Mujer y liderazgo

< Volver

Mujer y liderazgo

Barcelona, 27, 28 y 29  de junio de 2017

Contenido

Liderazgo y perfil de la mujer directiva
El hecho de ser mujer tiene implicaciones tanto en el contenido como en el estilo de la dirección. Por ejemplo, por su empatía, las mujeres suelen estar muy preparadas para gestionar entornos diversos o cambios dentro de las organizaciones. En cambio, toleran mal los entornos agresivos y la falta de compromiso de sus equipos. A lo largo del curso analizaremos las características diferenciales de la gestión femenina e identificaremos los puntos en los que esta diferencia puede suponer una ventaja.

Autodiagnóstico de competencias
Las competencias más importantes para la dirección están relacionadas con las habilidades para liderar, analizar decisiones, negociar y crear redes de relación. Durante este programa utilizaremos un sistema de autoevaluación con el que cada participante podrá identificar sus puntos fuertes y las áreas en las que puede desarrollarse. Los resultados de este autodiagnóstico se trabajarán individualmente con un coach.

Liderazgo e impacto social
La falta de tiempo, el miedo a mezclar lo personal con lo profesional y la condición de “extrañas” en un mundo de hombres provocan que las mujeres encuentren obstáculos para entrar en los círculos de poder empresarial.

Desarrollo de la capacidad de negociación
Tradicionalmente se ha pensado que las mujeres son peores negociadoras que los hombres. Sin embargo, los expertos aseguran que son mejores comerciales que los varones, aunque éste es un perfil escaso en el mercado. Su capacidad de negociación se basa en habilidades como el afán de colaboración o la empatía, características que no suelen emplear de forma adecuada en la negociación de sus propias condiciones dentro de la empresa, por lo que se da el famoso fenómeno del “techo de cristal”, así como el del “techo de cemento”. Con todo, la negociación se basa en unos principios y técnicas que las ejecutivas deben conocer y practicar para negociar con eficacia en todos los contextos.

Delegación y trabajo en equipo

Por su orientación a la consecución de objetivos y a los aspectos prácticos, las mujeres delegan naturalmente y dan autonomía y flexibilidad a los miembros de sus equipos. A veces esta actitud puede llevar a una falta de seguimiento de los proyectos, cayendo incluso en la abdicación de sus funciones. Durante esta sesión se repasarán aspectos básicos sobre la gestión de equipos y la delegación.

Gestión de conflictos
Los conflictos son una realidad ineludible en la dirección. Pero, si éstos se gestionan dentro de ciertos cauces, pueden llegar a tener consecuencias positivas y estimulantes. Durante el programa conoceremos las distintas dimensiones y la dinámica de los conflictos, así como las maneras de prevenirlos y resolverlos.

Análisis y toma de decisiones
El éxito se mide por los resultados de las decisiones que se toman diariamente. El proceso para analizar y tomar decisiones exige valorar las alternativas de forma adecuada, evitando sesgos y teniendo en cuenta las incertidumbres. A lo largo de este módulo conoceremos los principios de este proceso y las reglas para tomar decisiones en equipo.

Conciliación trabajo-familia. La doble agenda y la gestión del tiempo
En general, las mujeres soportan una mayor presión a la hora de compatibilizar su agenda profesional con la personal y familiar. La tensión prolongada hace que muchas de ellas renuncien a sus metas profesionales o que vivan sometidas a unos niveles de estrés que repercuten en su gestión y hasta en su salud o en su vida personal y familiar. En esta sesión conoceremos las mejores prácticas en conciliación y ofreceremos herramientas a las mujeres trabajadoras para gestionar su tiempo con eficacia, así como un marco que les permita redefinir su propio éxito.

Metodología

El programa combina el método del caso con el autodiagnóstico, las conferencias-coloquio y el coaching.

El método del caso es un sistema de formación activo en el que el participante recibe una descripción real de una situación ante la que debe tomar una decisión. A partir del análisis, debe proponer distintas líneas de acción, escoger la que le parezca más oportuna y diseñar un plan realista para su implementación. Se divide a los participantes en equipos reducidos, en los que contrastan sus conclusiones.

Además, utilizaremos un sistema de autoevaluación con el que cada participante podrá identificar sus puntos fuertes y las áreas en las que puede desarrollarse. Los resultados de este autodiagnóstico se trabajarán individualmente con un coach.

Contacto

IESE Barcelona
Executive Education