Los mercados financieros se preparan para la subida de tipos

El Centro Internacional de Finanzas del IESE celebra su XXIV Simposio Internacional

27/04/2017 Madrid

(De izqda. a dcha.) José Manuel González Páramo, Juan José Toribio y Juan Carlos Ureta | IESE Business School
(De izqda. a dcha.) José Manuel González Páramo, consejero ejecutivo de BBVA, el Prof. del IESE Juan José Toribio, y Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4 / Foto: Javier Arias

Esperada normalización de la política monetaria. Este fue el tema central del debate que ayer clausuró en Madrid el XXIV Simposio Anual del Centro Internacional de Finanzas (CIF) del IESE, en el que participaron el consejero ejecutivo de BBVA y también profesor del IESE, José Manuel González-Páramo, el presidente de Renta 4, Juan Carlos Ureta, y el profesor de la escuela Juan José Toribio como moderador.

Ambos expertos coincidieron en afirmar que ha llegado el momento de reducir la liquidez de los mercados y se mostraron convencidos de que las políticas del Banco Central Europeo y la FED van a estar coordinadas de una u otra manera en los próximos meses.


Endurecimiento de la política monetaria

A propósito de las futuras subidas de tipos de interés, González-Páramo anunció su convicción de que la FED aumentará los tipos hasta el 2% en varios plazos y, además, decidirá no renovar las compras cuando comiencen los vencimientos.

Por lo que se refiere al Banco Central Europeo, el consejero ejecutivo del BBVA recordó que “estamos en el camino de empezar a abandonar la política de compras de títulos, pero todavía es pronto para saber si el BCE dejará primero de comprar y después subirá tipos, o lo hará en paralelo”. González-Páramo apostó porque las subidas se retrasen hasta finales de 2018.

Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4, también se refirió al endurecimiento de la política monetaria durante su intervención y confió en que los bancos centrales actúen en consonancia.

Ureta explicó que no comparte la euforia que se vive desde 2016 en ciertas plazas financieras e hizo una lectura muy escéptica de los acontecimientos. “No quiero ser negativo –dijo–, pero creo que no es un buen momento para la complacencia; de hecho, los mercados están emitiendo mensajes cruzados y parece que se está producido un cierto enfriamiento desde la apuesta inicial, esa idea de que la normalización monetaria y la ‘reflación’ de Trump traerían un crecimiento secular”.

El presidente de Renta 4 reconoció que quizás la normalización monetaria no sea tan agresiva como estaba prevista ni las políticas reflacionistas de Trump tan exageradas, pero señaló que hay que estar atento a las señales: “En mi opinión hay riesgos financieros latentes y estos, en un momento dado, pueden trasmitirse a la economía real”.

Así, advirtió que si todo lo que ha prometido Trump se cumple, el dólar puede llegar a apreciarse entre un 20% o 25%. Y “si esto ocurriese, el sistema bancario mundial sufriría, sólo hay que mirar las cifras de endeudamiento en dólares”.

También puso el foco en la FED y en los problemas que podrían derivarse de las futuras subidas de tipos de interés. “Los mercados de activos son muy sensibles a los repuntes  de tipos y lo serán más en el futuro, después de años de bajadas”.   


Claves para proteger el patrimonio

En este contexto de cierta euforia –pero también de cierta volatilidad–, Ureta se preguntó cuál sería la mejor manera de proteger y rentabilizar el patrimonio, y dio tres claves:

  • Conectar la inversión financiera con la economía real.
  • Invertir por fundamentales, evitando el front running y el carry.
  • Que el precio pague el riesgo.

Dicho esto, presentó un modelo de asignación de activos marcado por las siguientes estrategias:

  • Mantener unos niveles elevados de caja para aprovechar la volatilidad.
  • Apostar por los bonos corporativos, emergentes y flotantes.
  • Tomar posiciones en empresas globales y empresas locales.
  • Realizar coberturas vía opciones.
  • Usar el oro como activo alternativo.
  • Realizar arbitrajes entre activos similares.


Menor crecimiento, menor inflación

González-Páramo centró su intervención en las perspectivas económicas 2017-2018. Dibujó un panorama económico mundial marcado por tasas de crecimiento más bajas –1,7% en la UE, 2,3/2,4% en Estados Unidos y alrededor del 6% en China– y expectativas de inflación más moderadas. Y se felicitó porque el Congreso de los EE. UU. impida a Trump jugar a los extremos.

Por lo que se refiere a la economía española, destacó los avances realizados desde la salida de la crisis: crecimiento del 3% para este año, vigor de las exportaciones y el turismo y reducción del déficit público, que bajará del 4,3% en 2016 hasta el 2,1% en 2018, lo que permitirá eliminar el procedimiento de déficit excesivo.

Pero insistió en que “sería convenía no confiarse sobre el futuro, pues aún queda mucho por hacer”. Y apuntó los problemas pendientes: el paro, las dificultades de las empresas para acceder a la financiación, la productividad y los obstáculos legales que impiden a las pymes crecer.

Durante la jornada el equipo investigador del CIF, formado por los profesores de Finanzas y Economía de IESE, también expusieron algunas de las investigaciones más relevantes del curso académico.