"La nutrición de precisión es el futuro"

20 Encuentro de Alimentación y Bebidas

27/05/2016 Barcelona

Alimentación de nueva generación

Un gran reto: mejorar el perfil nutricional de sus productos e impactar de manera positiva en la salud pública global. Este contexto y los desafíos a los que se enfrenta la industria alimentaria fueron los ejes de uno de los paneles del 20 Encuentro de Alimentación y Bebidas, organizado por el IESE en colaboración con Deloitte y que tuvo lugar en el campus de Barcelona del IESE. ¡Inspírate! Suscríbete al canal de YouTube del IESE http://bit.ly/IESEyoutube http://www.iese.edu/

(De izqda. a dcha.) Diana Roig, de Unilever, Alfredo Martínez, de la Universidad de Navarra, Anabel Aragón, de Nestlé, y Raimon Ripoll, de Deloitte / Foto: Jordi Estruch

La obesidad es ya considerada como la epidemia del S. XXI en los países desarrollados. En el otro lado del espectro, en cambio, la desnutrición sigue lastrando a los más pobres. Esta es la realidad que, junto a la explosión demográfica que se espera a lo largo de este siglo y el envejecimiento de la población, se le plantea a la industria alimentaria en el futuro próximo.

Todo esto supone un gran reto para el sector: el de mejorar el perfil nutricional de sus productos e impactar de manera positiva en la salud pública global.

Este contexto y los desafíos a los que se enfrenta la industria alimentaria fueron los ejes de la sesión “Es demografía, es nutrición”, uno de los paneles del 20 Encuentro de Alimentación y Bebidas, organizado por el IESE en colaboración con Deloitte y que ha tenido lugar recientemente en el campus de Barcelona.


Vidas más sostenibles

Diana Roig, responsable de Nutrición y Salud de Unilever España, explicó cómo la compañía ha desarrollado, desde 2010, su “Plan de vida sostenible”. Con esta iniciativa –consciente de su responsabilidad en la alimentación de las personas en todo el mundo– la multinacional intenta “alimentar mejor a la población global en todas sus vertientes”.

Los tres grandes objetivos de Unilever en el campo nutricional son tres: ayudar a mil millones de personas a mejorar su salud y bienestar; reducir a la mitad el impacto ambiental de sus productos, y que el 100% de sus materias primas proceda de fuentes sostenibles.

Se trata de una visión que sintoniza a la vez con un cambio de tendencia en la población, como ya señalan algunos estudios. Anabel Aragón, responsable de Nutrición y Salud de Nestlé España, explicó que una investigación reciente de la compañía muestra cómo en la sociedad “existe cada vez un interés mayor por la nutrición y la salud, la sostenibilidad y el futuro del planeta”.

En España, por ejemplo, crecen las conductas “flexitarianas” –personas que son “casi” vegetarianos, pero que, en ciertas ocasiones, consumen carne y pescado ecológico– y el gusto por los productos de proximidad.


Adaptar a cada necesidad

Las condiciones y necesidades de los distintos países y de su población obligan a las compañías a diversificar sus iniciativas. Por ejemplo, en el terreno nutricional Unilever adapta sus productos a las necesidades de los distintos perfiles: en Nigeria distribuye cubitos de caldo enriquecidos con hierro, mientras que en Vietnam provee al mercado de especias enriquecidas con vitamina A.

Es lo que en palabras del profesor Alfredo Martínez, catedrático de Nutrición y director del Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra, se denominaría la “nutrición de precisión”, aquella que tiene muy en cuenta las características de cada persona y su entorno a la hora de establecer cuáles debe ser la dieta alimenticia que más le convenga.

Martínez subrayó que es fundamental que, al hablar de nutrición, se tengan en cuenta los aspectos personales, ambientales y de entorno, más allá de la genética. Por ello, “la nutrición de precisión supone un gran reto para las empresas, los investigadores y los ministerios”.

En este sentido, el centro del que forma parte está preparando una guía de alimentos de precisión, que viene a ser lo que la Guía Michelin al mundo de la gastronomía. “Esto es el futuro –remarcó–, porque no sólo comemos para alimentarnos, nos nutrimos para cuidarnos”.

El rol de las empresas es importante, más si se tiene en cuenta que se percibe como una cuestión de salud pública. En los países desarrollados la obesidad infantil pronostica una población futura con muchos problemas de salud cuyos costes, a su vez, pueden dispararse –solo en España, el 18% de los niños sufren obesidad y si a esto le sumamos el porcentaje de niños con sobrepeso, entonces asciende al 45%–.


Ser parte de la solución

Nestlé comparte el compromiso de Unilever por elevar el perfil nutricional de sus productos. La multinacional agroalimentaria dispone de 40 centros de investigación para desarrollar mejoras en su producción y, solo en el último año, ha invertido más de 1.500 M€ en su departamento de I+D. Así lo explicó la directiva Anabel Aragón: “La compañía ha decidido ser protagonista activo y contribuir a la solución porque no queremos ser parte del problema”.

Para Nestlé, las tres áreas clave de compromiso en el campo nutricional son “los productos, la información y la educación”. La multinacional procura poner sus productos “al día para que sean los mejores en su área”, ofrecer una información “transparente y responsable”, e impulsar hábitos de vida saludable.

“Hasta ahora estábamos obsesionados con la cantidad, pero uno de los elementos que se aborda ahora es la calidad”, añadió el profesor Martínez. Y es que, como decía el sabio de la Antigüedad, Hipócrates, “haz que el alimento sea tu medicina y la medicina tu alimento”.

">