Estrategias para librar la batalla por el automóvil

31 Encuentro IESE Auto

16/11/2016 Barcelona

IESE Auto
¿Qué es lo realmente relevante para el cliente actual del sector del automóvil? Esa es la cuestión que se debatió durante el 31 Encuentro de Automoción / Foto: Jordi Estruch

“Tienes que trabajar en lo que te hace especial”. Para Luca de Meo, presidente de Seat, el futuro de los fabricantes de coches pasa por la diferenciación de las marcas, que debe responder a un propósito claro, y en el desarrollo de ventajas competitivas sostenibles. “Las marcas importantes se basan en un sentido claro de propósito, en equipos convencidos de que están creando algo único, y de que lo están haciendo como nadie”. La clave, añadió, está en preguntarse “¿en qué podemos ser mejores que el resto?”, en encontrar ese “algo que nos haga verdaderamente especiales para una gran mayoría de consumidores”.

En eso, precisamente, están ahora ellos: “Mi prioridad es construir con el equipo algo que sea relevante para el cliente. Algo en lo que estemos convencidos que somos los únicos que podemos hacerlo tan bien”. Pero, ¿qué es lo realmente relevante para el cliente actual del sector de la automoción? Esa era la pregunta implícita en el 31 Encuentro de Automoción del IESE, celebrado este año bajo el lema "La batalla por el automóvil", que un año más reunió a los principales expertos y actores del sector.
 

Valor para el cliente

Según la experiencia de Seat, “al cliente lo que más le atrae es una experiencia fácil con el producto o servicio. Una facilidad de uso que ellos identifican con transparencia, ahorro de tiempo y manejo intuitivo”.

Y en esa línea de trabajo se perfila el futuro de la compañía: “Queremos convertirnos en los mejores a la hora de darles lo que están pidiendo, queremos hacer de Seat la marca que facilitará la movilidad a la gente mejor que cualquier otra”.
 

El futuro de los fabricantes

En su exposición, Luca de Meo también enumeró las tres megatendencias principales en el sector que, en su opinión, lo están llevando a una fase de reset: los vehículos eléctricos, la conducción autónoma y el coche conectado.

Para las dos primeras, Seat confiará en la fortaleza del grupo Volkswagen. Pero en el caso del coche conectado, su intención es ejercer un rol de liderazgo activo: “El coche conectado es nuestra prioridad, tanto en nuestro negocio como en nuestra hoja de ruta tecnológica”.

Seat, por tanto, ve una oportunidad de clara de negocio en la conexión del vehículo con el usuario, con el concesionario, con las infraestructuras y en la de todos ellos entre sí mismos. Y cree que su futuro pasa por “desarrollar un ecosistema digital alrededor del producto”.

El coche va a tener, sin duda, un papel muy importante en el Internet de las Cosas. Google, Apple o Microsoft, por ejemplo, hace tiempo que lo saben, y por eso ya hace años que han puesto a este sector en su punto de mira. Así que el reto, añade, pasa por “crear un ecosistema de movilidad y servicio alrededor del producto en el que la gente quiera entrar”. En otras palabras: “creando el software alrededor, vamos a proteger el hardware”.

Nissan también cree que el futuro de los fabricantes pasa por seguir lanzando innovaciones al mercado. Innovaciones que, según explicó Frank Torres, vicepresidente de Nissan Europa, ellos han dirigido hacia tres grandes áreas de crecimiento: el desarrollo de la nueva categoría de vehículos crossover, el coche eléctrico y la conducción autónoma. La visión de Nissan se mantiene en el reto del “doble cero”: cero emisiones, cero accidentes.

Con ese doble objetivo Nissan sigue trabajando en nuevos desarrollos, básicamente enfocados en dos prioridades:

  • potenciar el uso del vehículo eléctrico (en el que son líderes mundiales) por la vía de mejorar la extensión de la autonomía de sus baterías para poder convertirlo en un futuro, no ya en un medio de transporte de personas, sino en un medio de transporte y almacenaje de energía para otros usos;
  • y avanzar en la tecnología de conducción autónoma (aunque para Nissan eso no significa, en ningún caso, prescindir del conductor) para reducir la siniestralidad, ya que “el 90% de los accidentes de tráfico son causados por errores humanos”, tal y como recordó el presidente de Nissan Europa.

El coche conectado

El coche del futuro no será solamente un coche, sino también el centro de una plataforma que integrará distintos servicios y funcionalidades para mejorar la experiencia de uso.

En este futuro que Seat y otros fabricantes imaginan, el cliente ya no será el punto final de la cadena, sino el centro de la red. El número de transacciones entre los puntos se multiplicará exponencialmente, y se diseñará toda una oferta alrededor del usuario –y, ¡ojo! no necesariamente propietario– que, probablemente, se contratará mediante una tarifa mensual con, prácticamente, todo incluido: nos olvidaremos de pagar el seguro, del mantenimiento…

Todo estará incluido en esa tarifa que, además, nos permitirá disfrutar de todo tipo de servicios ofrecidos por otros socios y proveedores de ese ecosistema: desde descuentos en aparcamientos o una suscripción premium a un servicio de música en streaming a contratos de telefonía más ventajosos o el último modelo de teléfono móvil, y todo ello sin un coste adicional. Así, por lo menos, es como lo imagina Luca de Meo.

Frank Torres, por su parte, visualiza un futuro basado en un concepto de movilidad inteligente que se sustenta en tres pilares:

  • conducción inteligente (asistida por tecnología de conducción autónoma);
  • carga inteligente (con energía limpia, almacenable e intercambiable: de casa al coche y, por qué no, también al revés, gracias a los sistemas de carga bidireccional), e
  • integración inteligente de tecnología, servicios y aplicaciones para mejorar la experiencia de uso del automóvil (por ejemplo, una app que nos permita comprar o compartir un vehículo con otros usuarios, como la que la compañía tiene previsto lanzar para su modelo Micra el año que viene en París).