¿Un brexit "blando" y un Trump "moderado"?

Expertos analizan las consecuencias económicas de la convulsión política en el Reino Unido y EE. UU.

01/12/2016 Barcelona

IESE Business School
(De izqda. a dcha.) Sofía Rodríguez, del Banc Sabadell; Enric Fernández, de Caixabank y el profesor del IESE Xavier Vives / Foto: Edu Ferrer

El 20% de los ingresos de la industria financiera británica son de procedencia europea. Renunciar a ellos sería una decisión crítica. Y es que el sistema financiero del Reino Unido, con epicentro en la City londinense, es un activo importante no solo para la economía británica, sino también para la economía de Europa y del mundo.

Este es uno de los motivos por los que Sofía Rodríguez, economista jefe del Banc Sabadell, defendió, en la sesión de Alumni "Consecuencias económicas del brexit y de la elección de Donald Trump", la hipótesis de un brexit "blando". Una salida negociada y pactada por la que el Reino Unido mantenga vínculos económicos estrechos con la Unión Europea. En esto trabajan ahora los políticos, y le dan diversos nombres: Flexibrexit o brexit a la carta.

"La única certeza respecto al brexit –asegura Rodríguez– es que el pueblo británico ha dado un mandato a las autoridades para salir de la UE. Lo que no dice el resultado es cómo hacerlo, ni tampoco está claro qué relación quieren los británicos con la Unión".

El desencanto que ha movido a los británicos a decidir salir de la Unión y a los norteamericanos a votar a Donald Trump "no se solucionará con una vuelta a políticas económicas más propias de los años 80. Eso no funcionará", opina Rodríguez.


Confianza, a pesar de todo

Cuestiones de índole política, como la exigencia del Reino Unido de limitar la movilidad de las personas —un asunto nuclear para los miembros de la Unión— y la negativa a someterse al tribunal de justicia común son las que van a marcar el futuro del brexit.

Una recuperación de la soberanía íntegra que puede tener como contrapartida la pérdida de los derechos de pasaporte para las instituciones financieras británicas.

"Las instituciones jugarán su papel de salvaguarda", argumenta la directiva del Banc Sabadell, que recuerda también que el déficit por cuenta corriente del Reino Unido es del 5% del PIB, financiado con préstamos procedentes, en muchos casos, de Europa. "Es importante que no se produzca un stop repentino", y por eso confía en la capacidad de los negociadores de dar confianza a los inversores internacionales durante la transición.

Mientras las urnas han decidido que el Reino Unido salga de la UE, en Estados Unidos ha ganado las elecciones el candidato anti-establishment.

Para Enric Fernández, economista jefe de Caixabank, la realidad política llevará a Donald Trump a moderarse. Por una parte, necesita el apoyo de la mayoría republicana del Congreso; por otra, "si quiere maximizar las probabilidades de reelección deberá adoptar un enfoque menos duro".

Fernández espera una política fiscal moderadamente expansiva, con un "estímulo del gasto en infraestructuras: el tipo de gastos del cual el país más se puede beneficiar".


La guerra comercial, con México

En sus intervenciones durante la campaña, Trump hizo del proteccionismo una bandera. Para aplicar "alguna medida que contente a sus seguidores", el nuevo ocupante de la Casa Blanca "puede introducir aranceles, justificando políticas antidumping, simbólicamente potentes, pero que no desaten represalias por parte de sus socios".

Sofía Rodríguez vaticina que Trump será "muchísimo más agresivo con México que con China, con quien los Estados Unidos tienen una relación más de iguales y no pueden ser tan lesivos".

"Dudo mucho que una reversión a las políticas de los años 80 sea la solución a los fallos de la globalización del siglo XXI". Sofía Rodríguez, economista jefe del Banc Sabadell

El efecto Trump augura una mayor actividad económica. De hecho, Enric Fernández apunta que las previsiones de inflación repuntaron al alza a solo tres días de la victoria del republicano. "Nos situamos en un escenario con una revisión al alza de las expectativas de subidas de tipos de interés".

Se prevé una subida de tipos el mes de diciembre de 2016 y 3 subidas más por cada uno de los dos años sucesivos. Un repunte que, según el responsable económico de CaixaBank, se reflejará también en la prima de riesgo. "La bolsa, además, ha dado la bienvenida a Trump, especialmente en los Estados Unidos, con una afinación al alza de la curva de los tipos a largo plazo".

Para fundamentar sus afirmaciones, Fernández toma como referencia la hipótesis de un Donald Trump moderado en sus decisiones.

Desde el punto de vista político, augura que tanto en el caso británico como en el norteamericano habrá votantes "decepcionados", aunque esto, apunta, "debería servir para que otros países nos demos cuenta de lo importante que es llevar a cabo políticas que generen un crecimiento más inclusivo y más cohesión social".