Un programa para el director general de hoy

El Programa de Dirección General (PDG) se adapta a las nuevas necesidades de formación de los ejecutivo

09/01/2017 Barcelona & Madrid

Programa de Dirección General (PDG) | Executive Education IESE Business School
El Programa de Dirección General (PDG) es un programa para directivos que buscan reflexionar y encontrar puntos de vista nuevos desde el vértice de la empresa / Foto: Edu Ferrer

El trabajo de los directivos ha cambiado mucho en los últimos años. Las tecnologías digitales, la globalización, el clima de incertidumbre y la incorporación de nuevas generaciones de empleados les obligan a adaptarse y a desarrollar nuevas competencias. Su trabajo sigue siendo tomar decisiones, pero ahora deben hacerlo teniendo en cuenta nuevas variables y, sobre todo, utilizando nuevas herramientas.

Consciente de estos cambios, el IESE ha iniciado la renovación del contenido y las metodologías de aprendizaje de sus programas de formación de directivos. El Programa de Dirección General (PDG) ha sido el primero en adentrarse en este proceso.

“La introducción de novedades en los programas forma parte de la esencia del IESE. Aunque el método del caso sigue totalmente vigente, hemos querido tener presente en sus contenidos los retos y oportunidades a los que se enfrentan las empresas en el entorno actual”, afirma Mireia Rius, vocal del Consejo de Dirección del IESE para programas de executive education.

“No hemos cambiado los contenidos del programa, aunque hemos añadido áreas hasta ahora no incluidas”, asegura.


Directivos sénior con ganas de mejorar

El PDG es un programa para directivos que buscan reflexionar y encontrar puntos de vista nuevos desde el vértice de la empresa. Para los participantes, el programa supone un paréntesis de un día que dedican a crecer profesionalmente y a aprender de otros, pero también para conocerse mejor a través de la introspección y de otras actividades.

“El PDG es un programa que ha funcionado de manera excelente en los últimos 50 años, ayudando a directivos a ser mejores profesionales y a tomar mejores decisiones. La clave es generar un ambiente de aprendizaje alrededor de cuestiones que les son familiares mediante situaciones concretas, es decir, casos”, explica Luis Palencia, director académico del programa.


Los beneficios del método del caso

El programa sigue centrado en la discusión de casos empresariales, una metodología que, bien empleada, siempre se mantiene vigente. Para Ariadna Colomer, socia fundadora de Creative Beauty, “a través del método del caso, el programa te ayuda a estructurar mejor tus ideas y te facilita la toma de decisiones”.

Fidel Mallo, director de la Corporate People Unit de Eurofred, fue en su momento una joven promesa que se integró en el Comité de Dirección de la empresa con tan solo 30 años. Una gran oportunidad, aunque también un reto complejo: “En los últimos ocho años he aprendido de manera empírica y buscaba un entorno que redondeara y consolidase ese aprendizaje. A la experiencia, muchas veces, le falta un marco y un sistema para racionalizar y aumentar el impacto de lo que dices y haces”, afirma.


Nuevas metodologías activas

Para complementar el poder pedagógico del método del caso, el nuevo PDG incorpora una serie de metodologías activas que permiten ahondar en ciertas competencias de liderazgo y áreas estratégicas como la digitalización o la gestión de cambio.

  • Taller de Negociación: sesiones prácticas destinadas a reforzar una de las tareas fundamentales y más habituales del directivo.
  • Coachingejecutivo: se ofrece la posibilidad de participar en un proceso de coaching ejecutivo que arranca con una Evaluación de Competencias de Liderazgo mediante el test IESE 360º.
  • Executive challenge: cada participante expone a otros cinco compañeros un problema de su empresa y recibe consejo estructurado. Tiene lugar en grupos diferentes de los habituales, formados según afinidad por sector y experiencia.
  • Simulación sobre gestión del cambio que complementa a la implantación de la estrategia.
  • Taller de digitalización que pretende concienciar a los participantes sobre los retos que supone la progresiva digitalización de gran parte de los sectores.

Los nuevos talleres y las simulaciones facilitan la interacción entre participantes y el desarrollo de capacidades. Según Mallo, los talleres “aportan una relación de confianza extra con los compañeros que no están en tu grupo de trabajo. Favorecen dinámicas diferentes, fuera del aula, que fortalecen la cohesión de toda la clase”.


Refuerzo tecnológico

La tecnología también ha estado presente en esta actualización del programa. Parte del contenido teórico que podía impartirse en clase se distribuye, ahora, como contenido online en pequeños videos (“píldoras”). Se han introducido, también, casos en formato audio que complementan al formato en papel o electrónico.

“Los contenidos online me han permitido preparar las clases en los momentos que tenía libres en el despacho y los casos en audio me han facilitado la primera lectura del caso”, afirma Colomer.

“Creo que la parte online nos fuerza a todos a entender mejor y a usar unas tecnologías que ya están presentes en todo tipo de negocios y sectores”, asegura Frank Pérez, director de Retail Go to Market, Data Intelligence y e-Commerce de Unilever, donde trabaja desde hace más de 25 años.


El poder de intercambiar puntos de vista

Los participantes de hoy siguen buscando el máximo de oportunidades de interacción con otros compañeros: “El participante invierte mucho tiempo trabajando con el mismo equipo de trabajo, lo cual es muy positivo, pero, con el nuevo formato, hemos querido crear otros espacios adicionales de interacción”, afirma el profesor Palencia.

Frank Pérez explica: “Quería trabajar con directivos de perfiles totalmente diferentes y de sectores distintos a los míos”.

Por su parte, Ariadna Colomer explica que, aunque es directiva desde hace más de una década, no se había reciclado formalmente: “Siempre recibo inputs de la misma gente y del mismo sector. Tenía muchas ganas de abrir la mente y de comprender otras problemáticas”.


Renovarse para seguir en el primer puesto

A pesar de estar valorados cada año entre los mejores del mundo según el ranking del Financial Times, los programas formación de directivos del IESE siguen renovándose continuamente para responder al entorno cambiante al que se enfrentan los directivos.