Suiza, Singapur y EE. UU., los países más competitivos

El IESE participa en el ranking del Foro Económico Mundial

30/09/2015

Zurich

Suiza es el país más competitivo del mundo por séptimo año consecutivo, según el “Informe Global de Competitividad 2015-2016” / Foto: iStock

Suiza es el país más competitivo del mundo por séptimo año consecutivo, según el “Informe Global de Competitividad 2015-­2016”. Mientras, muchos mercados emergentes no están progresando demasiado, lo que podría ocasionar algunos problemas en el futuro, advierte el análisis anual del Foro Económico Mundial.

¿Qué países están haciendo los máximos esfuerzos para impulsar su competitividad, y por lo tanto su productividad? Según el informe, que clasifica y retrata a 140 economías que representan más del 98 % del PIB mundial, las mejores puntuaciones se las llevan Suiza, Singapur y Estados Unidos, por ese orden.

A pesar de un contexto de aumento de la productividad más lento, crecimiento económico reducido y mayor desempleo –especialmente entre los jóvenes– la competitividad sigue siendo relevante. Publicado por el Foro Económico Mundial, el Informe Global de Competitividad subraya la importancia de la competitividad de un país en su recuperación de la crisis y para resistir futuras convulsiones económicas. El profesor del IESE Antoni Subirà y la investigadora Maria Luisa Blázquez ejercen como miembros colaboradores del Foro Económico Mundial en España para la elaboración de este informe.

“El nuevo patrón de crecimiento lento de la productividad supone una seria amenaza para la economía global, y tiene un impacto considerable en la capacidad del mundo para poder afrontar retos clave como el desempleo y la desigualdad salarial,” explica Xavier Sala-i-Martin, asesor jefe del Informe Global de Competitividad, en la nota de prensa de la WEF.

Junto a Suiza, otros cinco países europeos figuran en el top 10 de este año: Alemania (4ª), Países Bajos (5ª), Finlandia (8ª), Suecia (9ª) y el Reino Unido (10ª). Y además de Singapur, otras dos economías asiáticas se encuentran entre las más competitivas: Japón (6ª) y la Región Administrativa Especial de Hong Kong (7ª).

Cambiando los patrones geográficos del crecimiento

Las economías avanzadas, como por ejemplo Estados Unidos, están ganando terreno en comparación con la mayoría de los mercados emergentes en la medida en que el crecimiento global no acaba de despegar. Si observamos el crecimiento del PIB en 2013, el crecimiento anual de los mercados emergentes superaba el de las economías avanzadas por un amplio margen: 5 % contra 1,3 %. Sin embargo, ahora, en 2015, los mercados emergentes están creciendo menos del doble que los países desarrollados: 4,2 % contra 2,1 %, tal y como indica el informe. Los últimos datos sobre competitividad también reflejan esta tendencia, con algunas economías avanzadas redoblando esfuerzos para garantizar una mayor productividad en el futuro.

“El fracaso, especialmente el de los mercados emergentes, en mejorar la competitividad desde la recesión sugiere que las futuras convulsiones en la economía global podrían tener profundas y prolongadas consecuencias”, advierte el Foro Económico Mundial.

Los 12 pilares de la competitividad

Las 140 economías que aparecen en el informe de este año se evalúan según los 12 pilares de la competitividad. A saber: las instituciones; las infraestructuras; el entorno macroeconómico; la salud y la enseñanza primaria; la enseñanza superior y la formación; el rendimiento del mercado de bienes; la eficiencia del mercado laboral; el desarrollo del mercado financiero; la madurez tecnológica; la dimensión del mercado; la sofisticación de los negocios; y por último, la innovación. Los que obtienen mejores resultados –en especial Suiza, Singapur y Estados Unidos– destacan especialmente, año tras año, en el fomento de la innovación y el talento. De hecho, éste es el séptimo año consecutivo en el que Suiza ocupa el número 1 del ranking, obteniendo buenas puntuaciones en los 12 pilares.

Mientras tanto, en Europa, tanto España como Italia están haciendo progresos en el afianzamiento de su competitividad. España sube dos posiciones, desde la 35ª hasta la 33ª, esencialmente gracias al aumento de su eficiencia en los mercados laboral, el de bienes y el financiero. Italia también está mejorando la eficacia de sus mercados, y ha escalado seis puestos, desde el 49º hasta el 43º. Mientras tanto, las mejoras en el mercado de productos y en el mercado laboral en Francia (22º) y Portugal (38º) se ven anuladas por rendimientos débiles en otras áreas. Grecia se mantiene este año en el puesto número 81, aunque basándose en datos que se recogieron antes del rescate financiero de junio.

Entre los mercados emergentes más observados del mundo, hay algunas malas noticias. Brasil (75º) está perdiendo empuje en un contexto de inestabilidad y pérdida de confianza en las instituciones públicas. Turquía (51º) afronta problemas similares. China se mantiene en el 28º puesto, el más alto para una economía emergente, aunque la pérdida de impulso y su economía en fase de transición podrían ocasionarle algunas dificultades en el futuro.

Pero en el apartado de buenas noticias, la India ha conseguido darle la vuelta a una tendencia a la baja que duraba ya cinco años, escalando unos espectaculares 16 puestos hasta alcanzar el número 55 este año.

Consulta el “Informe Global de Competitividad 2015-­2016” del Foro Económico Mundial