistemas basados en evidencias

22 Encuentro del sector sanitario

28/10/2015

Value-based Healthcare: Innovations for a New Era

"Instead of a conversation about price we now can have a conversation about value." Sir Andrew Dillon, Chief Executive for United Kingdom's National Institute for Health and Care Excellence (NICE) outlines the mechanics of Evidence-based Healthcare, one of the models designed to crack the sustainability issue of both public and private systems. Outcome-based Healthcare and Cognitive Computing were also discussed at IESE's 22nd Healthcare Industry Meeting." Get inspired! Subscribe to IESE's YouTube Channel: http://bit.ly/IESEyoutube http://www.iese.edu/

Belén Garijo, consejera delegada de la división de cuidado de la salud de Merck y Víctor Grífols, presidente y consejero delegado de Grífols, S.A. / Foto: Jordi Estruch

Lograr una mayor sostenibilidad económica de los sistemas sanitarios en un momento en que la esperanza de vida no para de crecer, estar presentes en el mercado global y aprovechar las posibilidades que ofrece el big data son algunos de los principales retos que plantea la transformación de la industria de la salud, según constataron expertos reunidos en el 22 Encuentro del sector sanitario celebrado recientemente en el IESE de Barcelona. 

El debate analizó las principales tendencias que se adivinan hoy en este ámbito: la financiación de los sistemas sanitarios en países donde los recursos son limitados,  las fórmulas que mejoren la eficiencia y las ventajas que puede aportar el análisis de los datos masivos al desarrollo de nuevos productos y servicios. 

Un entorno exigente

Belén Garijo, consejera delegada de la división de cuidado de la salud de Merck, señaló la evolución hacia un modelo de negocio “multicliente” —cada vez más exigente— como el primer punto para la reflexión: “Agencias regulatorias, financiadores públicos y privados, profesionales sanitarios y pacientes cada vez más informados exigen dirigir el negocio de forma diferente”. 

Por su lado, Víctor Grífols, presidente y consejero delegado de Grífols, S.A., apuntó que la globalización entraña algunas ventajas, como la posibilidad de “armonización de criterios a nivel farmacéutico”. Grífols destacó como un avance significativo el registro centralizado de los 28 países de la Unión Europea y los planes para armonizar criterios entre Europa y Estados Unidos. 

La importancia de los mercados emergentes

La diversificación del riesgo que permite el escenario global obliga a las compañías a “aprender a gestionar los mercados emergentes”, apuntó Garijo, teniendo en cuenta las diferencias entre países. Aprender a gestionarlos resulta vital para “competir y diversificar mejor la estrategia y anticipar el perfil de riesgo de tu negocio futuro”, añadió. 

Grífols consideró que las diferencias entre los países occidentales y el resto del mundo son tan grandes que “hay que dar más tiempo” a los que no se encuentran en un nivel avanzado de desarrollo: “Falta mucho para poder implementar nuestra política sanitaria y criterios de salud en países en los que no tienen ni para comer”. Además, agregó, “hay muchas formas de aumentar la salud de un pueblo y un país sin incurrir en demasiados gastos farmacéuticos”.

Más investigación para curar más

Seguirá siendo fundamental estimular el avance en I+D, aunque este capítulo también presenta interrogantes. 

“Hemos mejorado las perspectivas vitales de pacientes que antes no se curaban, porque esta no es solo una cuestión financiera, hablamos de curar más, que es nuestra misión”, explicó Garijo. En este campo, “la medicina de precisión es una enorme oportunidad de futuro para adecuar y conocer mejor cuáles son las áreas en las que vamos a producir más valor por el mismo dinero”, añadió la CEO de Healthcare. 

Grífols reconoció que las industrias sanitarias cada vez son más eficaces y “capaces de resolver problemas que antes resultaban muy caros”. De todas formas, consideró que el debate sobre el coste de la sanidad no va a cambiar: “Hagas lo que hagas, el Estado nunca estará satisfecho”. 

En un entorno de progreso continuo surge la cuestión sobre si resulta sostenible el bienestar. Para el presidente de Grífols, en el futuro alguien debería determinar si el progreso en cuanto a la mejoría de la esperanza de vida es bueno o malo y hasta dónde se puede llegar porque, bajo su punto de vista, “¿para qué serviría vivir más años si lo países no pueden garantizar el bienestar?” 

Según Garijo, “tenemos que pasar de un entorno político y demagógico a que se hable menos de generalidades y mucho más de planes de negocio”. 

El caso del Reino Unido

Precisamente Andrew Dillon, jefe ejecutivo del National Institute for Health and Care Excellence (NICE) del Reino Unido, analizó el asunto del gasto sanitario en el sistema de salud británico. 

Dillon abordó el doble reto que debe afrontar el sistema sanitario para mejorar resultados ofreciendo guías basadas en la ciencia de la evidencia: por un lado, en la toma de decisiones para la asignación de recursos y, por el otro, sobre las nuevas estrategias en la atención sanitaria, que son revolucionarias y ofrecen mejorías espectaculares aunque, a la vez, plantean nuevos retos. 

Según Dillon, los sistemas sanitarios de muchos países afrontan un periodo de restricciones financieras importantes, mientras crecen las ambiciones de la población en este campo y se siguen desarrollando tecnologías cada vez más innovadoras y caras. 

Las oportunidades del big data

Según Luis Campos, Director General para España y Portugal de GE Healthcare, nadie duda de que existe un reto sobre la sostenibilidad el sistema sanitario. “Pero la buena noticia —apuntó— es que es un sector en el que todavía hay grandes oportunidades de mejora en la gestión”. En este sentido, el big data y “el tratamiento de la información serán el catalizador fundamental para mejorar y quemar esa grasa que todavía nos sobra”. 

Campos subrayó que en estos momentos se está usando sólo un 3% de la información disponible de forma útil. Y se preguntó sobre las posibles mejoras que se podrían obtener si en lugar de un 3% se usara un 10 o un 25%. 

En la misma línea, Jordi Martí, Vicepresidente y Director General de Celgene España y Portugal, dijo que “la ciencia ya no es suficiente para tener éxito en el mercado” por lo que hay que buscar “la transversalidad”. “La única forma de ganar valor es medir las cosas aprovechando los datos”. 

Haig A. Peter, consultor ejecutivo y embajador de computación cognitiva en IBM Research de Zurich, puso cifras a la revolución de los datos. Para Peter ya no estamos ante el big data sino ante “un auténtico tsunami” de información de la que todavía no se explota todo el potencial. 

Peter apuntó que cada persona generará a lo largo de su vida 1 millón de gigabytes de datos sobre su historial sanitario, lo que equivaldría al contenido de 300 millones de libros de texto. 

A pesar de la magnitud de los retos que este volumen de información plantea, Peter concluyó: “Bienvenidos a la era cognitiva, esto es sólo al principio de algo apasionante, así que allá vamos”.