¿Qué se espera de un buen Consejo de Administración?

Profesionalidad, colegialidad y diversidad. Son las tres palabras que definen al Consejo de Administración en la actualidad. La misión de este órgano de gobierno es marcar el rumbo de la empresa a largo plazo y asegurar su sostenibilidad.  

“El Consejo crea la compañía del mañana a partir del hoy”,explicaJosep Tàpies, profesor emérito de Dirección Estratégica del IESE. El Consejo de Administración supervisa, controla y gobierna. Nombrado por los accionistas, conduce a la empresa hacia el futuro imaginado y deseado.  

Buen gobierno: asegurando la sostenibilidad del negocio

Dirigir no es ejecutar. Gestionar no es marcar el rumbo de la empresa. Son responsabilidades diferentes dentro de una compañía y confundirlas puede poner en peligro la sostenibilidad y el futuro del negocio. ¿Qué tareas son propias dirección general y cuáles corresponden al Consejo de Administración? 

La dirección general tiene mandatos y cometidos muy diversos, que van desde planificar la actividad, producir bienes y servicios, hasta capitanear equipos y guiar a las personas que forman la organización. En última instancia, debe generar valor para los propietarios, los accionistas, los empleados y también para el conjunto de la sociedad. 

Por su parte, eConsejo de Administración es responsable de trazar el rumbo de la acción corporativa y alinear los intereses de los socios con el bien del negocio. En esto radica la esencia del gobierno corporativo. 

El gestor decide cómo se hacen las cosas, el gobierno señala qué hacer y quién debe hacerlo. La primera es una misión técnica, la segunda es una tarea política, y ambas son imprescindibles para la buena marcha de la empresa. 

“El Consejo de Administración crea la compañía del mañana a partir del hoy”. 

Josep Tàpies, profesor del IESE 

Las funciones del Consejo  

La agenda permanente de un Consejo de Administración se estructura en torno a cuatro grandes áreas: estrategia, políticas, recursos y control. Pero ¿cuáles son sus responsabilidades en cada una de ellas? El Consejo debería ser el máximo aportador de valor a la empresa a través de estas siete funciones: 

1. Velar por la misión de la empresa

EConsejo ha de asegurarse de que la propiedad ha definido una misión clara y que ésta se concreta en unos objetivos que son asumidos por la dirección. 

2. Marcar el carácter de la compañía 

Al decidir la manera en que se consiguen los objetivos, también define el tipo de empresa que se desea ser. 

3. Orientar la estrategia

El Consejo aprueba las estrategias generales propuestas por la dirección de la empresa, que será quien las ejecute. 

4. Nombrar y destituir a la alta dirección

La empresa debe contar con las personas idóneas en las posiciones correctas. Por eso el nombramiento del CEO es una de las principales tareas del Consejo. 

5. Supervisar y controlar la actividad de gestión

El Consejo de Administración ha de monitorizar y ayudar a la alta dirección de la empresa en aquellos temas que lo requieran. Forma parte de sus tareas evaluar el desempeño de dirección general y darle feedback.  

6. Proteger el futuro a largo plazo de la empresa

Identifica los principales riesgos y oportunidades de negocio para asegurar la sostenibilidad de la empresa. 

7. Tomar decisiones

Asegurar la sostenibilidad requiere un cierto control en lo estratégico y en lo financiero, por eso el Consejo aprueba presupuestos, define inversiones y establece prioridades de actuación.  

Cómo ser un buen consejero 

Ser consejero de una empresa ha cambiado de forma radical en los últimos años. Ya no es un premio o una distinción sino una profesión, donde la experiencia se convierte en la mejor carta de presentación. Ser consejero es una responsabilidad que solo deberían ejercer profesionales preparados para ello. 

Por estas razonesa la hora de elegir a los mejores consejeros para la empresa, el criterio que debería aplicarse es solo uno: profesionalidad. Un consejero es un profesional del gobierno corporativo. Esto engloba desde tener competencias técnicas en determinados temas para entender las cuestiones que se abordan en las reuniones hasta disponer de tiempo suficiente para poder estudiarlas y preparar adecuadamente los encuentros. 

Consejeros dominicales, independientes, ejecutivos, externos… Cada consejero ha de ser consciente de que el Consejo es un órgano colegiado y todos están allí con un mismo fin: asegurar la sostenibilidad de la empresa y su rentabilidad. Para lograrlo, cada miembro dentro de su rol tendrá que aportar capacidades específicas en los temas que domina, pero yendo todos a una.  

No hay que olvidar que tanto los Consejos como los consejeros tienen responsabilidades mercantiles y penales si incurren en malas prácticas. Además, una actuación poco adecuada podría provocar riesgos financieros irreversibles y atentar contra la sostenibilidad de la empresa.  

El presidente del Consejo actúa como un director de orquesta que tiene que lograr armonía entre todos los consejeros. 

El presidente del Consejo, un director de orquesta en busca de armonía 

El buen funcionamiento de este órgano de gobierno depende de los consejeros que lo integran, por supuesto, pero en especial del presidente, que es quien lleva la batuta. Nunca mejor dicho, porque el presidente actúa como un director de orquesta que tiene que lograr armonía entre todos los miembros del Consejo. 

Igual que dirigir una orquesta, dirigir un Consejo es un proceso colectivo y dinámico. Es una tarea difícil, porque los resultados dependen de la manera en que personas concretas reaccionan ante las ideas y los temas que se les presentan. De hecho, conducir bien las sesiones del Consejo y lograr que todos los consejeros aporten valor puede ser la contribución más importante del presidente para el bien de la compañía. 

El rol del presidente es dirigir el Consejo y no tan solo ejercer funciones de representación. Ha de hacer que el Consejo sea útil y que funcione, y solo lo logrará si es capaz de crear un entorno abierto y un clima participativo. Por eso, su estilo de liderazgo y de decisión determinarán el correcto funcionamiento de del Consejo. 

Para ejercer correctamente sus funciones, el presidente ha de ser una persona ordenada, organizada, con capacidad de liderazgo y de coordinación, capaz de lograr que se alcance el consenso y con un marcado enfoque práctico, que logre llevar a la práctica las decisiones tomadas. De la relación entre el presidente y el CEO dependerá en gran parte la aportación de valor del Consejo.  

¿Te interesa profundizar en el funcionamiento del Consejo de Administración y conocer más a fondo las responsabilidades que implica ser consejero? No te pierdas el programa del IESE Consejos de Administración responsablesCon esta formación, te prepararás para desempeñar de manera profesional y responsable la función de consejero de la mano de profesores expertos y consejeros en ejercicio. 

 

Posts Relacionados