"La falta de humildad puede conducirnos al fracaso"

Alexandre Burmaian, del banco Sofisa, a los recién graduados del Executive MBA 2016 de São Paulo

21/06/2016 Sao Paulo

Alexandre Burmaian

Alexandre Burmaian, presidente del Banco Sofisa: “Los mejores ejecutivos que conocí destacaron por la forma como trataban a las personas” / Foto: Fernando Mucci

“Trabajar con personas brillantes reafirma tu deseo de ir cada vez más lejos”. Con esta recomendación se dirigió Alexandre Burmaian, presidente del Banco Sofisa, a los alumnos del Executive MBA São Paulo durante la ceremonia de graduación de la promoción 2016, celebrada recientemente en la ciudad brasileña, en un año que coincide con el 50 aniversario de otro programa de la escuela, el MBA.

El acto fue la culminación de un recorrido de 18 meses en el que los 28 participantes han recorrido medio mundo: desde São Paulo hasta Barcelona, pasando por Shanghái y Nueva York, en un programa que ya va por su 3 edición.

Burmaian explicó cómo llegó a ser presidente de Sofisa, un banco de control familiar con casi 60 años de historia. Según el directivo, además de contar con el ejemplo de su padre, que “me enseñó a trabajar duro y de forma honesta”, también fue fundamental “observar cómo actuaban las personas talentosas”. “Esta atracción natural por ese tipo de personas me permitió, ya desde muy joven, formar equipos que me demostraron que es posible hacer cosas sorprendentes”.

Fue así como Sofisa, “el David en un mercado de Goliat”, creó en 2011 el primer banco online de Brasil, Sofisa Directo.

El directivo brasileño recordó la frase de Andrew Grove, uno de los principales ejecutivos de Intel: “El éxito alimenta la complacencia, la complacencia alimenta el fracaso, y solo el paranoico sobrevive”. Y la personalizó: “Solo los paranoicos y los humildes sobreviven, porque el ingrediente común de los paranoicos, según el propio Grove, es la humildad”.

Burmaian también destacó que, en un mundo donde la meritocracia se ha traducido en obtener resultados a toda costa, “los mejores ejecutivos que conocí destacaron por la forma como trataban a las personas”.


La importancia de la ética

El profesor José Ramón Pin, director académico del EMBA São Paulo, dio a los nuevos graduados la bienvenida a la comunidad de antiguos alumnos de la escuela, integrada por más de 45.000 directivos y empresarios. Y les recordó que "estamos aquí para festejar vuestros éxitos y ayudaros en vuestras dificultades, porque el EMBA de verdad empieza ahora. Tenéis que devolver a la sociedad lo que habéis recibido, y en eso también queremos ayudaros”.

Pin les recordó la importancia de actuar con criterios éticos en la empresa. “Porque la falta de ética repercute en la felicidad de cada uno”. Aristóteles ya afirmaba que el problema de actuar con injusticia es que te vuelve injusto. Además, sin ética no es posible tener amigos, y sin amigos, decía el filósofo griego en su Ética a Nicómaco, “nadie quisiera vivir, aunque tuviera todos los bienes del mundo”.

El profesor subrayó la importancia de los “amigos verdaderos” que se llevan los nuevos graduados del programa. “En el EMBA hemos aprendido la co-opetición, cooperar y competir a la vez. No se trata de ser el más brillante, sino el que más aporta al conjunto. A partir de ahora tenéis que hacer lo mismo con vuestros compañeros, más aún si la distancia os separa”. Y eso con todos, incluso con aquel “que parecía que no tenías afinidad personal. Porque todos tenemos nuestra función en la vida”.


Más allá de los conocimientos sobre la empresa

El presidente de la promoción 2016 del EMBA São Paulo, Lucas Tolosa Jorge, se hizo eco de las palabras de Pin e insistió en la importancia de la amistad: “Uno de los aspectos más relevantes de estos dos últimos años ha sido compartir las diferentes historias y culturas de hombres y mujeres sin igual”.

Tolosa también recordó el papel principal que los graduados de esta promoción van a jugar en la concienciación y transformación de la sociedad, dada la compleja situación que atraviesa la economía brasileña y mundial.

">