Bienvenida, nueva clase del MBA

Una promoción muy internacional se embarca en un viaje “transformador” de 2 años

14/09/2015

MBA
El MBA del IESE: “Es estimulante y gratificante, tanto a nivel personal, como a nivel profesional” / Foto: IESE

Una excitante e innovadora experiencia aguarda a los 297 nuevos alumnos que hoy inician el programa MBA 2015-2017.

En el aula les esperan los desconocidos rostros de sus nuevos compañeros de clase, que provienen de 55 países diferentes, cada uno de ellos con un origen cultural diferente y puntos de vista únicos. Pero esos rostros pasarán a serles familiares pronto: entre ellos se encuentran futuros amigos, socios comerciales y relaciones que durarán toda la vida, cuyas culturas y perspectivas diversas contribuirán al desarrollo mutuo de todo el grupo.

La naturaleza internacional del MBA del IESE es una de las razones por la que los participantes han escogido el programa.

Según Sean Porta, delegado del consejo de alumnos y estudiante de segundo año del MBA, esta diversidad no era solo "un requisito más a la hora de escoger escuela, era imprescindible. La muy diversa comunidad de alumnos del IESE es una razón muy importante por la decidí venir aquí: cada día escuchas las ideas que un grupo de orígenes geográficos y profesionales muy variados aporta a la clase".

La candidata para 2016 del MBA, Camille Chow, coincide: "uno de mis principales objetivos a la hora de ir a una escuela de negocio es ampliar mis puntos de vista y aprender de personas con diferentes trayectorias, experiencias y culturas", asegura Chow, de Singapur. "En el IESE, la oportunidad de trabajar y aprender de un grupo de personas tan diverso e interesante me ha permitido conocer distintas ideas, y me ha inspirado en muchos sentidos. Creo que mi experiencia MBA no habría sido tan gratificante sin un alumnado tan variado".

La nueva hornada de alumnos de primer año se encontrará con un entorno igual de multicultural. Un 80 % de la promoción de 2017 es internacional: provienen de países como Estados Unidos, la India, Brasil, Japón, el Reino Unido, China, Francia, Taiwán y Chile, así como también de España.

Esta inmersión de dos años en el desarrollo profesional y personal cambiará la vida de los alumnos que hoy empiezan las clases. Con un promedio de cinco años de experiencia laboral, el grupo –un 28 % del cual son mujeres– se enfrentará colectivamente a grandes retos, aprenderán juntos, y también los unos de los otros, tanto dentro como fuera del aula. Tal y como expone Frida Rustøen, de Noruega, "la diversidad del alumnado del IESE, combinado con el método del caso, fomenta un entorno excelente para la formación".

"Es estimulante y gratificante, tanto a nivel personal como a nivel profesional", concluye Rustøen.