Uno de cada cinco puestos ha cambiado de trabajador en el 1er trimestre

Meta4 y el IESE presentan la 6ª edición del Índice de Dinamismo Laboral “Meta4 IDL”

26/04/2017 Madrid

Índice de Dinamismo Laboral (6ª ed.) | IESE Business School
Evolución del peso de las bajas voluntarias sobre el total del empleo (azul), y de las bajas voluntarias en empresas con altos niveles de bajas por finalización de contrato temporal (rojo) en relación con el resto de empresas (verde) / Gráfico: Informe “Índice de Dinamismo Laboral (6ª ed.)

El Índice de Dinamismo Laboral, medido por Meta4 y analizado por el IESE, ha alcanzado un 21,4% en el primer trimestre de 2017, siguiendo su tendencia al alza iniciada a principios de 2011 y alcanzando su máximo desde su creación en 2010.

La sexta edición de este informe –elaborado por la profesora del IESE Marta Elvira y el profesor de la Universidad Camilo José CelaStefano Visintin en colaboración con Meta4– presenta, por primera vez, el análisis de uno de los principales factores que contribuyen al dinamismo laboral, es decir, la rotación voluntaria, considerado como un indicador del estado de salud del mercado laboral.

El aumento de este tipo de rotación suele reflejar una mejora del mercado laboral al tratarse de bajas producidas por voluntad del trabajador como consecuencia de la búsqueda de nuevos retos profesionales.

El Meta4 IDL revela que el número de trabajadores que han abandonado voluntariamente sus puestos de trabajo se ha multiplicado por cinco entre 2010 y 2017. Así la media de empleados que dejaron su trabajo de forma voluntaria ha pasado de aproximadamente 1 por cada 600 en 2010, a 1 por cada 120 a finales de 2016.

Si la mejora del mercado de trabajo se midiera a través del aumento de la rotación voluntaria, los datos de este último informe mostrarían que dicha mejora, aunque escasa, dio comienzo a partir de 2010.

Sin embargo, el crecimiento de la rotación afecta de manera diferente a los distintos tipos de empresas. Las bajas voluntarias aumentan, primero, en empresas con plantillas compuestas por altos porcentajes de trabajadores temporales, que comenzaron a dejar sus puestos ya a partir de 2010. Desde 2012, se observa también una creciente incidencia de las bajas voluntarias en los trabajadores del resto de empresas, quizá debido a una mejora de las oportunidades laborales, lo que incita a la búsqueda de mejores retos profesionales.


Flexibilización del empleo, una nueva tendencia

El Meta4 IDL continúa registrando un alto y creciente dinamismo en el mercado laboral analizado, situándose en el mayor nivel registrado desde 2010: en concreto, el indicador ha aumentado más de 17 puntos porcentuales entre principios de 2011 e inicios de 2017. Estos datos muestran que las empresas están buscando y poniendo en práctica cada vez más modalidades de flexibilización del empleo.

Este aumento de dinamismo puede ser indicador tanto de un incremento de mejoras de eficiencia por parte de las empresas como de la existencia de mejores oportunidades para quienes se encuentran temporalmente sin empleo. Sin embargo, también puede significar un incremento de la precariedad y una creciente rotación de las plantillas, que limitan la retención y formación de talento.

En este punto, los autores insisten en la importancia de reflexionar sobre nuevas medidas de retención del talento para no descapitalizar los equipos de la empresa y poner en peligro la competitividad futura.


¿Equilibrio entre creación y destrucción de empleo?

El Meta4 IDL refleja una estabilidad en la creación de empleo y una reducción en su destrucción entre octubre del 2016 y marzo de 2017.

En la segunda mitad de 2015, la creación de empleo parecía disminuir, pero volvió a crecer en 2016, permaneciendo estable durante los dos últimos trimestres analizados.

En el primer trimestre de 2017, por cada 100 empleos, han desaparecido 3,6 y se han creado 5,7. Así, ambos procesos, tanto el de creación como el de destrucción de empleo, han afectado a menos del 10% de los empleados.

Por consiguiente, según el informe, la suma de nuevas contrataciones y bajas alcanza más del 30% de los puestos de trabajo, de los cuales un 21,4% es consecuencia del dinamismo laboral. De estos datos se desprende que, a pesar de que los movimientos del mercado laboral crecen a un ritmo histórico, la creación y destrucción de empleo lleva estancada desde principios de 2015.


Más información en IESE Insight