“Hay que pisar el terreno donde se generan los negocios”

Ángel Rivera, del Banco Santander, a los alumnos del Executive MBA

26/08/2016 Madrid

Ángel Rivera

Ángel Rivera, del Banco Santander: “Hay que cultivar la vida familiar y personal. Al final de vuestro camino es lo que os va a quedar” / Foto: IESE

“No levantéis los pies del suelo. Da igual la posición que tengáis: hay que pisar siempre el terreno donde está la gente que hace que las cosas sucedan”. Esta fue la recomendación de Ángel Rivera (PADE ‘03), director de la división de banca comercial del Banco Santander, a los alumnos del Executive MBA (EMBA) durante una sesión celebrada en Madrid.

Ángel Rivera puso en evidencia hasta qué punto “el esfuerzo, tener una mente muy abierta y no tener horarios” han sido sus grandes aliados. Para el directivo “el aprendizaje, unido a la actitud personal, son fundamentales. No dejéis nunca de aprender, la formación es continua. Pero no es lo único importante. La clave es que no descuidéis la actitud, y más en una economía y un entorno social y cultural como el actual”.


Pulsar la realidad y ser coherente

“Una de las lecciones que he aprendido es la coherencia, que en la vida es algo fundamental”, confesó Rivera.

Cuando asumió la dirección de recursos humanos del Banco Popular, decidió entrevistarse una a una con las 9.000 personas que trabajaban en la entidad. “Quería saber qué sentían que podían aportar, qué les gustaba y qué no, cómo percibían, tanto el futuro del banco, como la estrategia aplicada. Nos aportó un termómetro de la realidad y de cómo las personas pueden contribuir a mejorar la empresa”.

Rivera instó a los alumnos del Executive MBA a “viajar más y abrazar el cambio sin reservas y con pasión. Lo ilustró con su experiencia profesional, recordando el momento en que declinó un contrato con una entidad bancaria americana, para reincorporarse al Banco Popular por un cambio de equipo directivo.


Una oportunidad de transformación

Tras 24 años de carrera en la banca, le propusieron liderar la transformación digital del Santander, “un proyecto increíble por la presencia internacional que supone”, apuntó Rivera. El directivo admitió que le costó tomar la decisión de dejar el Banco Popular, entidad con la que conserva un fuerte vínculo emocional. “Mantengo un sentimiento hacia la empresa que me ha ayudado a crecer personal y profesionalmente, y un compromiso con las personas con quién lo he compartido”.

A día de hoy, Rivera se enfrenta a un nuevo reto, el digital: “Nuestra industria se tiene que transformar, para competir ante la revolución digital que estamos viviendo”. “Hay que estar abiertos a situaciones nuevas y tomarlas con mucha positividad, aunque parezcan desafíos complicados. Los conocimientos se adquieren a base de muchísimo esfuerzo diario”. Eso sí, un entorno colaborativo siempre ayuda: “No es fácil, hay que saber escuchar y tener una voluntad decidida para identificar hacia dónde quieres encaminar tu futuro”, apuntó.

Ángel Rivera quiso dedicar una mención al “tiempo para uno mismo, para reflexionar más allá del trabajo, al que dedicamos muchísimo”. Y a la familia: “Al final de vuestro camino es lo que os va a quedar; hay que cultivarla y volver a la vida familiar y personal”, concluyó.