5 claves para la felicidad personal y un liderazgo de éxito

Arthur Brooks, del American Enterprise Institute, insta a los futuros líderes a plantearse el por qué de lo que van a hacer

19/05/2017 Barcelona

Arthur C. Brooks | IESE Business School
Arthur C. Brooks a los futuros líderes: “La finalidad de vuestro trabajo es servir a los demás. Como líderes empresariales, vais a contribuir a que haya personas que puedan salir de la pobreza” / Foto: IESE Business School

En este momento atípico en la política y economía mundiales, el papel fundamental de un líder resulta más evidente que nunca. Y cómo ser un líder eficiente, qué es lo que hace de alguien un líder, y cómo mejorar las dotes de liderazgo son cuestiones que, inequívocamente, están sobre la mesa.

Arthur Brooks, presidente del American Enterprise Institute y autor de varios best-seller, compartió sus opiniones personales con los estudiantes del MBA sobre lo que debería hallarse en la raíz del buen y tan necesitado liderazgo en una reciente visita al campus del IESE en Barcelona.

“Todo el mundo pregunta ‘¿a qué te dedicas?’, cuando en realidad lo que quieren decir es ‘¿a qué te dedicas para ganar dinero?’ Pero la verdadera pregunta, la realmente importante, es ‘¿por qué lo haces?’”, planteó. “Y tenéis que conocer la respuesta a esta última pregunta o, de lo contrario, no seréis capaces de hacer lo que se supone que debéis hacer, y otros decidirán la respuesta por vosotros”.

El presidente del think tank conservador subrayó el lugar que ocupa el servicio hacia los demás en la misión de un auténtico líder de éxito, y también en la felicidad personal. “La finalidad de vuestro trabajo es servir a los demás. Como líderes empresariales, vais a contribuir a que haya personas que puedan salir de la pobreza. Y eso es lo que de verdad importa”.

Los MBA tendrán que decidir entre convertirse en líderes que unen a las personas, o líderes que dividen a las personas, afirmó Brooks.

Convencido de que lo que buscarán estos futuros líderes será unir a las personas alrededor de un objetivo común, propuso cinco claves para convertirse en un mejor líder:

  1. Aprender a contar una historia… y hacerlo una y otra vez

    Brooks admitió que la cosa puede parecer absurda. Pero respaldando su argumento con una investigación de Uri Hasson, del Princeton Neuroscience Institute, apuntó que contar una buena historia al empezar una reunión o una presentación es una forma de situarse al mismo nivel que tu audiencia. Si queréis unir a las personas alrededor de un objetivo común, tenéis que contar una historia sobre personas, afirmó. Si contáis bien la historia, antes de que ésta acabe, los cerebros de los oyentes estarán intentando predecir finales plausibles, lo que significa que, si queréis llevar a alguien a lugares en los que no han estado antes, “podéis hacerlo con historias”.

    Y para que esto funcione, Brooks identificó cinco ingredientes imprescindibles: simplicidad (evitar detalles innecesarios), emoción (lo que incluye humor, tristeza o alegría), verdad (el ponente debe creerse lo que está contando), realidad (también debe haberlo vivido) y validez (que funcione con todo tipo de audiencia).
     
  2. Ser amable

    Contrariamente a la triste frase que dice que “los chicos buenos serán los últimos”, Brooks aseguró que ser amable es esencial para liderar y obtener un impacto. Varios estudios han demostrado que la gente se siente atraída hacia las personas amables. Los grandes líderes combaten el desdén y el rencor teniendo un buen corazón. La amabilidad y la compasión no son para los débiles; son para los líderes. Las personas débiles no son capaces de sentirlas”, sostuvo. Es un reto por el que vale la pena esforzarse, y es precisamente este “cambio de vuestro propio corazón el que puede cambiar un entorno nocivo a vuestro alrededor”.
     
  3. Sonreír

    “Vosotros sois los dueños de vuestros estados de ánimo. Como líderes, no podéis ser sus esclavos”, afirmó Brooks. “Si estáis estresados, no podéis llevar vuestro estrés a la oficina”. En un estudio, cuando se pidió a los participantes que calificaran la eficiencia de dos líderes de equipo, el que sonreía fue considerado tres veces más eficiente que el que no lo hacía aunque hubiesen pronunciado exactamente las mismas palabras. “Nadie quiere trabajar para alguien que no sonría”, aseguró.
     
  4. Evitar los enfados

    Enfadarse tan solo impide ser amable. “Neurológicamente, el enfado anula la amabilidad. Por lo que evitarlo es, esencialmente, una forma de que el botón de la amabilidad esté siempre encendido”, apuntó Brooks.
     
  5. Ser agradecido

    “Dad las ‘gracias’. La forma de derrotar a vuestros enemigos es convertirlos en vuestros amigos”, indicó Brooks. “Esa es vuestra arma secreta. Si lo aprendéis, tendréis una gran ventaja y lograréis alcanzar un éxito loable y merecido”. Y la gratitud también ayudará en el ámbito personal. “Entender y expresar vuestra gratitud a aquellos que os rodean es la clave para el éxito y para vuestra felicidad personal”.