Michelin aumenta las revoluciones de su innovación

Terry K. Gettys, vicepresidente de I+D, indica que, para innovar, las empresas deben ser ágiles y centrarse en el cliente

15/02/2017 Barcelona

iStock
Los aspectos clave del liderazgo y la innovación son: visión, excelencia en las operaciones, escuchar a los clientes, agilidad, asunción de riesgos, empoderamiento y desarrollo de las habilidades / Foto: iStock

Las estrategias de innovación empresarial exigen tomar decisiones con rapidez, trabajar de forma colaborativa, y escuchar las necesidades de los clientes, cree Terry K. Gettys, vicepresidente ejecutivo de Investigación y Desarrollo del Grupo Michelin.

Gettys, ingeniero de formación que ha trabajado en el grupo durante 38 años, considera la innovación parte del “ADN de Michelin,” un factor que ha sido clave para el crecimiento de la empresa desde 1889.

Ante una audiencia formada por estudiantes del MBA en el campus del IESE en Barcelona, esta semana Gettys ha explicado que, en los últimos años, Michelin ha cambiado su forma de innovar para centrarse en crear un “un lugar de trabajo inspirador para ideas disruptivas” que estimule formas de pensar novedosas.

La nueva estrategia de la empresa se basa en plataformas multidisciplinares, en la colaboración, y en un enfoque centrado en el cliente. ¿Su objetivo? Seguir siendo competitivos acelerando la innovación.

Tradicionalmente, Michelin había seguido un proceso clásico de innovación en tres etapas: investigación avanzada, investigación aplicada, y desarrollo del mercado e industrialización.

Pero Gettys cree que este proceso se está quedando obsoleto: aunque pueda ser efectivo, es “demasiado lento” para el entorno innovador actual y “no lo bastante interactivo con los clientes”.

En la nueva estrategia de Michelin, son fundamentales las plataformas multidisciplinares formadas por la investigación, el desarrollo de marketing, y los equipos industriales, que trabajan juntos con un objetivo en común, y que tienen autonomía para tomar decisiones.

El resultado de todo ello es un proceso de innovación optimizado, más rápido y más efectivo, que ahorra tanto en tiempo de desarrollo como en costes. Además, ha añadido Gettys, “a los equipos les encanta la responsabilidad que supone trabajar de esta forma”.


Cliente y rendimiento de la empresa, en el centro

La nueva estrategia de Michelin introduce algunos atajos para ofrecer una respuesta más rápida a los clientes, tener una mayor agilidad para responder a sus necesidades y dar a conocer los productos, ha comentado el directivo.

En Michelin, la innovación consiste en la “creación de un nuevo valor reconocido por el cliente” y debe dar solución a sus problemas, así como contribuir al rendimiento general del grupo.

Dos son los tipos de innovación de producto que conducen a la expansión del mercado, ha asegurado, la revolucionaria y la de renovación. La primera cambia las reglas del juego; la segunda preserva el valor de mercado, y el atractivo.

Entre los objetivos clave del proceso de innovación de Michelin están: diferenciar los productos con renovaciones constantes, y contribuir a los resultados económicos mediante “nuevas materias primas y mayores rendimientos” de las plantas de la empresa.


Una movilidad sostenible

A largo plazo, las investigaciones de Michelin también buscan soluciones mejores y más sostenibles para la movilidad. En 2002, por ejemplo, se convirtió en la primera empresa de neumáticos en ingresar en el World Business Council for Sustainable Development.

Se calcula que el número de vehículos en circulación se duplicará durante los próximos 30 años, ha recordado Gettys. Y aunque esto podría beneficiar al desarrollo económico y al ocio personal, también puede generar problemas como “una mayor contaminación, congestión y consumo de materias primas”.

En este sentido, las prácticas innovadoras de Michelin tienen en cuenta el medio ambiente, ya que usan “materiales limpios” y buscan reducir las emisiones industriales, indicó.


Diversificar más allá de los neumáticos

Y aunque el negocio de los neumáticos aún supone el 95% de sus ventas, la empresa ha ampliado recientemente su estrategia innovadora. Ha iniciado servicios como el mantenimiento de equipos, y ha avanzado en su división de guías de restaurantes con funciones como “Bookatable”, un sistema de reservas online.

El I+D de Michelin también ha producido innovaciones en materiales de alta tecnología tales como la impresión 3D sobre metal. De hecho, la empresa forma parte de una joint venture en esta área.

La diversificación exige un proceso innovador aún más rápido. La dinámica del sector de los servicios “no es como la de los neumáticos”, ha reflexionado Gettys. La introducción de nuevas funciones y atributos se mide en meses, no en años. Y Michelin ha adaptado su estrategia para “co-innovar con sus clientes”.

Según Gettys, esto supone un cambio en la “mentalidad cultural” de la empresa, puesto que implica “moverse más rápido, tomar más riesgos” y “aprender a escuchar al cliente”.


Visión, intuición y disposición para tomar riesgos

La innovación tiene requisitos singulares sobre el liderazgo. Tener visión es una cualidad indispensable para los directivos que supervisan la estrategia de innovación, y los líderes deben otorgarle a sus equipos la autonomía para tomar decisiones y desarrollar sus habilidades para poder garantizar la excelencia en las operaciones.

En su opinión, los aspectos clave del liderazgo y la innovación son: visión, excelencia en las operaciones, escuchar a los clientes, agilidad, asunción de riesgos, empoderamiento y desarrollo de las habilidades.

Pero Gettys recuerda que siempre existirá el elemento de la incertidumbre: “Las innovaciones para el futuro nunca son seguras. Necesitas tener intuición, saber en qué se debe apostar, y también saber cuándo parar”.