Lecciones de liderazgo para jóvenes aprendices de director general

Jaime de Jaraiz (PDG '11), presidente y CEO de LG Electronics Iberia, descubre sus secretos ante los Executive MBA

05/09/2017 Madrid

Jaime de Jaraiz | IESE Business School
La máxima de Jaime de Jaraiz, de LG, es que las ideas vienen de arriba, pero se construyen desde abajo en un compromiso cerrado con el equipo | Foto: Restauración News

Desde hace más de 20 años, a Jaime de Jaraiz, presidente y CEO de LG Electronics Iberia, le le acompaña esta máxima: “Las decisiones se toman de arriba a abajo, pero se construyen de abajo a arriba”. Se trata de una sentencia muy sabia que aprendió cargando y descargando camiones en la década de los noventa.

Lo contaba él mismo en el campus de Madrid, en una sesión exclusiva para los alumnos del Executive MBA: medio centenar de jóvenes profesionales que en la actualidad están ampliando su formación directiva en el IESE.

Al estilo de los mejores conferenciantes de TED, Jaime de Jaraiz desgranó con humor los avatares de una vida profesional que ha estado plagada de oportunidades, retos y esfuerzo. De hecho, es el único directivo no coreano que preside una de las subsidiarias de LG en todo el mundo.


La necesidad de formar un buen equipo

Todo comenzó en Danone, el gigante de la alimentación en el que Jaraiz desembarcó a principios de los 90. Llevaba consigo una licenciatura en Derecho y un flamante título MBA por la Universidad de Houston. Y llegaba con la intención de convertirse en el mejor jefe de ventas de área.

No lo tuvo fácil. “Allí no me quería nadie, ni los de arriba ni los de abajo. Mi título les espantaba”, dijo. Y fue entonces cuando no le quedó más remedio que dar portazo a los recelos de sus superiores y ganarse la hospitalidad de sus empleados poniéndose a trabajar con ellos codo con codo. “Yendo a cargar yogures de madrugada”, recordó.

Fue en esas horas intempestivas cuando empezó a poner en práctica algunas de las enseñanzas aprendidas en el MBA, y a desarrollar esa visión estratégica que le ha acompañado desde entonces en su escalada hasta la dirección ejecutiva.

“Con ellos de mi parte, pude introducir flexibilidad en el negocio y llevar a cabo los cambios necesarios para ganar en productividad y en ventas”, contó. La máxima se hacía realidad: las ideas venían de arriba, pero se construían desde abajo, en un compromiso cerrado con el equipo.

El actual presidente de LG Electronics ganó la partida y logró introducir las mejoras exigidas. Pero hechos los cambios, llegó la hora de partir. “En ese puesto, el de jefe de ventas, no trabajaba lo suficiente o, al menos, no trabaja todo lo que yo quería trabajar”, reconoció en su conferencia.


Hagas lo que hagas, sé el mejor

Continuó, entonces, su carrera en otra multinacional, la compañía holandesa de electrónica Philips, donde ocupó diversos cargos y donde llegó a ser director de marketing y director del área de electrónica de consumo. Allí, durante casi una década, trabajó siguiendo la famosa recomendación de Abraham Lincoln: “Hagas lo que hagas, sé siempre el mejor”.

En esto ha consistido la apuesta profesional de Jaime de Jaraiz desde que abandonó la universidad: en mirar al presente y en no obsesionarse con el porvenir. “Siempre he creído que si uno trabaja bien, termina recogiendo los frutos de ese trabajo”, aseguró.

En el año 2005, el actual presidente de LG volvió a apostar por el cambio. Sentía que de nuevo había quemado una etapa profesional y que había llegado la hora de apostar por las nuevas oportunidades que se cruzasen en el camino. En aquel momento, LG Electronics era una compañía con un futuro muy prometedor y Jaraiz no dudó en embarcarse en un proyecto “con una enorme proyección estratégica y de negocio”.


Apostar por la promoción interna y el talento

Sin duda, LG Electronics ha sido su tercer y decisivo reto profesional. Entró en la compañía hace 12 años y desde entonces no ha dejado de escalar posiciones. Y también de hacer historia. Primero como director general, después como vicepresidente y, por último, desde 2015, como presidente y CEO – estos dos últimos cargos también los ocupó en LG Canadá hace cuatro años.

Su elección como máximo responsable de la empresa en la península ibérica se ha interpretado en todos los foros empresariales como una apuesta decidida de la compañía surcoreana por el talento y la promoción interna. Otra máxima de dirección que Jaraiz reivindica y practica.

“Llegar hasta aquí ha sido un proyecto profesional y también personal muy enriquecedor, con algunos sinsabores y mucho trabajo detrás. Porque el liderazgo hay lucharlo, y es necesario ir despacio para aprender a ganar. Pero yo he sido corredor en varias categorías de motos –motocross, minimotos (3º de la Copa de España en 1999) y velocidad (125 cc)–, así como deportista –compitiendo en Atletismo de velocidad con el Club Larios–, y sé lo que es competir. Yo me levanto todos los días para ganar y ser mejor que nuestros competidores”.